Publicado el 18/09/2021

#Insólito #Egipto

El secreto de la Momia Gritona sale a la luz

Durante años conocida como la "momia que grita" por la peculiar forma en la que quedó embalsamada su bica, la verdad sobre la antigua princesa egipcia Meret Amun finalmente ha salido a la luz. Según han concluido los investigadores, el motivo que explica que fuera momificada con la boca abierta fue el fallecimiento de ésta a consecuencia de un ataque al corazón.

La momificación fue una práctica adoptada por diversas culturas para mantener intacta la apariencia del difunto en el tránsito al más allá, como una especie de protección del alma, para que éste pudiera vivir eternamente. Como seguramente ya sabrás, la civilización que más pruebas nos ha dado de esta práctica funeraria única es la egipcia. En el Antiguo Egipto, el rito de la momificación era sagrado y estaba reservado a las clases ricas para garantizarles una vida inmortal después de la muerte. Pero, ¿cómo se llevaba a cabo esta práctica realmente? - © Andrea Izzotti / Shutterstock

Momento de la momificación

La momificación consistía en vaciar el cuerpo de sus órganos internos a través de sus orificios naturales y someterlo a numerosos lavados, algunos de los cuales tenían lugar en las aguas del Nilo entre fase y fase.


El proceso comenzaba a penas unas horas después del fallecimiento de la persona y tenía una duración de cerca de 70 días. 


Los órganos extraídos se conservaban en unas vasijas especiales, mientras que los cadáveres eran tratados con productos elaborados a base de alcohol. Después de esto, se rellenaba el cuerpo "vaciado" con serrín u otros objetos, para después ser envuelto completamente entre vendajes. 


El ritual religioso incluía la adición de amuletos y posesiones preciosas que, en teoría, el cadáver debía llevar consigo durante el "viaje" a la otra vida. Esta práctica era tan meticulosa y bien pensada que incluso las huellas dactilares y los rasgos faciales de los cadáveres quedaban intactos.


Todo un arte, a pesar de que suene un tanto macabro.


Princesa Meret Amun

La momia de la princesa Meret Amón, encontrada en 1881 cerca de Luxor (Egipto), fue apodada durante mucho tiempo como la ?Momia Gritona? por la posición antinatural de su rostro y su cuerpo, que muestran como si hubiera lanzado un último grito de dolor antes de morir. Pero 140 años después de su descubrimiento, la momia tiene finalmente un nombre y una explicación científica que ha resuelto el misterio. La pobre princesa, que vivió hace más de 3.000 años, murió de un infarto fulminante a una edad muy temprana.


Este singular descubrimiento ha sido desvelado por el arqueólogo Zahi Hawass, antiguo secretario del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, y Sahar Saleem, profesora de radiología de la Universidad de El Cairo, quienes por fin han dado una identidad y una historia a la momia que tanta expectación ha causado tanto a profesionales como al público en general.


Según los expertos, la joven princesa parece haber muerto de un repentino ataque al corazón. El veredicto se basa en la posición del cuerpo y la boca abierta, que probablemente ya se había endurecido durante el proceso de embalsamamiento. Pero hay más. Al parecer, esta joven de familia pudiente no estaba demasiado bien, a pesar de llevar una vida bien acomodada. Los análisis realizados a la momia revelaron que efectivamente diversas enfermedades y, en particular, una forma degenerativa de aterosclerosis que había dañado sus arterias coronarias, habían provocando un infarto.


También se encontraron en su cuerpo numerosos objetos preciosos como elegantes paños y fragantes especias, mientras que los vendajes fueron realizados con finas vendas de lino. Esperamos que le hayan traído una mejor suerte en el más allá.