Publicado el 08/11/2018

#Sociedad #Portugal

Diez destinos europeos para escaparse este otoño

Oficina, atascos, hora punta, metro... ¿Necesitas desesperadamente unas mini vacaciones, una escapada de fin de semana o simplemente una pequeña pausa de tres o cuatro días para olvidarte, aunque solo sea por un momento, del stress, de la rutina del día a día y del idiota de tu jefe? ¡He aquí un poco de inspiración viajera para que te des un caprichito este otoño descubriendo estas diez increíbles ciudades europeas en clave low cost!

1. Oporto

Si como la mayoría de los españoles, andas corto de pasta, te apasiona el buen comer y necesitas urgentemente viajar, aunque solo sea un fin de semana; Oporto, amigo mío, es uno de esos destinos que cumple a la perfección con el requisito de las tres B: bueno, bonito y barato.


La segunda mayor urbe de Portugal se puede recorrer prácticamente de punta a punta andando, y si a uno acaban doliéndole las piernas de tanto caminar, siempre es una buena idea optar por coger el tranvía, y contemplar desde él la colorida arquitectura de sus edificios y construcciones, cuyas fachadas repletas de azulejos acaparan la atención de sus visitantes, especialmente en las zonas del centro histórico de la ciudad, reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Esta zona concentra la más variada oferta de bares y restaurantes, así como uno de los principales atractivos portuenses: las famosas bodegas de Porto, algunas de las cuales es posible conocer por medio de una visita guiada, en la que como es menester, se incluye su correspondiente cata de vinos.
- © Sean Pavone 2015 / 123 RF

¡La 'Oportunidad que estabas buscando!

A lo largo del casco histórico de Oporto podrás observar una gran cantidad de edificios históricos, muchos de ellos modernizados durante los últimos años. La Iglesia de San Francisco, construida sobre un antiguo convento franciscano del siglo XIII, el Palacio de la Bolsa, la Catedral, la Iglesia de los Clérigos y su imponente torre de 76 metros de altura, el Palacio Episcopal o el conocido museo de arte del siglo XIX Soares dos Reis, se imponen como los más destacados.


Otras de las construcciones más emblemáticas de la ciudad portuense son sus puentes, destacando principalmente el Puente Maria Pia, construido en 1877 por el célebre ingeniero francés Gustave Eiffel, siendo el primer viaducto de la ciudad en unir los dos márgenes del río Duero.



Por último, en lo que oferta hotelera se refiere, no tendrás ni un solo problema a la hora de encontrar un alojamiento adaptado a tu presupuesto, pudiendo decantarte tanto por hostales económicos, como por acogedoras casas rurales o distinguidos hoteles de lujo.
- © Sean Pavone 2016 / 123 RF

2. Londres

Sin lugar a dudas, la capital británica es uno de los destinos preferidos por los viajeros españoles, sobre todo a la hora de planear una pequeña escapada de 3 o 4 días. Y es que la gran cantidad de conexiones aéreas entre ambos países, muchas de ellas operadas por compañías de bajo coste, hace que planificar un viaje a Londres sea mucho más fácil y económico que a otros populares destinos europeos.


Su casi ilimitado patrimonio cultural, sus bastos centros comerciales y su completa oferta de ocio para todos los gustos y edades, acaparan la atención de los miles de visitantes que día a pasean por las céntricas calles de Covent Gardeno Piccadilly Circus, una de las zonas más animadas del panorama nocturno londinense, en donde jóvenes y no tan jóvenes, se dan cita cada fin de semana para beberse unas pintas y disfrutar de una animada noche de fiesta.
- © 123 RF

London calling: back to the classics!

Del Palacio de Buckingham a la Abadía de Westminster, pasando por el emblemático Big Ben, la Torre de Londres, la Iglesia de Santa Margarita, la National Gallery, el Museo de cera Madame Tussauds o el mágico London Eye; Londres se revela como una ciudad cosmopolita que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos sin perder ni un ápice de su identidad ni olvidar su pasado.


