• Conéctate
La ineludible belleza de la montaña de los siete colores
Publicado el 17/09/2019

CulturaEstados Unidos

Twitter Facebook 8 compartidos

Si te has decidido a emprender un viaje hasta Perú, te animamos a conocer una de las maravillas de la naturaleza en la montaña de los siete colores. ¡No te defraudrará!

El arcoiris dibujado en Vinicunca

El arcoiris dibujado en Vinicunca
© 123rf

Ubicada en la región de Cusco, en Perú, la montaña de los 7 colores, es actualmente, una de las atracciones turísticas más importantes junto con Machu Picchu. Esta montaña se conoce también como Vinicunca o "Arcoiris" puesto que las laderas y la cumbre están teñidas de diversos tonos, entre ellos, rojo, morado, verde, amarillo y rosado. Esta variación de colores se debe según diversas investigaciones, a su composición mineralógica presente en la montaña. Estas sustancias naturales comenzaron a formarse hace 65 millones de años cuando el agua y la lluvia cubría sus laderas y cumbres. Con el paso del tiempo, el clima extremo fue deshelando la nieve dando lugar a la maravilla de paisaje que se conoce hoy.
La montaña se encuentra a 5,200 metros sobre el nivel del mar por lo que el clima es bastante frío y el viento y la lluvia suelen ser constantes. Por ello, la mejor época para viajar hasta allí y aseguraros el buen tiempo, es la época seca, que va desde mayo hasta septiembre. De todas maneras y para ir protegidos, os aconsejamos llevar siempre un chubasquero y crema solar.

Nunca un esfuerzo mereció tanto la pena

Subir hasta lo alto de la montaña supone bastante esfuerzo puesto que no hay otra manera de hacerlo que no sea a pie o a caballo, y lleva seis horas desde Cusco. Aún así, cada año son más los turistas que se animan a visitarla. En parte, porque supone una gran oportunidad para conocer las poblaciones indígenas que viven en pequeñas aldeas en las montañas. Especialmente, los quechuas, descendientes de las poblaciones incas. Pero hemos de deciros que Perú no es el único lugar del mundo que cuenta con un paisaje así. Afortunadamente, podemos encontrarlo también en países como China y Argentina.