• Conéctate
La playa más curiosa de España
Publicado el 01/08/2020

NaturalezaEspaña

Twitter Facebook 13 compartidos

Esta pequeña playa asturiana, Monumento Natural por el Principado de Asturias y parte del Paisaje Protegido de la Costa Oriental de Asturias, es uno de los lugares más extraordinarios de la geografía española por dos motivos principales: su tamaño y su forma. Pero, ¿quieres saber que la hace realmente especial?

La playa más pequeña de España

La playa más pequeña de España
©123rf

La playa de Gulpiyuri, escondida entre los prados de la costa entre Llanes y Ribadesella, es la playa más pequeña de España y, probablemente, una de las más pequeñas de Europa. Tiene únicamente 50 metros de costa y el agua no excede el metro en las zonas más profundas, por lo que el agua apenas sobrepasa la rodilla de la mayoría de los bañistas. Esto la hace una playa bastante segura porque no hay oleajes fuertes y los riesgos son muy reducidos, aunque hay que tener cuidado en los días de fuerte oleaje.

Una playa interior

Ver esta publicación en Instagram

#gulpiyuri #asturias

Una publicación compartida de LeiRe ?? (@leirerelei) el

Lo que hace de esta playa un lugar realmente singular no es su pequeño tamaño, si no que está cerrada al mar por un acantilado en el que existe una cueva que permite el paso de las mareas y del oleaje. Se trata de una playa interior, como si fuera un pequeño lago en medio de los prados de la costa asturiana, que está a 150 metros del mar. El agua del mar llega a la playa por túneles y cavernas desde el otro lado de los acantilados. De hecho, uno de los atractivos del lugar es relajarse mientras se escucha el sonido del mar a través de las grietas de los acantilados.

La playa obtuvo esta forma por el efecto erosionante del mar en la roca caliza. El mar fue creando una cueva subterránea hacia el interior hasta que el terreno de la superficie se hundió y dio lugar a este paisaje único.

Visitar la playa de Gulpiyuri

Visitar la playa de Gulpiyuri
©123rf

Aunque por su remota ubicación pueda parecer complicado acceder a ella, tenemos que decir que no es nada complejo. Se puede llegar en coche hasta la playa de San Antolín y desde allí caminar unos diez minutos por un camino peatonal. La playa está considerada como playa de carácter natural, por lo que en la zona no hay ningún tipo de señalización o servicios.

Esta playa es el lugar perfecto para desconectar y disfrutar de la tranquiladad y la naturaleza. Por ello, lo mejor es evitar visitarla en los meses de verano ya que es la época más concurrida y hacerlo en otoño o primavera, pues viajando en temporada baja se puede disfrutar mucho más del entorno y de lo que ofrece.

La grandeza de Asturias

La playa de Gulpiyuri es un sitio realmente especial y único que vale la pena conocer. Sin embargo, como es de esperar, al ser una playa tan pequeña no tiene mucho que ofrecer y no hace falta dedicarle más de un día (o incluso medio). Por lo tanto, dado que Asturias tiene muchísimo que mostrar, podrías aprovechar tu visita a la playa de Gulpiyuri para conocer algunos de los lugares espectaculares de su alrededor, como la aldea de Naves, los Bufones de la costa de Santiuste o Arenillas (también declarados Monumentos Naturales del Principado) o la localidad de Llanes. Además, cómo no, en Asturias tienes que disfrutar de la maravillosa gastronomía y probar todos sus platos típicos.