Eso sí, en cuanto a gastronomía, como es vox populi, la ciudad deja bastante que desear, especialmente si eres mediterráneo y estás acostumbrado a comer bien y de manera saludable. Los más valientes pueden decidirse por probar una "apetitosa" empanada de riñones, o directamente decantarse por ir a uno de los típicos fish n' chips. Aunque por otro lado, los paladares más golosos quedarán fascinados por la suculenta repostería británica y sus fabulosos fairy cakes y los Apple Crumbles, entre otras delicias. ¡Luego que nadie se extrañe de que los niños ingleses sean los más rollizos del continente!
- © Iakov Kalinin / 123 rf

3. Florencia

Florencia, la capital de la región de Toscana y cuna del arte renacentista, no tiene nada que envidiar a la antigua y ?todo visitada? capital del imperio. Si siempre quisiste contemplar con tus propios ojos el extraordinario legado que nos dejaron algunos de los genios creadores más destacados de la península itálica como Botticelli, Rafael, Brunelleschi, Da Vinci o el mismísimo Miguel Ángel, no podrás resistirte al dulce embrujo de esta ciudad, rebosante de belleza y vida por los cuatro costados.


la Basílica de Santa Cruz, el Palazzo Vecchio, los museos Uffizi, Bargello y la Galería de la Academia, donde encontrarás el famosísimo David de Michelangelo, La Piazza della Signoria o la espectacular cúpula del Duomo de Santa María del Fiore, son algunos de los principales centros de interés turístico de la siempre bella Firenze. Aunque sin lugar a dudas, el Ponte Vecchio, se revela como el monumento más emblemático y representativo de la ciudad, reconvertido por lugareños y visitantes en una especie de gigantesco símbolo del amor, en el que toda pareja de enamorados que se precie, como manda la tradición, debe colgar un candado en representación del amor que sienten el uno por el otro, esperando que esta acción les una para siempre. Questo é romanticismo!
- © 123 RF

Firenze, capitale dell'arte

Después de recorrer el casco histórico florentino y observar tanto arte, fácilmente acabarás agotados y muerto de hambre, así que a la hora de comer o cenar puedes recargar las pilas degustando algunas de las especialidades culinarias de la región de Toscana, cuya tradición gastronómica es de sobra conocida tanto dentro como fuera del país transalpino. Para ir abriendo boca, los típicos crostini di fegatini, una especie de tostaditas de hígado, serían una excelente elección. Si por el contario no llaman demasiado la atención los productos de casquería, siempre podéis decantaros por una tabla de embutidos, entre los cuales os destacamos la finocchiona, una especie de longaniza aromatizada con hinojo, y por supuesto, el reputado prosciutto toscano, según dicen el mejor de toda Italia junto con el de Parma, acompañada, como no podría ser de otro modo, de alguno de los vinos típicos de la región como el Chianti Classico, el Brunello di Montalcino o el Nobile di Montepulciano. - © Sergey Borisov / 123 RF

Una ciudad para comérsela

En el apartado de pastas, los tradicionales pappardelle fiorentinos se presentan como una de las mejores opciones a la hora de satisfacer las exigencias de cualquier comensal, ¿pues a quién no le gusta la pasta? Y si encima es artesanal... De igual manera, otros platos principales altamente recomendables son: la ribollita, la carabaccia, la pappa al pomodoro o la menestra con col negra, y la bistecca alla Fiorentina (foto), un jugoso y enorme corte de carne de vacuno que sin duda satisfará a los más carnívoros. Como postre os sugerimos probar los típicos cantucci de Prato, una especie de bizcochitos de almendras duros empapados en vino dulce, o el dulce de castañas popularmente conocido como castagnaccio.


