• Conéctate
Enamórate de Castilla y León: piérdete en 11 de sus pueblos con más encanto
Publicado el 19/06/2019 Modificado el 18/07/2019

CulturaEspaña

Twitter Facebook 29 compartidos

Nadie tendría que poner en duda que Castilla y León es una de las regiones españolas que alberga algunos de los pueblos más bonitos de todo el país. Esta esta comunidad autónoma ha sido el lugar de asentamiento de varios grupos humanos, lo que ha hecho que aún conserve algunas de las características que tuvo en siglos anteriores, teniendo en la actualidad un encanto que no se puede describir con palabras. Tras visitar cada una de estas comunidades, es posible que desees volver en otro momento de tu vida, ya que casi con total seguridad tu mirada quedará seducida por cada una de las vistas que se presenten durante el viaje. ¡Es hora de descubrir estos lugares!

Frias, Burgos

Frias, Burgos
© Raul Ortega Marinas/ 123RF

La ciudad más pequeña de España tiene uno de los paisajes más bonitos de Castilla y León, y si no que se lo digan a todos aquellos visitantes que han quedado boquiabiertos tras su visita. Su espectacular ubicación, dibujada sobre el peñasco de La Muela, posee un precioso puente medieval sobre el río Ebro que invita a pasar a cualquier persona que quiera admirar su belleza. Sus casas, las cuales cuelgan imitando las de la preciosa ciudad de Cuenca, siguen permaneciendo perfectamente conservadas en el tiempo, al igual que su famoso Castillo de los Velascos, el cual es testigo de la historia que ha transcurrido en este lugar durante cientos de años. Su calzada romana es otro de los encantos que conserva esta localidad de Burgos, la vía de comunicación entre la meseta castellana y el norte de la Península Ibérica, la cual conducía también a La Rioja.

Puebla de Sanabria, Zamora

Puebla de Sanabria, Zamora
© Agustin Paz/ 123RF

Este pueblo de Zamora aún conserva gran parte de las murallas que protegían la urbe, siendo uno de los principales atractivos de la ciudad. La belleza del casco histórico medieval de Puebla de Sanabria ha hecho que este lugar esté reconocido como Conjunto Histórico Artístico, estando presente en gran parte de medios como uno de los pueblos más bonitos de España. Gran parte de sus edificios presentan un aire señorial, construidos en su época de esplendor, ya que fue uno de los núcleos principales en el que residían personas con gran poder militar, eclesiástico y político.

Ciudad Rodrigo, Salamanca

Ciudad Rodrigo, Salamanca
© Josep Curto/ 123RF

Debido a su ubicación (cerca de la frontera portuguesa), Ciudad Rodrigo, junto a otros edificios cercanos, contaban con una gran importancia estratégica. Por ello, son muchos los restos de muros, puertas, fosos y otros elementos del sistema defensivo que protegían la ciudad de los daños que se le pudiese ocasionar, algo que nos transporta en el tiempo haciéndonos revivir cómo era la ciudad en épocas anteriores. No se tardó demasiado tiempo en admirar su belleza, por lo que en 1944 este lugar fue declarado conjunto Histórico-Artístico. Algunas de las paradas obligatorias que tendrás que hacer en este municipio de Salamanca son la visita al Castillo de Enrique II de Trastámara, la Catedral de Santa María y sus murallas medievales, aunque sin duda, la belleza de Ciudad Rodrigo la apreciarás caminando y admirando cada una de sus callejuelas.

Covarrubias, Burgos

Covarrubias, Burgos
© Tomás Guardia Bencomo/ 123RF

Hace varias décadas, ya supieron valorar la localidad burgalesa de Covarrubias, siendo declarada Conjunto Histórico-Artístico Nacional en el año 1965 y en 2001 Conjunto Histórico. La belleza de este municipio ha hecho que a lo largo de la historia haya sido galardonada con más de un premio, gracias también a la buena conservación de este lugar a pesar de los años. Además de los visitantes que acuden alentados por sus múltiples monumentos, también hay quienes deciden mudarse a una villa que atrapa a la gente desde el primer minuto, ya que además tiene una historia muy especial. Fue a su vez una ciudad protegida bajo una gran red de murallas, las cuales fueron derribadas a finales del s. XVI para dejar que este lugar se ventilase y sus habitantes dejasen de morir por la peste (increíblemente, la peste se marchó de esta villa). Algunos de los lugares que se pueden visitar de este pueblo de Burgos son la Plaza del Obispo Peña, el Torreón de Doña Urraca, la Colegiata de San Cosme y San Damián o la estatua de la princesa Kristina, la cual terminó enterrada en Covarrubias, y según cuenta la leyenda, si haces sonar la campana que hay al lado del sarcófago que guarda sus restos tendrás pareja en un año.

