• Conéctate
El Parque Nacional de Cuba más espectacular
Publicado el 04/12/2019

CulturaCuba

Twitter Facebook 3 compartidos

El Parque Nacional Valle de Viñales, ubicado en Pinar del Río, es uno de los espacios naturales más visitados de Cuba. Este gran espacio natural es conocido en el mundo entero ya que tiene tres reconocimientos: en 1979 fue catalogado Monumento Nacional, en 1999 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y en 2001 Parque Nacional.

Montañas de piedra caliza

Montañas de piedra caliza
© ALEX FIUMANA/123rf

El parque está formado por unas montañas denominadas mogotes, que pueden estar agrupadas dentro de una cadena mogótica o aisladas. Estas montañas están formadas de piedra caliza y han ido adquiriendo su forma única por las intensas lluvias del Caribe que las han ido erosionando. Son de forma redondeada y suelen tener la misma altura, aproximadamente unos 25 metros.

Los mongotes están rodeados de una vegetación exuberante de color verde intenso propia del Caribe, entre las que destacan las palmeras, en especial la la Palma Corcho que fue declarada Monumento Nacional por haber sobrevivido desde el Jurásico.

Además de los peculiares mongotes, en este parque nacional hay numerosas cuevas y cavernas que se han ido formando por el paso continuo de los ríos subterráneos.

La cueva más importante es la Gran Caverna de Santo Tomás. De hecho, es el sistema cavernario más importante del país y fue declarado Monumento Nacional en 1989. También hay que destacar la Cueva del Indio, por donde discurren dos ríos subterráneos.

Plantaciones de tabaco

En el Parque Nacional Valle de Viñales se encuentran las mayores plantaciones de tabaco de Cuba. También se puede visitar una fábrica de tabaco para aprender más sobre el proceso de elaboración de los famosos puros. También se puede visitar una fábrica de ron y una guarapera, donde podrás degustar la bebida típica, el guarapo, elaborada a partir de la caña de azúcar.

Mural de la prehistoria

Mural de la prehistoria
©123rf

El Mural de la Prehistoria es otro de las atracciones más interesantes del parque nacional. Se trata de una pintura enorme de 120 metros de largo por 80 de ancho realizada directamente sobre la roca de uno de los mongotes, llamado Pita. Esta obra, realizada por Leovigildo González Morillo y hecha totalmente a pincel, muestra escenas de la evolución de la vida en Cuba desde antigüedad.