• Conéctate
Las Lagunas de Ruidera, el paraíso turquesa en pleno corazón manchego
Publicado el 18/04/2019 9 compartidos

CulturaEspaña

Twitter Facebook 9 compartidos

Entre las dos provincias manchegas situadas al sur se encuentra uno de los paisajes más bellos que posee Castilla La Mancha. Cervantes ya recorrió algunos de sus rincones y ahora estos forman parte de una de las novelas más impresionantes de toda la historia de la literatura universal. Hoy nos toca a nosotros visitar un entorno donde la naturaleza y la magia de sus aguas goza de la misma belleza que en los siglos anteriores, ¿te gustaría visitar las Lagunas de Ruidera?

Un conjunto lagunar invadido por la belleza

Un conjunto lagunar invadido por la belleza
© albertoloyo/123RF

Las Lagunas de Ruidera es uno de los Parques Naturales más importantes de Castilla-La Mancha y de todo el país en general. Su belleza es única, se trata de 15 remansos de agua que rebosan y se van inundando unos a otros en una sucesión de cascadas. Este increíble paraje se encuentra situado entre las provincias de Ciudad Real y Albacete y su encanto e importancia es de tal tamaño que en Europa es únicamente comparable a los lagos escalonados de Croacia, los llamados lagos de Plitvice, los cuales tienen un origen muy similar a las Lagunas de Ruidera y fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en el año 1979.

Este conjunto lagunar recorre 30 kilómetros y constituye el valle del Alto Guadiana, siendo su parte más alta el lugar de nacimiento del río Guadiana. La diferencia de altura entre las lagunas hace que el agua transcurra por increíbles y caudalosos arroyos, cascadas y saltos, lo que permite que todas las lagunas estén perfectamente comunicadas entre sí. Desde la parte más alta, el agua fresca se va deslizando por cada laguna hasta llegar al embalse de Peñarroya, el punto más bajo de todo el espacio natural, ¿alguna vez os imaginasteis algo así en el pleno corazón de la mancha?

Uno de los lugares con los que jugó Cervantes

Uno de los lugares con los que jugó Cervantes
© Alberto Loyo/ 123rf

Sus aguas turquesas saltan de una laguna a otra con la misma rapidez que las diferentes personas recorren cada uno de los diferentes rincones de este paisaje manchego. Ni el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha pudo resistirse a los encantos que alberga este lugar: Solamente faltan Ruidera y sus hijas y sobrinas, las cuales llorando, por compasión que debió de tener Merlín dellas, las convirtió en otras tantas lagunas, que ahora en el mundo de los vivos y en la provincia de la Mancha las llaman las lagunas de Ruidera.... El hecho de que Miguel de Cervantes incluyese este entorno es su famosa novela, junto con la famosa cueva de Montesinos y el Castillo de Rocafrida, convierte a este sitio en uno de los los imprescindibles para todo aquel que se disponga a realizar la Ruta del Quijote.

Para disfrutar de cada una de las Lagunas de Ruidera, uno de los humedales más bonitos de toda la península ibérica, lo ideal es hacer un recorrido visitando y disfrutando de cada una de ellas. Aunque todas ellas formen parte del mismo complejo lagunar cada una constituye un entorno único, y los amantes de la naturaleza convertirán este lugar en uno de sus favoritos cuando caminen entre las cientos de encinas y sabinas que rodean todo el parque, entre las que posiblemente escuches el hermoso cántico de familias de ruiseñores y carriceros.

Grandes diferencias en cada una de sus lagunas

Grandes diferencias en cada una de sus lagunas
© FRANCISCO GONZALEZ SANCHEZ/ 123RF

La laguna de mayor extensión es la Colgada, la cual cuenta con más de dos kilómetros de longitud y 400 de ancho, y representa el límite natural entre las provincias de Ciudad Real y Albacete. En sus aguas cristalinas posiblemente se podrá apreciar la presencia de fochas, cercetas y ánades, sin olvidar al aguilucho lagunero, el pato colorado o el pájaro azul. Aunque a veces les gusta permanecer escondidos y no se dejan ver con facilidad, bajo las aguas de estas lagunas viven cangrejos rojos americanos, enormes lucios, el galápago leproso, la culebra viperina o la rana común.

La Laguna del Rey es la más profunda de todas, por lo que se trata de la mejor para practicar deportes acuáticos como el buceo, una actividad muy recurrente en este humedal. La Laguna Lengua es una de las que mejor muestran las barreras tobáceas, las cuales separan todas las lagunas y las actúan como una presa natural embalsando el agua hasta que alcanza sus niveles más altos y salta en forma de cascada o torrentera. Por su parte la laguna de San Pedro es una de las más grandes y bellas, y para conocerla profundamente merece la pena alquilar un kayak y recorrerla desde el agua. Durante la temporada alta muchas de las lagunas cuentan con alquiler de barcas o kayaks para aquellos que prefieran hacer un poco de ejercicio a la vez que disfrutan del que posiblemente sea uno de los entornos más bonitos que han conocido.

Las Lagunas de Ruidera y el entorno que rodea este Parque Natural es un sitio ideal para ser visitado en cualquier época del año. Dependiendo de la estación en la que lo hagáis los colores de la naturaleza cambiarán modificando el entorno, así como también la fauna que habita allí, ya que muchas de las aves que viven en el complejo lagunar suelen ser migratorias. Además, durante el verano y la primavera muchas personas eligen este emplazamiento para pasar unos días alejados de sus ciudades, por lo que casi con total seguridad será la época del año que más gente reciba. Asimismo, los amantes de la fotografía y el senderismoescogen las Lagunas de Ruidera durante cualquier mes para practicar sus actividades favoritas. Ruidera, uno de los lugares predilectos de Miguel de Cervantes, el paraíso de los amantes de la naturaleza y los deportes al aire libre, y un excelente lugar en el que dejar la mente en blanco mientras respiras uno de los aires más puro, ¿aún estás pensando si visitarlo este mismo año?