• Conéctate
Jordania, un oasis de paz ideal para disfrutar en Navidad
Publicado el 24/11/2017

CulturaJordania

Twitter Facebook

¿Qué mejor manera de celebrar la Navidad que en la tierra donde nació el cristianismo? El país fue testigo de más de 100 hechos narrados en la Biblia y, hoy en día, aún es posible recorrer muchos de ellos. Una experiencia, sin duda, muy especial por todo el valor histórico y emocional del lugar. Tanto si eres creyente o no, Jordania es tu destino estas Navidades.

Jordania es una magnífica opción para pasar unas Navidades auténticas y diferentes. Es un destino muy especial, ya que conviven en armonía diferentes culturas, entre las que se encuentra el cristianismo. El país fue testigo de más de 100 hechos narrados en la Biblia, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento y aún hoy ni el paso del tiempo ha borrado esa huella. Muchas de las historias descritas en la Biblia sobre Abraham, Moisés, Juan Bautista o Jesucristo tuvieron lugar en Jordania y hoy en día sigue vivo el interés por conocer y visitar donde nació esta religión.

Conocer el Reino Hachemita en estas fechas tan especiales es una experiencia emocionante, tanto si profesas la fe cristiana como si no. Por eso, te vamos a mostrar seis razones por las que visitar Jordania en Navidad... ¡Seguro que te convencemos!

1. El mosaico más antiguo de Tierra Santa

1. El mosaico más antiguo de Tierra Santa
© vladj55/123RF

Jordania es la tierra de los mosaicos y Madaba su capital. Allí se encuentra la muestra más antigua de toda Tierra Santa, que data del siglo VI y que reproduce la región, por aquel entonces, con todo lujo de detalles. Concretamente está ubicado en el suelo de la iglesia ortodoxa griega de San Jorge, a tan sólo 30 kilómetros de Amán y a través del conocido Camino de los Reyes, una carretera de 5.000 años de antigüedad.

Ciudades como Jerusalén, Belén, el mar Muerto, el Mediterráneo... todo está representado en un total de dos millones de piezas hechas con piedra local de vivos colores y donde se muestran colinas y valles y pueblos y ciudades hasta el delta del Nilo. Sin duda, un lugar imprescindible en Navidad, pero también en cualquier otra época del año.

2. El Mar Muerto

2. El Mar Muerto
© ostill/123RF

¿Quién no ha soñado alguna vez con bañarse en el Mar Muerto y flotar durante minutos sin preocuparse por nada más? Además de eso, la combinación del agua, el lodo, las condiciones climáticas y el aire que allí se respira han demostrado numerosos beneficios terapéuticos para el ser humano en el Mar Muerto. Es tan beneficioso que se utiliza en personas con problemas circulatorios, dermatitis, psoriasis o artritis entre otros. Y es que, si Cleopatra ya disfrutó de estas aguas ricas en minerales sería por algo.

3. El enclave bíblico más importante del reino Hachemita

3. El enclave bíblico más importante del reino Hachemita
© dbajurin/123RF

Viajar a Betania de Transjordania te hará entrar en contacto directo con la paz más absoluta. Allí fue el lugar donde se estableció Juan Bautista y donde, se cree, que Jesús fue bautizado. También fue el lugar dónde Jesús rezó por primera vez ante Dios y donde congregó a sus primeros discípulos. ¿Qué mejor forma que celebrar la Navidad que visitando este lugar?

Emplazado a tan solo nueve kilómetros al norte del Mar Muerto y a orillas del río Jordán, el área cuenta con restos romanos y bizantinos, incluyendo también restos de cinco iglesias paleocristianas y capillas. Imprescindible su visita.

4. Los locales de Amán

4. Los locales de Amán
© vita48/123RF

En Amán, la capital de Jordania, conviven en perfecta armonía lo tradicional con lo vanguardista. Situada estratégicamente en un área de colinas, entre el desierto y el fértil valle del Jordán, la ciudad se alza como una auténtica mezcla de contrastes donde predominan las luces y la decoración navideña durante esta época del año. Fumar shisha de sabores en una de las muchas cafeterías de la ciudad o disfrutar de la gastronomía típica en uno de sus más antiguos locales son solo algunos de los planes que puedes realizar en la capital jordana.

5. El tesoro de Petra

5. El tesoro de Petra
© lkpro/123RF

Denominada a menudo como la octava maravilla del mundo antiguo, Petra es el tesoro más preciado de Jordania y su atracción turística más importante. Es una enorme ciudad excavada por completo en las rocas, fundada alrededor del siglo VI a.C. por árabes nabateos, una tribu nómada que sentó los principios de un imperio comercial que llegaría más tarde hasta Siria.

A su alrededor emerge un maravilloso paisaje desértico rodeado de montañas de arenisca roja, donde, además, dicen que fue la última parada de los tres Reyes Magos en su camino a Belén para entregar los regalos al niño Jesús. La Fachada del Tesoro es la más reconocida y uno de los símbolos del país pero no hay que olvidar que el complejo arqueológico alberga más de 800 monumentos. No te puedes perder.

6. El desierto de Wadi Rum

6. El desierto de Wadi Rum
© silverjohn/123RF

Reconocido mundialmente por sus maravillosas formaciones rocosas y su arena rojiza tan característica, el desierto de Wadi Rum se alza como uno de los más bellos del mundo. El también denominado 'Valle de la Luna' posee un hermoso paisaje lunar perfecto para disfrutar de la más remota tranquilidad mientras se contemplan las estrellas. Dormir en el desierto es una experiencia mágica y, por eso, te proponemos pasar la noche en alguno de los impresionantes campamentos del desierto y vivir como un auténtico beduino. ¡No olvides pedir tu deseo en fin de año!