Buon appetito ragazzi!
- © H.LEITNER /123 RF

4. Berlín

Encontrar una compañía de bajo coste que te lleve a Berlín es casi más fácil que quitarle un caramelo a un niño... Aunque suene un poco cruel, entre Vueling, Air Berlin, Easyjet y Ryanair, muy mala pata o muy torpe has de ser para no hacerte con un billete de avión por entre 45 y 90 euros (salvo en vísperas de festivos, claro está). Incluso las aerolíneas regulares también proponen precios atractivos en cierta época del año. Así que, si necesitas desesperadamente una pausa, una pequeña escapada de fin de semana para dejar de lado aunque solo sea por unos días el stress de la oficina, la universidad y la rutina del día a día, ¿Por qué no apostar por la capital Alemana? - © JR Photography / 123 RF

La capital alemana aúna pasado, presente y futuro

Bien es verdad que la señora Merkel no consigue levantar demasiadas simpatías en nuestro país. Pero lo cierto es que, a diferencia de la canciller, Berlín es una ciudad que enamora. La hermosa y vivaz capital alemana dispone de una apabullante oferta cultural, así como de un extenso y rico legado histórico que ha sabido combinar a la perfección con las más vanguardistas tendencias, sin por ello renunciar a su historia, ya que como seguramente ya sabrás, Berlín es una de las ciudades más modernas no solo de Europa, sino del mundo. De hecho, fue la primera gran urbe europea en recibir el sello de ciudad del diseño otorgado por la Unesco, pasando a formar formar parte de la Red de Ciudades Creativas en el año 2006. Pese a ello, sus calles todavía muestran los restos de aquel muro de la vergüenza que durante a mucho tiempo dividió la ciudad en dos mitades.


Entre las principales atracciones turísticas de la capital germana se encuentran el Palacio de la República, Kulturbrauerei Prenzlauerberg, Puerta de Brandenburgo, la Alexanderplatz, el sombrío Parlamento alemán conocido como Reichtag; la columna de la victoria o Siegessaule, el bulevar Unter den Linden, la Torre de la Televisión, el popular Checkpoint Charlie; el más famoso de los pasos fronterizos que separaban el área soviética de la americana, tras el reparto de la ciudad al final de la II Guerra mundial por parte de las tropas aliadas, y el Memomorial judío, obrea del aqrquitecto Peter Eisenman.
- © vlkvojtech/123RF

Berlín es cultura y fiesta a partes iguales


En el rico apartado de museos cabe destacar el Bauhaus-Archive, el CO y el Helmut Newton, el Museo Judío, el erótico Beate Uhse, el Filmmuseum, el Museo Alemán de Tecnología (Deutsches Technikmuseum Berlin), el mundialmente conocido Museo Egipcio, en el que podréis contemplar el célebre busto de la reina Nefertiti; y el Museo de la Stasi, en Lichtenberg, antigua sede del ya extinto Ministerio de Alemania del Este para la seguridad del Estado durante el oscuro periodo de dominio comunista.



Para terminar, en lo que ha salir de marcha se refiere, si hay algo que no falta en Berlín es fiesta. Sean cuales sean tus preferencias y gustos musicales, siempre encontraras algún garito en la colorida vida nocturna berlinesa que responda a tus expectativas. Rara vez te encontraras con un corrillo de jóvenes tirados en un parque haciendo botellón, lo que aquí se lleva es el "nightclubbing", siendo lugares como el mítico Berghain, Tresor, Weekend o Watergate, algunos de los clubes más populares de la capital alemana.
- © Iakov Kalinin / 123 rf

5. Tenerife

Tenerife, la isla de la Eterna Primavera, destino nacional de sol y playa por excelencia y lugar de veraneo predilecto del turista alemán y anglosajón allá donde los haya, es con diferencia una de las mejores y más económicas opciones a la hora de disfrutar de un merecido reposo primaveral, al alcance de casi todos los presupuestos.
La isla más grande del Archipiélago Canario lo tiene todo; sol, encanto, un magnifico ambiente multicultural, paisajes extraordinarios, extensos bosques tropicales y, como no, la más variada gama de actividades deportivas; submarinismo, pesca, snorkel, windsurf, jet ski, senderismo e incluso golf, siendo un destino altamente recomendable para viajar tanto en pareja como en compañía de toda la familia, igualmente apto para lobos solitarios.