Sepúlveda, Segovia

Sepúlveda, Segovia
© José Pedro Pascual Moreno/ 123RF

Se dice que Sepúlveda es uno de los municipios más emblemáticos de la provincia de Segovia y de toda la región, pues está situado en el Parque Natural de las Hoces del río Duratón, lo que hace que desde este lugar se puedan disfrutar de una de las vistas más impresionantes de todo el país. El ayuntamiento es posiblemente uno de los lugares más admirados por los visitantes y por los propios habitantes de la localidad, ya que en la antigüedad este lugar tenía una situación estratégica, aunque hoy en día ha sido reconvertido en el ayuntamiento. La plaza mayor es otro de los grandes tesoros, a la cual se accede a través de la Puerta Ecce-Homo. En Sepúlveda se puede hacer un recorrido para visitar las múltiples iglesias que acoge este lugar, como son la Iglesia de El Salvador, la Iglesia de Los Santos Justo y Pastor, la Iglesia de Nuestra Señora La Virgen de la Peña, la Iglesia de San Bartolomé o la Iglesia de Santiago, lo que demuestra la gran tradición religiosa que existe en el municipio.

Arévalo, Ávila

Arévalo, Ávila
© Daria Maksimova/ 123RF

No es de extrañar que Arévalo sea considerado para muchos como uno de los lugares más sensacionales de Ávila, y es que posiblemente no sea la primera vez que escuchéis hablar maravillas de este municipio, declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico-Artístico. Su casco antiguo guarda grandes maravillas desde hace siglos, en el que la arquitectura mudéjar castellana es sin duda la gran protagonista que impera en los edificios. El Castillo de Arévalo, o también conocido como el Castillo de los Zúñiga es uno de los lugares que más visitantes recibe cada año, los cuales quieren conocer la historia del lugar de primera mano. Además de perderte entre sus múltiples calles, en las que podrás contemplar algunos de los rincones más bellos, si te interesa el patrimonio religioso, en esta localidad también podrás disfrutar con lugares como la Iglesia de Santa María La Mayor, la Iglesia de San Nicolás de Bari o la Iglesia de San Martín. Asimismo, no te puedes perder una escapada a edificios reseñables como el Palacio de Gutiérrez-Altamirano o el Palacio de los Sedeño.

Aguilar de Campoo, Palencia

Aguilar de Campoo, Palencia
© Alberto Moreno Romero/ 123RF

Al igual que otros muchos municipios llenos de encantos en la región castellanoleonesa, Aguilar de Campoo no iba a ser menos, y también está declarado Conjunto Histórico-Artístico. Este lugar también comenzó a escribir su historia desde tiempos remotos, habiendo sido poblado por cántabros, romanos y visigodos, desarrollando un papel de gran importancia en siglos anteriores. Entre sus obras podemos ver el Monasterio de Santa María la Real, el Monasterio de Santa Clara, la Colegiata de San Miguel, la Iglesia de Santa Clara, la Iglesia de Santa Cecilia o el Palacio de los Marqueses de Aguilar de Campoo. De igual modo, su paisaje natural es otro de sus grandes tesoros, siendo el río Pisuerga el que transcurre dejando una de las imágenes más bellas que se puede visualizar desde cualquiera de sus puentes. Por otro lado, este municipio de la provincia de Palencia es relevante en el mundo industrial, ya que es uno de los principales fabricantes de galletas en nuestro país.

