• Conéctate
El triángulo de las Bermudas: mitos, leyendas y realidad
Publicado el 29/11/2018

CulturaBermudas

Twitter Facebook 2 compartidos

Mundialmente famoso, este misterioso lugar encierra un oscuro secreto: cientos de barcos, docenas de aviones y miles de personas han desaparecido en esta enclave triangular. ¿Están todos en el fondo del mar? ¿Han ido a otra dimensión? ¿Están hundidos con la ciudad perdida de la Atlántida? Hoy vamos a descubrir todos los mitos y leyendas que encierra el triángulo y vamos a intentar darles una respuesta

Qué es el triángulo de las Bermudas

Qué es el triángulo de las Bermudas
© art1980

Es una extensión de 1,1 millón y medio de kilómetros cuadrados en alta mar que forman un triángulo equilátero con las puntas de las islas Bermudas, Puerto Rico y Miami (Florida, Estados Unidos). A veces conocido también como el Triángulo del Diablo, la región es famosa por ser el escenario de varias desapariciones misteriosas.

Origen del término

La primera vez que se hizo una mención al Triángulo de las Bermudas como tal fue en el año 1950, cuando un periodista americano llamado Edward Van Winkle Jones escribió sobre varios barcos perdidos en la zona de las Bahamas. Fue la primera persona que utilizó el término triángulo del diablo porque aseguraba que en este lugar se habían registrado desapariciones de barcos, aviones y pequeños botes de manera misteriosa.

En el año 1964, el escritor sensacionalista Vincent Gladdis acuñó el término que se conoce en nuestros días y llamó a este lugar el triángulo de las Bermudas.


Pero la fama de este enclave llegó a partir de 1974, cuando Charles Berlitz, un escritor neoyorkino de ciencia ficción publicó el libro titulado El Triángulo de las Bermudas, en el que su inventiva superó totalmente a la realidad y creó un auténtico best-seller sobre el lugar, con el que vendió más de 20 millones de copias en más de 30 idiomas, algo impensable en aquella época y que sin duda ayudó a aumentar esta leyenda negra sobre el triángulo.

Una de las desapariciones más extrañas

A pesar de que muchas de las desapariciones se pueden explicar según la ciencia, llama mucho la atención la del Vuelo 19.
En el año 1945, un escuadrón de 5 bombarderos TBM Avenger de la Marina de los Estados Unidos desapareció sin dejar rastro. Antes de perder el contacto por radio frente a la costa del sur de Florida, se informó que el capitán del vuelo 19 dijo: "todo parece extraño, incluso el océano" y "estamos entrando en aguas blancas, nada parece normal".

Lo curioso es que se envió un avión de rescate con 13 personas a bordo a buscar a estos 5 bombarderos, y desapareció también. La intriga sobre este caso aumentó cuando el informe que emitió la Marina norteamericana atribuyó el accidente a causas y razones desconocidas. ¿Cómo es posible que 6 aviones desaparezcan sin dejar rastro por razones que no se pueden explicar?

Al buscar una conclusión racional sobre este accidente, nos encontramos con que lo más probable fuera que el teniente Charles, líder del vuelo de los 5 Avengers se confundiera y se desorientara, creyendo que estaban lejos del sureste de Florida, a donde debían dirigirse, y por tal razón giraron bruscamente a la derecha para buscar tierra. Sin embargo, al hacer ese giro, el teniente les condenó a lo más profundo del Océano Atlántico, donde seguramente se quedaran sin más combustible. Esto también podría explicar el porqué de que los aviones no hayan sido encontrados, ya que no se suelen hacer búsquedas en las inmesas aguas abiertas del océano.

Obviamente no ha sido la única desaparción sin explicación que ha tenido lugar en el triángulo, pero si una de las más famosas y misteriosas.

Desapariciones misteriosas

Desapariciones misteriosas
© malbert/123RF

Las leyendas del triángulo

A lo largo de los años se han desarrollado cientos de teorías, a cual más descabellada, para explicar las desapariciones que han tenido lugar en esta zona.
Estas son algunas de las más sorprendentes:

1. Un agujero negro: El mismísimo Stephen Hawking desarrolló una amplia teoría en la que se demostraba la existencia de los agujeros negros. Pero es improbable que en esa zona haya uno. ¿Por qué? Pues porque un agujero negro es una región finita del espacio en el que la masa concentrada es tan potente que nada se escapa a su control. Es decir, si existiera un agujero negro en las aguas o el cielo de esa zona todo lo que pasara por allí desaparecería sin excepción. Si hacemos caso a esta teoría, un barco que se haya quedado varado en las aguas del Triángulo de las Bermudas, traspasaría esa puerta al resto del universo y le podrían suceder tres cosas: se congelaría irremediablemente, se haría cenizas en un instante o traspasaría las leyes de la física conocida y se teletransportaría a otro punto del universo en el que no pasaría absolutamente nada. Esta teoría es soñadora, puesto que nada escapa al campo gravitatorio de un agujero negro, por lo que tampoco habría ni agua, ni tierra, ni nada en esa zona.

