Publicado el 02/05/2019

#Cultura #Cuba

12 cosas que hacer en Cuba: uno de los tesoros más valorados del Caribe

Cuba es uno de los destinos favoritos de todo el Caribe, una de las islas más queridas en gran parte gracias a una historia y una cultura que no se puede encontrar en otro lugar. Las calles de la ciudad de la Habana están llenas de casas y coches antiguos que recuerdan su historia colonial. Explora los principales lugares de interés de Cuba, como el Mausoleo de Che Guevara y el Castillo de Morro, para sumergirte en el rico patrimonio cultural de Cuba. Desde sus diversos paisajes hasta su increíble historia, un viaje a Cuba será inolvidable para cualquier viajero

Pasear por La Habana Vieja

Pasear por La Habana Vieja © Diego Grandi/ 123rf

La capital de Cuba tiene una belleza y un alma añeja que te dejará enamorado. El centro de la ciudad posee iglesias con increíbles pinturas y mansiones restauradas que ahora son museos y restaurantes. Su primera parada debe ser la Plaza Vieja, uno de los lugares de reunión más populares de La Habana. Este antiguo mercado ahora tiene una mezcla de edificios restaurados con influencia del arte moderno y del barroco cubano. La Habana Vieja también alberga el Museo de la Revolución, el edificio más imponente de la ciudad para todos sus visitantes, capaz de ofrecer a los turistas información relevantes sobre la historia de cuba.

Parada en El Capitolio

Parada en El Capitolio © Copyright: Karel Miragaya/ 123RF

Continúa tu viaje a través de la historia de Cuba parando en El Capitolio, ubicado en el centro de La Habana y tiene el mismo estilo que la residencia del presidente de Estados Unidos en Washington, Casa Blanca. Aunque antiguamente este edificio era utilizado como sede del Congreso Cubano, desde el año 1959 ha albergado la Academia Cubana de las Ciencias y la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología. Fue diseñado teniendo en cuenta la influencia europea y está construido con más de 60 tipos de mármol de Italia y Alemania. Se pueden admirar dos gigantescas estatuas de bronce que se alzan orgullosamente en la entrada diseñadas por el artista italiano Ángel Zanelli: mientras la primera representa a una mujer que actúa como guardiana del pueblo, la la segunda es de un hombre que simboliza el trabajo y el progreso. Mientras caminas hacia dentro, puedes observar una tercera estatua llamada La República, la cual se eleva sobre los visitantes bajo la cúpula del capitolio.

Sentarse con John Lennon

Sentarse con John Lennon © Aleksandra Simic/ 123RF

En el distrito de Vedado, en La Habana, se encuentra el parque John Lennon, que cuenta con una estatua de bronce en la que se observa a Lennon sentado en el extremo derecho de uno de los bancos. La inauguración de la estatua marcó un giro importante para la cultura cubana. Durante la década de 1960, la música de The Beatles fue prohibida y los jóvenes cubanos vendían por contrabando cintas a la isla. La música con sus influencias occidentales socavó una ética revolucionaria de trabajo duro y sacrificio. Sin embargo, en el 2000, Castro reveló la estatua para hacer la declaración de que Cuba se había alejado de su pasado y que las ideas de John Lennon deberían compartirse, no ocultarse.

La Plaza de la Revolución, La Habana

La Plaza de la Revolución, La Habana © CHRIS HOWEY 2009/ 123RF

Una de las plazas más grandes de cuba es la Plaza de la Revolución, situada en la capital. Presenta la imagen más reconocible del país, y no debe dejarse pasar por aquellos intrigados por la cultura cubana. Este lugar pasó a llamarse Fidel Castro en 1959, tras la revolución que se vivió en Cuba. En la fachada oriental del Ministerio del Interior se encuentra el rostro del héroe revolucionario de este país, el Che Guevara, mediante una escultura de acero que se basa en la fotografía tomada por Alberto Koda. Se han celebrado enormes manifestaciones políticas en esta plaza, y por muchos años que sigan pasando, este lugar será un lugar icónico en la historia de Cuba.

Piérdete en el Callejón de Hamel

Piérdete en el Callejón de Hamel © nevenajanjic/123RF

Escondido en las calles de La Habana, hay un estrecho callejón lleno de colores vibrantes y arte callejero. La mayoría de los murales que se encuentran aquí están hechos de objetos inusuales como bañeras, bombas de mano y molinetes. El artista Salvador Escalona ayudó a cambiar su área al atraer arte afrocubano al vecindario. Cuba es uno de los países en los que más vivos está el arte local, el cual ofrece un fondo artístico y excéntrico para los artistas cubanos, incluidos músicos y bailarines de rumba.