Medinaceli, Soria

Medinaceli, Soria
© milacroft/ 123RF

¿Hay alguien que no haya oído hablar de Medinaceli? Todos los habitantes de este país han escuchado en alguna ocasión hablar de este municipio de Soria, y casi con total seguridad en ninguna de las ocasiones han sido cosas negativas. Son muchos en los artículos que ha aparecido este lugar como uno de los pueblos más bonitos de España, y es que su inclusión debería ser casi obligatoria. Son muchos los motivos por el que esta localidad deja boquiabierto a cualquiera que se adentre en ella, comenzando con que se encuentra en la cima de un cerro, por lo resulta casi imposible respirar en otro lugar aire más puro que este. El arco Romano de Medinaceli es el único que se conserva en España de los tiempos de la Hispania romana, siendo diseñado para servir de puerta de acceso al municipio. Medinaceli es otro de los lugares por excelencia de las murallas, ya que eran elementos defensivos de primer orden y de las que hoy en día aún quedan partes que nos hacen revivir la historia de este lugar. Si visitas Medinaceli, tendrás que descubrir su castillo, la Plaza Mayor, La Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción, el beaterio de San Román y el Nevero Árabe o el convento de Santa Isabel, entre otras muchas cosas.

Astorga, León

Astorga, León
© TONO BALAGUER/ 123rf

Uno de los municipios claves en el Camino de Santiago es Astorga, el lugar que ningún peregrino sería capaz de perderse, siendo además una de las localidades con más habitantes de León. Ni el mismísimo Antonio Gaudí quiso perderse la oportunidad de dejar allí una de sus maravillosas obras, el Palacio Episcopal, lo que sin duda es a día de hoy uno de los edificios más importantes de la colección de este magnífico arquitecto. Del legado romano aún se conservan las Termas Mayores y Menores, el Aedos Augusti (templo dedicado al emperador), las cloacas romanas, el foso campamental, el Domus del mosaico (antigua casa romana con mosaicos) y un puente. Así como otros muchos municipios de Castilla y León, Astorga también cuenta con una gran variedad de edificios religiosos, por lo que también puedes llevar a cabo una ruta para no perderte ni un solo detalle de cada uno de ellos. Entre otras cosas, este municipio también destaca por tener mucha dulzura en su interior, pues cuenta con varias fábricas que producen uno de los chocolates más famosos de todo el país, llegando incluso a tener su propio Museo del Chocolate, el cual abrió sus puertas en 1994 siendo el primero de su clase en España.

Tordesillas, Valladolid

Tordesillas, Valladolid
© Francisco De Casa Gonzalez/ 123rf

Tordesillas atrapa uno de los episodios de más relevancia de la historia del país, y es que además de ser una localidad conocida por el tratado que posibilitó que los Reyes Católicos acordaran con el rey de Portugal, Juan II, el reparto del Nuevo Mundo, también fue el lugar en el que Juana la Loca estuvo recluida durante 46 años, ¿aún dudáis de la importancia de esta localidad de Valladolid? Esta villa fue declarada Conjunto Histórico Artístico, ya que es capaz de trasladar a sus viajeros a los siglos XV y XVI, gracias al legado arquitectónico que todavía hoy permanece en este lugar, como el Monasterio de Santa Clara, la Iglesia de San Antolín, la Iglesia de Santa María o las Casas del Tratado, el puente medieval o los Baños Árabes, ofreciendo a su vez una gran diversidad de museos por descubrir. A los pies de este hermoso lugar, se pasea ajetreado el río Duero, aportando aún más encanto a uno de los pueblos más encanto a este maravilloso pueblo vallisoletano.

Ayllón, Segovia

Ayllón, Segovia
© quintanilla/ 123RF

Si hay algo que caracteriza a la preciosa villa de Ayllón es el sabor medieval que desprenden sus calles, habiendo sido lugar de paso de distintas poblaciones como celtíberos, godos, visigodos y musulmanes. Este lugar es perfecto para ser visitado en cualquier época del año, aunque puede que en invierno te la encuentres su plaza mayor (una de las más bonitas de la provincia de Segovia) cubierta con un manto de nieve, y los copos cayendo sobre el río Aguisejo. Esta localidad también ha sido nombrada Conjunto Histórico-Artístico y Patrimonio Histórico de España. Han sido muchos los personajes ilustres que han pasado por aquí a lo largo de la historia, siendo, entre otros, el Cid Campeador, San Francisco de Asís, Santa Teresa de Jesús o Álvaro de Luna. Además de lugares como la Iglesia de Santa María, la Iglesia de San Miguel, el Palacio de Vellosillo, el Palacio de Contreras o el Convento de San Francisco, si tan solo recorres unos kilómetros más podrás encontrar espacios protegidos como los Parques Naturales de las Hoces del Duratón, del Riaza o del Hayedo de Tejera Negra.