El Parque Nacional del Teide, el observatorio astronómico, la histórica ciudad de la Orotava, los acantilados de los Gigantes, el pueblo de Masca, el pequeño puerto de Guarachico, el barranco del Infierno, la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria, Patrona de Canarias, el famoso Drago Milenario, el puerto de El Abrigo o las playas de las Teresitas y los Cristianos son algunos de los sitios ineludibles y de obligada visita para todo buen visitante que se precie.
- © Maridav/123RF

Naturaleza, playa... ¡La isla de la Eterna Primavera lo tiene todo!

La ciudad de Puerto Cruz, situada a escasos kilómetros de la capital isleña, Santa Cruz, es con diferencia una de los principales focos turísticos de la provincia tinerfeña. Los más pequeños se lo pasarán en grande visitando el Loro Parc y el parque temático de Siam y, los amantes de la naturaleza, descubriendo las más exóticas especies vegetales en de su jardín botánico, cuya construcción data de finales del siglo XVIII.


Por poco más de 50 euros por persona puedes encontrar en Tenerife un hotel de cuatro estrellas con todas las comodidades que puedas imaginar: situado en primera línea de playa con vistas al mar y al imponente Teide, a poca distancia del aeropuerto, con habitaciones completamente equipadas y todo tipo de actividades nocturnas para amenizar todo tipo de veladas.

¿Te apuntas?
- © 123 RF

6. Tánger

Te invitamos a cambiar de continente y poner rumbo a África, territorio aventurero, para que disfrutes de una inolvidable escapada en la que la magia y el misterio prometen ser los protagonistas. Tánger, antigua colonia española del extinto protectorado de Marruecos, ubicada al norte del reino alauí, se revela como el destino ideal para el turista nacional con ansias de conocer otras culturas y nuevos horizontes.


Tánger probablemente sea la ciudad más accesible de todo el Magreb para el viajero español. Desde los puertos de Algeciras o Tarifa es extremadamente fácil encontrar una conexión en ferry que te dejará en la ciudad marroquí en apenas 40 minutos. Una vez allí, solo tendrás que dejarte llevar por tus sentidos y perderte por sus coloridas calles repletas de comercios tradicionales, tiendas de especias, músicos ambulantes e inconfundibles sabores.
- © Copyright: Eugene Sergeev / 123 RF

City break en la Ciudad Azul

Ir de compras por el bullicioso Gran Zoco pondrá a prueba tu habilidad para el regateo. Y tras esta peculiar experiencia, la mejor opción es relajarse en uno de los cafés de la plaza del 9 de abril 1947 y disfrutar del sabor de un auténtico té a la menta, acompañado de los típicos pastelitos marroquís, elaborados a partir de almendra molida y miel que harán las delicias de los más golosos. En el caso de tener mucha hambre, puedes decantarte por probar algunos de los platos típicos de la cocina marroquí, como el cuscús, las tajines o las salchichas de cordero y res, conocidas bajo el nombre de merguez. El coste medio de los menús de los restaurantes es de poco más de cinco euros, incluyendo la bebida, por lo que no tendrás hacer un gran esfuerzo económico para disfrutar del auténtico sabor de la cocina de Marruecos.


Tánger, la Ciudad Azul, apodo que hace referencia a las suaves tonalidades de sus edificios que contrastan en perfecta armonía con el cielo y la mar, es el destino ideal para todo viajero con ganas de explorar y descubrir la riqueza y patrimonio de esta ciudad mágica y multicultural en la que convivieron en perfecta armonía católicos, judíos y musulmanes, haciendo de este mestizaje de influencias uno de sus principales atractivos.
- © 123 RF

7. Toulouse

Núcleo de la inmigración española y de la resistencia republicana durante y en los años posteriores a la Guerra Civil, Toulouse continúa siendo a día de hoy la localidad gala con mayor número de ciudadanos de origen nacional.
La Ciudad Rosa, como es popularmente apodada, con sus animadas plazas y avenidas, invitan al visitante a perderse por sus coloridas calles llenas donde la belleza se encuentra por doquier. La plaza del Capitole, sus arcadas, su vivaz mercado y su distinguido casco antiguo, repleto de anticuarios y comercios tradicionales o los muelles de la Garonne cuando el sol se pone, representan la más bella estampa de la capital sureña.
- © Altitude Drone / 123 RF

¡La Ciudad Rosa nunca defrauda!

