Publicado el 08/01/2019

#Cultura #Portugal

Monsanto: el pueblo portugués que vive bajo una roca

Monsanto fue nombrada la ciudad más portuguesa de Portugal en 1938. Pero no te sorprendas si los habitantes de este curioso pueblo no tienen idea de esto ya que muchos de ellos, literalmente, han estado viviendo debajo de una roca

Descubre Monsanto

Enclavado en la ladera de una montaña empinada que se eleva a 758 m del campo en el este de Portugal, se encuentra el pueblo de Monsanto, un asentamiento en la cima de la montaña donde se encuentran casas entre, sobre e incluso debajo de rocas gigantes de 200 toneladas. - © topdeq/123RF

En lugar de intentar moverse o acabar con las rocas, los habitantes de este pueblo han construido sus vidas alrededor del paisaje rocoso. Las escaleras giran alrededor de grupos de piedras, las residencias con techos rojos buscan su estabilidad entre la forma de las rocas, y algunas de las piedras gigantes están incluso equipadas con puertas y estructuras talladas directamente en ellas.

Un museo viviente de arquitectura medieval portuguesa, el pueblo tallado en la roca casi no ha cambiado en cientos de años y todavía presenta calles empedradas y el estilo de construcción medieval portuguesa del siglo XVI.

Los primeros pobladores de Monsanto llegaron en el siglo VI a.C. cuando los lusitanos poblaron la región. El Castelo, una formidable fortaleza de piedra que se construyó durante esta época, aún se encuentra hoy por encima del pueblo. Con un inmenso panorama del valle y poblado por lagartos y flores silvestres, es un lugar hermoso para visitar dentro de esta pintoresca localidad.

Justo debajo, en las sombras de las ruinas, está lo que queda de la época románica, la Capela de São Miguel, o Capilla de San Miguel. Erigida en el siglo XII, es una reliquia bien conservada del pasado cuyo aspecto más intrigante es su misterioso grupo de tumbas excavadas en rocas sólidas.

Si quieres observar una de las casas más curiosas del lugar es la Casa de uma só telha (casa con solo una baldosa). El techo de esta casa es una gigantesca roca que se alza sobre la residencia de granito.

Cuándo visitar Monsanto

El día más animado del año para visitar Monsanto es el 3 de mayo, cuando el pueblo cobra vida con las celebraciones del Festival de la Santa Cruz.

Conmemorando la resistencia a una larga historia de asedios, las mujeres de la aldea lanzan muñecas de trapo (conocidas como marafonas) y flores desde lo alto de los muros del castillo en una escena que honra a la leyenda de que los atacantes abandonaron su sitio después de pasar hambre. Los aldeanos lanzaron su último becerro solitario sobre las paredes, como si tuvieran mucho de sobra, para que no hubiese comida en el lugar.

- © Yulia Belousova/123RF

Una excelente manera de adentrarse en el alma de esta región es a través de su gastronomía, con platos típicos que incluyen espárragos, cabrito asado, cordero y queso de oveja.