Prueba la comida tradicional cubana

Prueba la comida tradicional cubana © cokemomo/ 123RF

La comida cubana está en una liga propia, a que toma influencias de la cocina africana, caribeña y española. La mejor opción para degustar la verdadera gastronomía de este país es visitar los conocidos paladares, pequeños locales donde podrás deleitar tu paladar con la comida más auténtica. La ciudad de La Habana dispone de muchos restaurantes, uno de los más paladares más reconocidos es Dona Eutimia, gracias a la rica comida que ofrece y al ambiente acogedor que aporta a sus comensales. Aquí se pueden probar platos tradicionales como el pulpo de ajo o ropa vieja, uno de los platos más típicos de todo el país. Los puestos callejeros también son una buena opción. El tostón es uno de los platos más tradicionales, y no es ni más ni menos que pequeños trozos de plátano frito. Para aquellos que prefieran saborear un plato más dulce, se puede disfrutar de un refrescante batido de guayaba o picar algunos churros.

Explorar Trinidad

Explorar Trinidad © Matyas Rehak/ 123RF

Trinidad es una pequeña ciudad situada en el centro de Cuba con una historia muy especial. Esto ayuda a explicar por qué la UNESCO la reconoció como Patrimonio de la Humanidad. Esta ciudad está muy bien conservada, llena de calles de colores que permite a los visitantes sentir que están congelados en el tiempo con sus automóviles de los años 50 y su arquitectura de 1850. Fue una de las primeras ciudades en Cuba que fue fundada por los españoles y rápidamente acumuló riqueza de la producción de caña de azúcar, ganado y tabaco. Esta riqueza financió los palacios extravagantes de la ciudad, las grandes plazas y sus casas coloniales.

Baila toda la noche

Baila toda la noche © Kowit Thapbun / 123RF

No hay mejor lugar en el que experimentar el ambiente festivo de La Habana que en Trinidad. Es conocida como la capital musical de Cuba, donde se puede encontrar una multitud de cantantes y bailarines. Diríjase a la Casa de la Música para bailar al aire libre bajo las estrellas conociendo a personas de todo el mundo pero sin multitud. Además, ¿sabías que la mejor vida nocturna de Cuba es subterránea? La Cueva en Trinidad es un lugar popular para los locales que se relajan los fines de semana. Se trata de un club de baile construido en una cueva natural a 100 pies bajo tierra. Es posible que no note la música al principio, pero a medida que descienda habrá una mezcla de música tecno y salsa que creará un ambiente especial.

Ver la belleza natural en el Parque el Cubano

Ver la belleza natural en el Parque el Cubano © Robert Machado Noa/123RF/ 123RF

El Parque Natural El Cubano ofrece a los visitantes una mezcla de naturaleza e historia que ofrecen a los visitantes uno de los mejores recuerdos. Tan refrescante como fascinante, en este parque se puede nadar en una piscina que se forma en el fondo de la cascada, teniendo la posibilidad de matar el calor durante esos días en los que el sol más calienta. El sendero Huellas de la Historia te guiará a través de la naturaleza tropical de este increíble parque.

Tome un viaje en tren de vapor a través del Valle de los Ingenios

Tome un viaje en tren de vapor a través del Valle de los Ingenios © Angelo D'Amico/123rf

Puede realizar un recorrido especial por el Valle de los Ingenios, el cual se extiende por más de 200 kilómetros cuadrados y contiene más de 70 antiguos ingenios azucareros. El comercio de azúcar en Cuba se encontraba en su pleno apogeo durante los siglos XVIII y XIX cuando 80.000 esclavos fueron atraídos a Cuba para trabajar en los campos de caña de azúcar. Lo que hace que el recorrido sea aún más único es que existe la posibilidad de elegir si viajar en un antiguo tren de vapor que se dedicaba a transportar azúcar en el pasado.

Relájese en Playa Ancón

Relájese en Playa Ancón © ERIKA ZIMMER, NAHUEL PALET/ 123RF

No puedes terminar tu viaje por Cuba sin sumergirte en una de las playas más queridas de Trinidad, la Playa Ancón, una de las pocas playas de arena blanca que se encuentran tan cerca de la ciudad. La principal diferencia con otras playas del Caribe es que no te hace falta estar en uno de los caros resort que se sitúan en la misma playa, sino que puedes estar alojado en Trinidad y encontrarte aquí en un tan solo un rato. ¿Aún necesitas más excusas para visitar un país tan increíble como Cuba?

Escape a Varadero

Escape a Varadero © kmiragaya/123RF

Como isla caribeña, a Cuba no le faltan playas paradisiacas. Varadero es un gran resort de playas que enamora a todo aquel que disfruta de sus aguas. Dar un paseo por sus prísticos 21 kilómetros de arena blanca y aprovechar al máximo el sol en esta isla será sin lugar a dudas una de las mejores experiencias en este país. Los cabarets nocturnos, los mercados de artesanías y, por supuesto, los vendedores de cigarros y ron traen el espíritu cubano. Aprovecha al máximo las aguas cristalinas y participa en los numerosos deportes acuáticos que ofrece esta playa: prueba con el esnórquel para disfrutar de la flora y la fauna que habita en ese paraíso, navega o practica kitesurf para explorar los impresionantes mares o incluso puedes participar en una excursión en barco con fondo de cristal. Cayo Coco es también uno de los mejores lugares de cuba para un viaje de playa, donde se pueden observar flamencos rosados que se sumergen en el agua.