• Conéctate
Las calas con más encanto de la Costa Brava
Publicado el 05/09/2019 , Modificado el 10/09/2019

CulturaEspaña

Twitter Facebook 11 compartidos

La Costa Brava situada en la costa catalana de Gerona y bañada por el Mediterráneo, es uno de esos destinos que desprenden encanto para poder pasar unas vacaciones con unas vistas y paisajes alucinantes, dignos de convertirse en postal. Nos encontramos con más de 100 playas y calas en la Costa Brava, pero vamos a nombrar solo alguna de todas ellas, teniendo en cuenta las que son más visitadas, y por lo tanto gustan más a los turistas.

  • Twitter
  • Facebook
  • Begur
    Begur

    A orillas del Mediterráneo y a unos 3 km del núcleo de la población, la cala de Begur llamada cala de Agua Azul debe su nombre a las aguas azules que la conforman. Esta se considera la esencia de la Costa Brava puesto que ahí se mezcla el entorno natural y estas aguas cristalinas. Pertenece al municipio de Begur y es de arena fina y dorada con unos 75km de longitud y 25 de ancho y aguas poco profundas. Al ser tan conocida por los turistas, suele estar muy concurrida los veranos y por ello es conveniente buscar otra época del año para visitarla.

  • Lloret del Mar
    Lloret del Mar

    Lloret del Mar cuenta con un importante castillo en la zona norte y este encabeza la playa por lo que supone uno de los símbolos principales de la ciudad. Una obra esta, comenzada en el año 1935 y que no se terminó hasta los años cuarenta, cuando finalizó la guerra civil. La cala de Lloret reposa en los bajos del castillo y está rodeada de barcas de pescadores esperando a navegar por sus aguas y que dejan una imagen de película. En la cala de Lloret se practican todo deportes acuáticos como puede ser submarinismo y también es perfecto para hacer snorkel y apreciar así toda la fauna marina. ¡De seguro que os maravillará vivir esta experiencia!

  • Rosas
    Rosas

    Para continuar disfrutando de un buen baño, deportes náuticos y teniendo la oportunidad de recostaros sobre playas de arena fina, la cala de Rosas es perfecta. Ubicada dentro del Parque Natural del Cabo de Creus, se asegura la vegetación, con paisajes salvajes y aguas transparentes. Un entorno ideal para la práctica del submarinismo. Como dato de interés: las playas, calas y en general, el paseo marítimo de Rosas, están distinguidas con certificados de calidad medioambiental con reconocimiento internacional.

  • Blanes
    Blanes

    Dentro de Blanes, al pie del convento de la ciudad y cerca de la Punta de Santa Ana, se encuentra la preciosa cala de Santa Ana. Desde el centro de Blanes, es un agradable paseo de unos 10 minutos a pie. Pero si prefieres ir en coche, tienes que aparcar en el puerto, aunque te avisamos de que es un aparcamiento de pago. Esta cala es de aproximadamente 110 metros de largo y 15 metros de ancho. Está hecha a partir de una mezcla de arena dorada y guijarros. El agua que es cristalina llama a fundirte en un baño para que después te des una ducha en cualquiera de las duchas que hay al exterior.

  • Palafrugell
    Palafrugell

    Si buscas dónde escaparte para pasar un rato tranquilo y sin barullo de gente, Palafrugell cumple perfectamente con todo lo que buscas. La cala de Agua Gélida cuyo nombre, al principio, te frena y te hace pensártelo dos veces, es preciosa y tiene una arena dorada y fina perfecta para dar un paseo tranquilamente. Aunque si buscas una ciudad de verano que a su vez tenga ambiente no te defraudará. Las noches en Palafrugell son inolvidables. Con mucho ambiente gracias a su espectáculo de habaneras y festival de jazz, es una ciudad ideal para toda clase de público.

1