• Conéctate
Manneken Pis, el curioso símbolo nacional de Bélgica
Publicado el 23/04/2017

SociedadBélgica

Twitter Facebook 9 compartidos

Mundialmente conocido, el habitante de Bruselas más popular forma parte de la historia de Bélgica y de su patrimonio. Sin embargo, ¿por qué los belgas tienen un símbolo nacional tan... curioso? Las teorías son varias, sigue leyendo.

Una de las atracciones más famosas de Bélgica

Una de las atracciones más famosas de Bélgica
© mdmworks/123RF

El Manneken Pis, cuyo nombre quiere decir «el hombre que hace pis» en neerlandés (uno de los idiomas oficiales de Bruselas, junto con el francés), es uno de los símbolos nacionales de Bélgica. Pero, ¿por qué? Hay varias historias que pueden explicarlo y nosotros te contamos algunas hoy:

La primera leyenda cuenta la historia de una vieja bruja que vivía en la Rue de l'Etuve (donde se encuentra en la actualidad la estatua) y que quería castigar a un niño pequeño que hizo sus necesidades en la puerta de su casa. Cuando la bruja fue a convertirlo en piedra como venganza, apareció un hombre con una estatuilla de tamaño similar al del pequeño, justo a tiempo para ponerlo en su lugar y salvarlo.

Esta otra historia es bastante épica: cuando Bruselas estaba asediada y llevaba resistiendo ataques durante días, el enemigo decidió volar la ciudad por los aires con explosivos antes de irse. Por suerte, un chavalín que iba andando por la Rue de l'Etuve vio la mecha prendida. Como no sabía dónde encontrar agua, orinó encima para apagarla, convirtiéndose en un héroe nacional.

La siguiente se remonta al siglo VIII, cuando un lord dio a luz a un bebé cuyo pis llegó tan arriba que salpicó la barba de Vindiciano, un obispo Arras. El niño fue llamado Manneken Pis. Poco después, el obispo falleció y surgió un problema: ¿quién bautizaría al niño? Una mujer se ofreció a hacerlo pero, cuando se dio cuenta de que el lord pretendía dejar a su esposa por haberse enamorado de ella, castigó sus malas intenciones diciéndole: «Tú hijo nunca crecerá y no podrá parar de hacer pis».

Por último, y la historia más realista, está basada en hechos reales. En 1142, Godofredo III de Lovaina nació. Por desgracia, su padre murió antes de conocerlo. Cuando las tropas del pequeño duque se dirigían a la batalla contra los Berthout, decidieron colocar al niño en una cesta y colgarlo de un árbol para animarlos. Desde allí, Godofredo orinó sobre las tropas enemigas, que perdieron la batalla.

La hermana del Manneken Pis

La hermana del Manneken Pis
© santirf/123RF

La familia del Manneken Pis

Aunque el Manneken Pis de Bruselas es el original, tiene muchos hermanos por el mundo: en Grammont, Kobe, Osaka, Colmar y hasta en España. Además, en la misma ciudad tiene a su hermana, la Jeanneke Pis, y al mejor amigo del hombre, el Zinneke pis. Sí, en Bruselas hay muchas estatuas que hacen pis, será de tanta cerveza...