2. Es la superficie del continente perdido de la Atlántida: vamos a comenzar aclarando que ni siquiera se ha demostrado que este continente exista, por lo que es una teoría con poca credibilidad. Fue Platón el que comenzó a hablar de esta tierra en sus diálogos "Timeo y Critias", en donde hablaba de que el poderío de la Atlántida fue tal que llegó a dominar el oeste de Europa y el norte de África, hasta ser detenida por la ciudad de Atenas. En ese mismo momento una catástrofe, que no se describe, hizo desaparecer a la vez la isla y los ejércitos rivales, en un solo día y una noche terrible. Esta teoría la siguió el psíquico Edgar Cayce asegurando que los atlantes tenían una tecnología superdesarrollada consistente en cristales de fuego que, literalmente, lanzaban rayos y obtenían energía. El experimento les salió tan mal a los atlantes que su maravillosa isla terminó hundida y el poder de estos cristales, que seguiría activo hoy en día, interfiere con los aparatos tecnológicos de barcos y aviones.

3. Monstruos marinos: esta leyenda tiene su origen en las historias que contaban los piratas sobre los avistamientos de calamares gigantes, de unos 15 metros de longitud, que habitan las profundas aguas de alta mar y que se comen, literalmente, todo lo que se encuentran a su paso.

4. OVNIS: cada vez que un hecho no tiene una explicación coherente, le echamos la culpa a los extraterrestres. Y es que según esta teoría, la zona es una estación extraterrestre en la que estos majos personajes se apropian de personas para llevárselas a sus planetas y estudiarlas, así como para controlar nuestra tecnología y nuestras habilidades para en un tiempo poder invadirnos. Historias para no dormir.


No todas las teorías que quieren explicar los sucesos del triángulo son iguales de descabelladas, algunas buscan la parte más racional de estas catástrofes:


1. Errores humanos: por desgracia, la mayor parte de los accidentes marítimos y aéreos que hayan tenido lugar en este triángulo, tienen que ver con errores de cálculo o con fallos de los aparatos, o simplemente por malas decisiones tomadas. Si bien es cierto que esto es algo que no es demostrable, al menos es más razonable.

2. Meteorología: tifones, huracanes y grandes tormentas que provocan olas de cientos de metros pueden ser los culpables de los accidentes de las grandes embarcaciones en el mar y los aviones en el aire.

3. Variaciones magnéticas: esta teoría podría estar en ambas partes, en las racionales y en las surrealistas. Aquí se habla de una niebla electrónica. Este concepto lo acuñaron Rob MacGregor y Bruce Gernon en su libro The Fog. Ambos, supervivientes de un accidentado viaje por la zona, aseguraron que un vórtice electrónico en medio de una niebla espesa chocó contra las alas de su avión. Debido a esta niebla electrónica todos los aparatos tecnológicos del avión se estropearon dejándolos sin rumbo y sin visión. Según su propio relato, 75 minutos después aparecieron en una zona de Miami en la que era imposible estar en tan poco tiempo. ¿Realidad, ficción? Puede que ambas, ya que el Triángulo de las Bermudas es uno de los dos lugares de la tierra en los que las brújulas señalan el norte verdadero y no el norte magnético, de ahí que se diga que en el triángulo las brújulas se estropean. El primero que habló sobre las brújulas fue Cristobal Colón, quien informó sobre las lecturas erráticas durante su viaje.

4. Agujeros azules: el subsuelo marítimo de las Bahamas tiene agujeros azules, que son grutas o cuevas verticales con miles de años que crean corrientes muy fuertes capaces de lanzar por los aires barcos de gran tonelaje.

5. Explosiones de metano: es posible que en esta zona existan unos cráteres muy profundos donde habría grandes concentraciones de gas metano. En las Bahamas, el calor de las aguas tropicales y el de los propios barcos haría que ese metano explotase formando corrientes marinas tan violentas que destrozan barcos y aviones como si fueran de papel.

Luchando con mitos

Hay que decir algo a favor de esta misteriosa zona del planeta, y es que las desapariciones dentro del triángulo, teniendo en cuenta el tráfico aéreo y marítimo que registra, son una proporción realmente muy baja en comparación con otros puntos del mundo. Es decir, que el paso por esta zona triangular no es más peligroso que pasar por cualquier otra del planeta. Y así lo ha probado el científico australiano Karl Kruszelnicki.

La mejor prueba acerca de lo inofensivo que es el Triángulo de las Bermudas la posee la ciudad de Freeport, ubicada dentro del Triángulo. Freeport tiene un astillero importante y también un aeropuerto que maneja 50.000 vuelos anualmente y es visitado por más de un millón de turistas al año.

Una mala fama no merecida para las Bermudas

Con su arena nacarada, sus aguas transparentes y de varios tonos de azul, su cultura viva, sus lujosos resorts y sus campos de golf verdes, las Bermudas suenan como el destino tropical perfecto. Pero para este archipiélago paradisíaco, toda esta historia sobre el Triángulo de las Bermudas ha tenido un impacto perjudicial en el turismo. Aunque el misterio atrae a los visitantes, la idea de ser tragado por el océano quita a muchos la idea de recalar en este paraíso.

Pero ahora que sabemos que, definitivamente, no hay riesgo en viajar a esa parte del mundo, podemos poner a las Bermudas en el top 5 de siguientes destinos a visitar para intentar resolver el único y verdadero enigma: ¿cómo se puede concentrar tanta belleza en una isla tan pequeña?

El paraíso de las Bermudas

El paraíso de las Bermudas
© Dzmitry Kliapitski