• Conéctate
Buenas razones para marchar rumbo a Armenia
Publicado el 19/11/2017

CulturaGeorgia

Twitter Facebook

Hay países con paisajes espléndidos y patrimonio cultural notable que permanecen extrañamente ausentes de los folletos turísticos. Armenia es uno de ellos. El centenario del genocidio armenio en 2015 ha destacado en este pequeño país del Cáucaso, pero pocos han hablado de sus aspectos turísticos. Aquí ofrecemos algunas informaciones para ponerse al día, y para ofrecer una alternativa de vacaciones fuera del circuito turístico masivo.

El templo de Garni

El templo de Garni
© Israelyan Andrey / 123RF

El patrimonio cultural y religioso de Armenia es notable. Fue el primer país en adoptar oficialmente la religión cristiana desde el año 301, antes del Imperio romano. Por este motivo, tiene templos religiosos muy antiguos. No es raro encontrarse con iglesias que datan de los siglos VII y VIII, así como con monasterios de los siglos IX y X. Uno de los tesoros culturales de Armenia es el templo de Garni, de 2000 años de antigüedad. Situado en los márgenes del río Azat, fue residencia de verano de los reyes armenios. Compuesto por 24 columnas grabadas, está admirablemente bien conservado.

Este pequeño país enclavado entre Georgia al norte, Turquía al oeste, Irán al sur y Azerbaiyán al este, merece algo de atención. Este destino a caballo entre Europa y Asia tiene suntuosos paisajes de montaña, lagos espléndidos, yacimientos arqueológicos y un patrimonio histórico y religioso notable, además de tener una deliciosa gastronomía y una población acogedora.

España, Grecia, Marruecos, Tailandia. Siempre los mismos países aparecen en las guías turísticas. Algunos países exóticos están ausentes por razones de seguridad, pero otros son simplemente desconocidos y los viajeros no saben bien qué puede visitarse en ellos. Este es el caso de Armenia, de la que antes hemos mencionado el genocidio sufrido por su población desde 1915 a 1923.

El lago Sevan

Al este del país, el lago Sevan, conocido como la perla de Armenia, se encuentra a 2000 metros de altitud. Rodeado de montañas, sus aguas majestuosas y austeras se extienden 60 kilómetros. Un gran número de iglesias que datan de la época medieval hacen que este lugar sea aún más espléndido. Este mar interior es uno de los lagos más grandes de Armenia y uno de los más altos del mundo.

El Arca de Noé varada en el Monte Ararat

El Arca de Noé varada en el Monte Ararat
© Hayk Harutyunyan / 123RF

Símbolo nacional que culmina a 5165 metros de altitud, el mítico Monte Ararat está situado en la Turquía vecina. El mejor lugar para admirar su silueta se encuentra sin embargo en Armenia. Este volcán con la cumbre cubierta de nieve perpetua estuvo alguna vez en el territorio de la Armenia histórica. Fue aquí donde el arca de Noé se habría varado. La vista sobre el Monte Ararat desde el monasterio de Khor Virap es una de las postales del país.

Ereván, la capital

Ereván, la capital
© Mikhail Pogosov / 123RF

La milenaria ciudad de Ereván contiene casi la mitad de la población del país. A 900 metros de altitud, la ciudad está dominada por la impresionante silueta del monte Ararat, cuya cima está cubierta de nieve perpetua. Hoy, su arquitectura data principalmente de la era soviética, concretamente de los años 1930. Es muy interesante visisitar la biblioteca Matenadaran, uno de los depósitos de manuscritos más ricos del mundo, con algunos que datan de hace mil años, así como la catedral Sourp Krikor Loussavoritch, inaugurada en 2001 con ocasión de los 1700 años de adhesión de Armenia a la religión cristiana, el Museo Nacional de Historia y el Monumento al Genocidio de 1915.