• Conéctate
Los delfines rosas existen y están en Tarapoto
Publicado el 29/07/2018 3 compartidos

CulturaColombia

Twitter Facebook 3 compartidos

Los delfines rosas no solo existen en nuestros sueños. También son una realidad. Si hay un solo lugar en el mundo donde podemos encontrar estas increíbles criaturas ese es el lago de Tarapoto, en la región amazónica de Colombia. Este increíble capricho de la naturaleza se encuentra protegido con el fin preservar lo máximo posible su fascinante biodiversidad. Sin embargo, esta región habitada por poblaciones indígenas todavía tiene un largo camino por recorrer para salvar la vida a sus queridos delfines rosados y la riqueza de su ecosistema.

Boto, el delfín rosado del Amazonas

Boto, el delfín rosado del Amazonas
© pruit/123RF

En el corazón de la Amazonía colombiana, a 70km de Leticia, existe un mágico conjunto de lagos conocido como Los lagos de Taratopo donde es posible encontrarse con colonias de delfines rosados. Esta especie animal es extremadamente rara y todavía guarda misterios que los científicos no han sabido resolver. Según los investigadores, los orígenes de este delfín de agua dulce se remontan al surgimiento del gran río Amazonas. Sin embargo, desde hace diez años, Boto, el nombre con el que se conoce a esta especie de curiosos delfines, forma parte de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. La pesca y la deforestación ponen en peligro constante a estos inusuales mamíferos marinos.

Asimismo, los lagos de Tarapoto son el primer complejo de humedales de la Amazonía colombiana que han recibido en 2018 la designación de sitio Ramsar, la máxima medida internacional para la protección de los ecosistemas. Las más de 45.000 hectáreas que comprende Taratopo tendrán un uso sostenible con el fin de evitar la degradación de su sensible ecosistema. Y es que este espectacular enclave amazónico comprende nada más y nada menos que 883 especies de plantas, 244 especies de pájaros, 176 de peces, 30 de reptiles, 201 de mamíferos y 57 de anfibios. Toda una explosión de diversidad reunida en un singular entorno de inquilinos rosados.