• Conéctate
Los 8 imprescindibles manchegos en la Ruta del Quijote
Publicado el 07/07/2019

CulturaEspaña

Twitter Facebook

d

  • Twitter
  • Facebook
  • El Toboso
    El Toboso

    El Toboso es uno de los tesoros que Cervantes nombra entre las páginas del Quijote. Este precioso pueblo de Toledo no es nada menos que el lugar de residencia de la dama de quien está enamorado Don Quijote de La Mancha, Dulcinea, una figura imaginada a partir de una moza del lugar llamada Aldonza Lorenzo. La localidad cuenta con la casa Museo de Dulcinea, un caserón manchego ambientado en el siglo XVI para que todo aquel que lo visite pueda imaginar fácilmente como eran las casas de la época y puedan envolverse en la atmósfera manchega de siglos anteriores. Además de otras muchos monumentos que hacen referencia al caballero andante, en la plaza se encuentran dos figuras que representan a Don Quijote arrodillado ante Dulcinea. Sin duda se trata de uno de los pueblos donde surgió una de las ilusiones amorosas más famosas de la historia de la humanidad.

  • Argamasilla de Alba
    Argamasilla de Alba

    Nadie puede realizar la ruta del Quijote sin pasar por su núcleo central. En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme? esa frase que impregna muchas de las páginas de los libros que se han venido en todos los rincones del mundo. Todo señala que es a esta localidad a la que se hace referencia, donde el preciado Miguel de Cervantes empezó a escribir la que sería la novela más famosa a nivel mundial. El escritor estuvo preso en el pueblo y fue en la cueva-prisión de Medrano (la cual conserva su aspecto original) donde se cree que pudo comenzar a escribir el libro. Y como esta localidad está llena de sorpresas, en el interior de su iglesia se encuentra el cuadro exvoto de don Rodrigo de Pacheco, en el que aparece un caballero, el propio don Rodrigo, que podría ser el que inspiró a Cervantes para retratar a Don Quijote. ¿Aún dudas sin visitar la preciosa localidad de Argamasilla de Alba?

  • Puerto Lápice
    Puerto Lápice

    Otro de los lugares que Don Quijote recorrió junto con su fiel compañero Sancho Panza fue la pequeña localidad ciudadrealeña de Puerto Lápice. Cervantes cuenta en su novela que este pueblo es el punto al que se dirige libremente Rocinante, su caballo, en busca de aventuras por ser un lugar muy pasajero. Uno de los capítulos más conocidos del Quijote cuenta fue en una de las ventas de Puerto Lápice donde Don Quijote fue nombrado caballero por un ventero -que él imaginó como un gran señor- en presencia de dos mozas de partido que iban camino a Sevilla. Hay quienes incluso aseguran que la aventura que Don Quijote vivió fue la de Puerto Lápice. Posiblemente sea la Plaza de la Consitución el lugar más destacado de este municipio, la cual es aportalada y cuenta con diversos balcones que te permiten disfrutar de la tranquilidad de un lugar puramente manchego, el lugar que nunca podrá borrar las huellas de Don Quijote.

  • Campo de Criptana
    Campo de Criptana
1