Claro que por otro lado no debemos olvidarnos de la gran cantidad de edificios religiosos como la basílica Saint-Sernin, cuya construcción data del siglo XI, o la catedral Saint-Etienne. Si eres un apasionado de la música no puedes perderte las composiciones de Claude Nougaro en tributo a su ciudad natal. Más allá de la capital de la antigua región de Mediodía-Pirineos, el país cátaro bien merece ser explorado. Ubicado entre las ciudades de Albi, Carcassone, Béziers, Toulouse y Narbona, este extenso territorio alberga castillos encaramados (en algunos casos solo puedes acceder en helicóptero), abadías románicas y góticas, así como vestigios del arte romano. Fue testigo de la persecución del pueblo cátaro durante el medievo, en donde aún en día algunas de sus gentes siguen comunicándose en occitano. - © Semmick Photo 2014 / 123 RF

8. Cracovia

Hay quien todavía piensa que Cracovia no es un destino demasiado atractivo y de fácil acceso. Pero si esto es así, no será debido a la falta de oferta ocio-cultural o a problemas de accesibilidad aeroportuaria, ya que la segunda ciudad más grande de Polonia cuenta con una innumerable cantidad de atracciones turísticas y lugares de interés, así como un buen número de conexiones directas con desde y hacia los principales aeropuertos españoles, muchas de ellas operadas por compañías de bajo coste. Es cierto que en España, Cracovia es un destino que no goza de una publicidad similar a la de otras grandes ciudades centro europeas como Viena, Praga o Berlín. No obstante, no hay mal que por bien no venga, ya que Cracovia ofrece lo que por ejemplo, París y Roma no pueden ofrecer: el morbo y la excitación de lo (semi) desconocido, así como unos precios mucho más asequibles que las urbes anteriores. - © figurniysergey.com / 123 RF

¡Cultura y fiesta a pecios más que asequibles!

La ciudad natal de Juan Pablo II esconde en su casco antiguo auténticas joyas arquitectónicas como la Plaza Rynek Glówny, la Basílica de Santa María, la Iglesia de San Andrés y la imponente Catedral de Wawel, repartidas a lo largo de los barrios de Stare Miasto y Kazimierz.


Por otro lado, Museo Czartoryski y el de la Aviación, harán las delicias de aquellos que no saben viajar sin tener su pequeña dosis diaria de cultura. La emblemática estatua del dragón, ubicada junto a la colina del monte Wawel, es otro de los símbolos de la ciudad que no pueden faltar en tu hoja de ruta



En cuanto a la vida nocturna cracoviana, los visitantes más atrevidos encontrarán un agradable ambiente festivo de lunes a domingo, ya que además, los precios acompañan, y mucho más en estos momentos. Disfrutar de un buen cóctel o beberse una generosa pinta en algunas de las mejores clubs de la ciudad cuesta prácticamente la mitad que en los bares del madrileño barrio de Malasaña. Y en cuanto a la restauración, la dinámica es parecida, platos sabrosos y raciones abundantes a precios increíbles.



¡Para ponerse las botas!
- © tomas1111/123RF

9. Praga

¿Qué te parecería irte de cañas por una de las capitales más bellas y cerveceras del Viejo Continente? Y es que todo buen amante de la cerveza sabe de la tradición de la República Checa para con este preciado líquido dorado. Su cercanía con Alemania, y la influencia histórica de este país sobre la región de los Sudetes, jugó un rol clave en la industria y producción de la bebida más popular que jamás ha conocido la humanidad, dando pie a la creación de la célebre marca Pilsner Urquell, considerada como una de las mejores cervezas de fermentación baja a escala internacional. - © 123 RF

La "ciudad de las cien torres" atesora un montón de atracciones

Por otro lado, la "ciudad de las cien torres" dispone de una rica y variada oferta cultural que nada tiene que envidiar a las grandes capitales europeas. Sus viejos edificios están dotados de una belleza arquitectónica sin igual, especialmente a lo largo de su casco histórico, repleto de monumentos y lugares de interés como el Reloj Astronómico, la Plaza de la Ciudad Vieja, el Puente de Carlos o el impresionante Castillo de Praga, en cuyo interior encontrareis la Catedral de la ciudad, la Basílica y el convento de San Jorge, así como algunas galeríasde pintura renacentista y barroca en las caballerizas de la fortaleza medieval más grande de Europa.


