• Conéctate
Edimburgo cobrará dos euros por noche como tasa turística
Publicado el 16/02/2019 5 compartidos

TramitesReino Unido

Twitter Facebook 5 compartidos

La ciudad escocesa de Edimburgo será la primera de todo el Reino Unido en poner en marcha una tasa turística de dos libras esterlinas (2,3 euros) por habitación y noche, con el objetivo de reducir el impacto del aumento en el flujo de turistas y la creciente ocupación hotelera, según anunció el consejo a principio de febrero.

Dos libras esterlinas por habitación y por noche

Dos libras esterlinas por habitación y por noche
© www.figurniy.com / 123 RF

La 'transient visitor levy o 'tasa para visitantes temporales' (TVL), será en todos los alojamientos, ya sean hoteles, hosteles o viviendas de uso turístico como las ofertadas en Airbnb. Tan solo los campings quedarán exentos de esta tasa.

Gracias a este nuevo impuesto, Ayuntamiento de Edimburgo espera recaudar 14,6 millones de libras (16,7 millones de euros) que serán destinadas a la creación de políticas para "mejorar las instalaciones y administrar mejor la ciudad". Con una un promedio anual de 1,75 millones de visitantes extranjeros entre los años 2015 y 2017, Edimburgo es la segunda ciudad más visitada de Reino Unido tras la capital, Londres, si bien fue la mayor ocupación hotelera registró en 2017, registrando una media de 83,7%.

Según explicó el Council Leader de Edimburgo, Adam McVey, la aplicación de esta nueva tasa contaría con el respaldo de la mayoría de ciudadanos y comerciantes de Edimburgo. "Este gravamen es la opción adecuada para gestionar de manera sostenible el éxito turístico que vive la ciudad y reducir su impacto entre los residentes", afirma McVey, quien defiende que según las encuestas que han realizado "los turistas están contentos de pagar una modesta suma de 2 libras para ayudarnos con esta labor".

Por otro lado, las asociaciones de hoteles han expresado su preocupación por este impuesto a los turistas al encontrarse en un momento "económicamente sensible".

En cualquier caso, antes de su entrada en vigor, el Parlamento escocés tendrá que aprobar una regulación específica, algo que según la BBC, probablemente no se producirá hasta el próximo año.

De hacerlo, la capital escocesa se convertiría en la primera ciudad turística en cobrar una tasa a los turistas, algo que ya han comenzado a plantearse otras urbes más pequeñas como Oxford o Bath, siguiendo así la estela de otros populares destinos europeos como Mallorca, Ibiza, Menorca, Formentera, Barcelona, Roma, Berlín, Praga, Split o Dubrovnik.