Publicado el 03/10/2022

#Naturaleza #Perú

La laguna de Huacachina: el oasis más famoso de todo Perú

Localizada a cinco kilómetros de la ciudad de Ica, en mitad del desierto costero del océano Pacífico, la pequeña ciudad de Huacachina se revela como una de las poblaciones más pintorescas del Perú gracias a la singular laguna de aguas sulfurosas que da vida a este oasis creado, según cuenta la leyenda, tras el infortunio vivido por una antigua princesa inca de la que toma su nombre.

En medio del árido desierto costero, un pequeño bastión de vida florece entre la arena conformando el mayor oasis natural de todo continente americano, y en consecuencia, uno de los mayores tesoros naturales del Perú.
Con sus aguas color esmeralda rodeadas de palmeras, eucaliptos y huarangos, una especie local de algarrobo en el que se refugian las aves migratorias, la laguna de Huacachina atrae a turistas de todo el mundo por la belleza de su entorno y los deportes de aventura que pueden practicarse en sus inmediaciones. - © Shutterstock

En el pasado, las propiedades curativas de sus aguas, ricas en sulfurosas y salinas, junto a su clima cálido y estable durante todo el año, le procuró una gran popularidad. Así pues, en la década de 1960, se convirtió en uno de los balnearios más exclusivos del país, construyéndose casas, restaurantes, hoteles y un bonito malecón dotado de múltiples prestaciones para los bañistas, así como una carretera asfaltada que la comunica directamente con la ciudad de Ica. 

Sin embargo, en los últimos años, los ramales del río subterráneo que alimentan la laguna han ido perdiendo capacidad, y ahora sus aguas son artificiales, por lo que el baño no está recomendado. Pero a pesar de ello, Huacachina sigue gozando de una gran popularidad entre los viajeros sedientos de adrenalina que pueden disfrutar de trepidantes recorridos a bordo de buggies y practicar sandboard deslizándose sobre imponentes dunas de hasta 500 metros de altura, para después disfrutar de la belleza del atardecer en este mágico lugar. - © Shutterstock

La leyenda de Huacachina

La leyenda de Huacachina

Según cuenta la leyenda local, hubo una vez una hermosa princesa incaica de ojos verdes que era pretendida por todos los hombres de la ciudad. Sin embargo, ésta nunca los correspondía, ya que además, ésta todavía lloraba la muerte del hombre que amaba. La joven solía bañarse en un lugar apartado para evitar el acoso de sus pretendientes. Un día, observó en el reflejo de su espejo la figura de un extraño que la estaba observando y que se dirigía hacia ella. Asustada, la princesa echó a correr hasta que su vestido quedó enredado en un árbol que se convertiría en las dunas del desierto, para poco después tropezar haciendo que su espejo se partiese en mil pedazos que se convertirían en la laguna, dónde se sumergió para protegerse transformándose en sirena. Cada noche, la doncella sale a llorar su triste destino y, a modo de venganza, intenta seducir y encandilar a los extranjeros para después arrastrarlos a las profundidades de la laguna. Huacca China significa  en quechua "la mujer que llora". Y de hecho, en los últimos años, varios extranjeros han fallecido, cobrando cada vez fuerza la leyenda de la sirena. Por lo que si eres hombre y tienes pensado visitar esta joya del Perú, es mejor que andes con ojo... - © Shutterstock