• Conéctate
12.000 toneladas de residuos de naranja dan una vida nueva a un bosque en Costa Rica
Publicado el 10/11/2019

EcoturismoCosta Rica

Twitter Facebook 2 compartidos

En la década de 1990, dos ambientalistas estadounidenses tuvieron la brillante idea de recuperar los residuos de naranja de una fábrica de zumo para crear un bosque exuberante. 15 años después, el desafío ha sido todo un éxito ya que el bosque ha vuelto a cobrar vida en el Parque Nacional de Guanacaste, en el norte de Costa Rica.

En 1996, Daniel Janzen et Winnie Hallwachs, ecologistas y miembros de la Universidad de Pensilvania, lanzaron un desafío insólito: dar vida de nuevo a un bosque de Costa Rica con cáscara de naranja. Al llegar al país, los dos universitarios convencieron rápidamente a "Del Oro", una empresa local de zumos de naranja, para que participara en el proyecto. Les facilitaron unos terrenos para iniciar el experimento y en estas tierras 1.000 camiones vertieron las 12.000 toneladas de cáscara y pulpa de naranja que habían sido recogidas.

Sin embargo, después de un año el experimento se detuvo. ¿El motivo? TicoFrut, el principal competidor de Del Oro, presentó una denuncia en contra de la empresa acusándola de "contaminar" un parque nacional. Tras varios juicios, la culpa cayó sobre los dos estadounidenses ya que la Corte Suprema de Justicia falló a favor de TicoFrut y la tierra fue abandonada durante muchos años.

Unos resultados notables 15 años después

A pesar de que el proyecto fue abandonado, la naturaleza siguió con su trabajo. Por ello, en 2017, investigadores de la Universidad de Princeton, de Minesota y Pensilvania decidieron comparar la zona de la investigación con otra zona estéril y los resultados del estudio resultaron ser muy sorprendentes.

Además de la densa vegetación que actualmente se encuentra en la zona de estudio, los científicos constataron un aumento de 176% de la biomasa del territorio. Asimismo, el área que antes estaba muy desgastada y empobrecida tiene ahora tres veces más diversidad de especies de plantas forestales.

¡Un experimento que ha valido la pena!

¡Un experimento que ha valido la pena!
©123rf