• Conéctate
Ni'ihau: la isla más exclusiva de Hawái
Publicado el 25/04/2017

NaturalezaEstados Unidos

Twitter Facebook 2 compartidos

La isla más pequeña del archipiélago de Hawái también es en la que mejor se conserva su idioma y cultura. El problema es que el acceso a la isla es muy complicado, ¿sabes por qué?

Bienvenido a Ni'ihau

Bienvenido a Ni'ihau
© wildnerdpix/123RF

Hay muy pocas personas en el mundo que hayan escuchado las palabras «Bienvenido a Ni'ihau». Es muy difícil acceder a la «isla prohibida» de Hawái; solo tienen permiso los residentes, algún militar de Estados Unidos y funcionarios del gobierno. ¡Ah! Y quien se pueda permitir una de las pocas visas que la isla concede cada año.

Hay muy pocas personas en el mundo que hayan escuchado las palabras «Bienvenido a Ni'ihau». Es muy difícil acceder a la «isla prohibida» de Hawái; solo tienen permiso los residentes, algún militar de Estados Unidos y funcionarios del gobierno. ¡Ah! Y quien se pueda permitir una de las pocas visas que la isla concede cada año.

Puede que te preguntes por qué, si es tan difícil acceder a la isla, que además no tiene ni carreteras, ni hoteles, ni restaurantes, ni electricidad; la gente se molesta en intentar visitarla. Pero es que es el único lugar de todo el archipiélago en el que se puede ser testigo de la cultura hawaiana tal y cómo era hace más de 100 años. Es un lugar fascinante, pero limitar las visitas es la única manera que tienen los propietarios de proteger su cultura frágil.

La «isla prohibida»

La «isla prohibida»
© Peter Hermes Furian/123RF

La isla más pequeña de las ocho de Hawái, Ni'ihau, es totalmente virgen, y no como la gente describe sitios como Filipinas. La isla volcánica solo tiene un asentamiento humano, Pu'uwai, el hogar de unas 170 personas que viven en casas modestas y se dedican a pescar.

Rodeada de acantilados y playas, la isla está cubierta por una multitud de caparazones de caracol minúsculos ('opihi en el idioma local). Los lugareños pasan horas al día buscando las conchas más bonitas de la playa para hacer collares muy finos, un pasatiempo habitual de la isla.

Sin avances tecnológicos, la vida en la isla ha cambiado muy poco desde hace 100 años. Los habitantes hablan una versión casi extinta del hawaiano, practican tradiciones hawaianas casi extintas y llevan un estilo de vida hawaiano casi, adivina, extinto.

Sin embargo, cada día se tienen que enfrentar a las amenazas externas: los isleños se han encontrado invitados no tan invitados en sus playas coleccionando conchas o barcos pesqueros robándoles sus provisiones, un problema bastante grave.

La isla vita desde KAUAI

La isla vita desde KAUAI
© Ekaterina Bespyatova

Bruce Robinson, el propietario, que vive en la isla con su mujer Leiana, declaró por qué la preservación de Ni'ihau es tan importante: «Aquí hay un sentimiento de paz interna y revitalización que no existe en otra parte del mundo; la cultura occidental la ha perdido y el resto de las islas, también. El único lugar que queda es Ni'ihau, y poco a poco va desapareciendo por culpa de los conflictos actuales».

A su mujer Leiana, que nació en la isla y ha vivido ahí su vida entera, le preocupa el futuro: «Si no hacemos algo al respecto, no sobreviviremos». Así que, por muy tentadora que sea la idea de visitar Ni'ihau por tu propia cuenta, es mejor seguir las normas para asegurar la preservación de la isla.