Para moverse por la capital checa la mejor opción es hacerlo en transporte público. Es económico a la par que eficiente, y además está bien conectado con los principales centros de interés turístico, como por ejemplo: la plaza de Wenceslao, el Palacio Toscano, el Cementerio hebreo, el Santuario del Loreto, el Palacio Schwarzenberg y el del Arzobispo, el Sternberg, la Iglesia de San Juan Nepomuceno o la vanguardista Casa danzante. Además, La red de metro consta tan solo de tres líneas, así que por muy distraídos que seáis, extraviarse es prácticamente imposible.
- © masterlu/123RF

¡La noche de Praga es una auténtica pasada!

Por último, en lo que a bares y discotecas se refiere, el envidiable ambiente festivo de la Ciudad Dorada (otro de los sobrenombres con el que es conocido la capital checa) cultivará a los visitantes más juerguistas, gracias a su abundante oferta de ocio nocturno. A título personal, os recomiendo tomaros una buena pinta en alguna de las cervecerías tradicionales que encontrareis en los aledaños del centro histórico, y en cuanto a clubs, el híperconocido Karlovy Lázne (la misma discoteca que aparece en la primera película de la saga Blade, protagonizada por Wesley Snipes) se lleva el oro. No obstante, si no llama tanto la atención eso de bailar hasta el amanecer, el bar Palàc Lucerna se revela como el lugar ideal en donde relajarse leyendo buen libro o disfrutar de una interesante conversación, aunque eso sí, cuando el sol se pone, el ambiente se asemeja más al de un Pub, que al de un café convencional.


¡Quien avisa no es traidor!, aunque lo cierto es que Praga nunca decepciona.
- © jekurantodistaja/123RF

10. Malta

Malta, la isla, o mejor dicho, el archipiélago de los templarios, es sin lugar a dudas uno de los destinos emergentes más populares entre los turistas españoles. Según la oficina de turismo maltesa, entre enero y junio de este año, casi 38.000 turistas nacionales se dejaron seducir por la historia, tradición y espectacular oferta de ocio


Desde España, viajar a Malta está tirado gracias a las múltiples conexiones aéreas existentes, muchas de ellas operadas por compañías de bajo coste, además de contar con una oferta de alojamiento que concentra un buen número de hoteles a precios bastante asequibles.
- © robwilson39/123RF

¡El archipiélago templario lo tiene todo!

En cuanto a los principales atractivos turísticos del país con mayor densidad de población de la Unión Europea (en 2008 había censados 413.609 habitantes con una distribución de 1.262 hab./km), se encuentran el Hipogeo de Hal Saflieni, el único templo subterráneo prehistórico conocido, excavado hacia el 2500 a.C; los Templos megalíticos de las islas de Malta y Gozo, así como la antigua ciudadela fortificada de la Valeta, la capital del estado mediterráneo; todos ellos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco a comienzo de la década de los ochenta.


Por otro lado, la riqueza natural del archipiélago, sus deliciosas aguas cristalinas, absolutamente aptas para los amantes del submarinismo, representan una importante fuente de ingresos para la economía local. Si queréis aprovechar al máximo vuestra estancia en la antiguamente denominada "Tierra de la Miel" sin tener que preocuparos por los frecuentes atascos cotidianos que cotidianamente colapsan la capital, te recomendamos alquilar una scooter, una bicicleta, o si puedes si, tu bolsillo puede permitírselo; moverte de isla a isla en barco.

¡Tú decides¡
- © Philippe Halle / 123 RF