• Conéctate
Descubre el patrimonio natural de la provincia de Ciudad Real
Publicado el 24/06/2018

NaturalezaEspaña

Twitter Facebook 2 compartidos

Con cuatro imponentes espacios protegidos como son el Parque Nacional de Cabañeros, el Parque Nacional Las Tablas de Daimiel, el Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona y el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera; la provincia de Ciudad Real pone a disposición de los visitantes un envidiable patrimonio natural perfecto para disfrutar este verano. Os invitamos a conocerlo mejor de la mano de Turismo de Castilla-La Mancha.

1. Parque Nacional de Cabañeros

1. Parque Nacional de Cabañeros
© Cedida por Turismo Castilla-La Mancha

Al noroeste de la provincia de Ciudad Real, ocupando una zona del suroeste de la provincia de Toledo, se ubica el Parque Nacional de Cabañeros. Esta reserva natural ibérica se caracteriza por ser el único lugar del mundo donde sobrevive intacto el gran bosque mediterráneo de Europa. La cabra montesa, el águila imperial ibérica, el buitre negro o el ciervo ibérico conviven con más de 1000 especies vegetales, en paisaje de rañas -llanuras- y bosque abierto. Además de otros atractivos como sus fósiles del Ordovídico y las cabañas de carboneros que dan nombre al parque.

2. Parque Nacional Las Tablas de Daimiel

Entre los municipios de Malagón y Daimiel, a través de una sinuosa carretera de 11 kilómetros, se halla un enclave tan bello como genuino, el Parque Nacional Las Tablas de Daimiel. Esta reserva de humedales prácticamente única en Europa es el último representante del ecosistema denominado tablas fluviales, es decir, una llanura de inundación, producida por los desbordamientos de los ríos Guadiana y Gigüela.

Entre los municipios de Malagón y Daimiel, a través de una sinuosa carretera de 11 kilómetros, se halla un enclave tan bello como genuino, el Parque Nacional Las Tablas de Daimiel. Esta reserva de humedales prácticamente única en Europa es el último representante del ecosistema denominado tablas fluviales, es decir, una llanura de inundación, producida por los desbordamientos de los ríos Guadiana y Gigüela. Su potente y característica vegetación constituye un excepcional hábitat para toda la fauna ligada al medio acuático. Más de 250 especies de aves utilizan estas zonas como área de invernada, mancada y nidificación, creando una zona Integral de aves acuáticas. A ello, hay que unir especies autóctonas de peces ?cacho y calandino-, reptiles ?galápago europeo y leproso-, anfibios ?rana común y sapillo moteado- o mamíferos como la nutria. La fauna endémica, además, convive con flora característica como la masiega, las ovas o los tarayes. Estas singularidades hacen del Parque Nacional Las Tablas de Daimel un lugar único para recorrer en cualquier época del año.

3. Parque Natural del Valle de la Alcudia y Sierra Madrona

Situado entre las localidades de Almodóvar del Campo, Brazatortas, Cabezarrubias del Puerto, Fuencaliente, Hinojosas de Calatrava, Mestanza, San Lorenzo de Calatrava y Solana del Pino, el Parque Natural del Valle de la Alcudia y Sierra Madrona supone un vergel donde se presentan dos paisajes diferenciados. Por un lado, el valle de la Alcudia, una enorme extensión de dehesas y por otro, Sierra Madrona, formaciones montañosas de relieve quebrado, crestones y pedrizas.

La riqueza paisajística junto a sus manifestaciones de vulcanismo ?el Monumento Natural de Los Castillejos Volcánicos de la Bienvenida, el Monumento Natural Laguna Volcánica de La Alberquilla y el Volcán de Alhorín-, además de las más de 160 especies de aves mamíferos como el lince ibérico, el lobo o la cabra ibérica que lo habitan hacen de este parque natural uno de los más bellos y desconocidos de nuestra península. La mejor época para visitar el parque es el equinoccio tanto de primavera como de otoño.

4. Parque Natural de las Lagunas de Ruidera

Este espacio natural protegido se localiza entre las provincias de Albacete y Ciudad Real y está formado por 15 lagunas y constituye, junto con Plividje en Croacia, la mejor representación de lagos formados por la acumulación de carbonato cálcico ?toba-. Las aguas caídas sobre el campo de Montiel se infiltran en el acuífero 24 que tiene su rebosadero natural en esta zona, dando lugar al nacimiento del Guadiana Alto o Río Pinilla.

Más de 250 especies de vertebrados y una vasta y diversa vegetación, abarcando desde formaciones boscosas autóctonas hasta una vegetación palustre hacen de este oasis en medio del Campo de Montiel un espectáculo visual.

El clima mediterráneo con precipitaciones modestas hace que prácticamente cualquier época del año sea adecuada para visitar las Lagunas de Ruidera. Toda la información puede consultarse a través de la web de Turismo de Castilla-La Mancha.