Inmersión en el fascinante mundo de los hongos luminiscentes en Taiwán
Publicado el 21/10/2020

NaturalezaTaiwán

Twitter Facebook 1 compartir

¡La naturaleza nunca dejará de sorprendernos! Y es que además de ciertas especies de insectos, y animales marinos, también podemos encontrar ciertos tipos de hongos que brillan con luz propia. La isla de Taiwán es uno de los mejores lugares en el mundo en donde contemplar este extraño fenómeno que cada otoño atrae las miradas de cientos de miles de curiosos. Te invitamos a descubrirlo.

Un sorprendente regalo de la naturaleza

Un sorprendente regalo de la naturaleza
© lkin Quliyev/123RF

Todos conocemos las famosas cuevas de las luciérnagas de Waitomo en Nueva Zelanda, o los llamativos peces y microrganismos luminiscentes de la bahía de Puerto Mosquito en Puerto Rico. Pero en Taiwán, al llegar el otoño, tiene lugar un llamativo suceso menos conocido pero igualmente digno de admiración: decenas de miles de setas y hongos comienzan a brillar al caer la noche, decorando con sus llamativas tonalidades fluorescentes los bosques y parajes naturales de la isla.

Azules, verdes, naranjas, amarillos o rojos, los llamativos tonos de estas setas y hongos colorean las noches de otoño en Taiwán, invitando a locales y turistas a realizar todo tipo de paseos y recorridos nocturnos para poder contemplar en su pleno esplendor este fenómeno conocido como foxfire o bioluminiscencia, presente en hasta 71 especies diferentes de hongos, de las que 9, incluyendo la célebre Chlorophos Mycena, pueden encontrarse en el territorio de Formosa. Los mejores lugares para contemplar este espectáculo natural están situados en el área comprendida entre Alishan y Chiayi, así como en los alrededores de los parques nacionales de Sheding y Kenting.

Como la gran mayoría de hongos, este tipo de setas juegan un rol muy importante para la conservación del medioambiente y su protección. Para poder disfrutar plenamente de sus innatas propiedades, es mejor hacerlo en las horas de la noche más oscuras, ya que con la llegada de los primeros rayos de sol, su brillo comienza a perder potencia.

Uno de los múltiples reclamos naturales de Taiwán

Uno de los múltiples reclamos naturales de Taiwán
© ANAKE SEENADEE/123RF

Sin duda, este increíble regalo de la naturaleza es uno de los innumerables reclamos turísticos de Taiwán, un país dotado de una apabullante riqueza natural que incluye desde nevadas montañas a exóticas playas tropicales, pasando por un buen puñado de parques nacionales, bosques protegidos, aguas termales y muchos otros atractivos que merece la pena conocer en persona. Aunque teniendo en cuenta las actuales condiciones sanitarías que azotan todo el mundo, mejor esperar al próximo otoño.