• Conéctate
Nueva Orleans: la cuna del Jazz
Publicado el 30/04/2019 9 compartidos

CulturaEstados Unidos

Twitter Facebook 9 compartidos

En el Día Internacional del Jazz, qué mejor que descubrir la cuna donde este género musical nació, aunque sea desde la distancia. El Jazz es la mejor excusa para acercarte a Nueva Orleans, pero sin duda esta ciudad ofrece mucho más. Hoy lo vas a descubrir a través de una pantalla, pero quizá algún día lo hagas por tu experiencia propia, ¡desde Easyviajar te lo recomendamos! Descubre por qué.

  • Twitter
  • Facebook
  • Cuna del Jazz
    Cuna del Jazz

    Dado el pasado histórico del estado de Luisiana, en la escena cultural de su capital convergen muy diferentes influencias: italianos, alemanes, irlandeses, escoceses, pero sobre todo franceses y españoles, contribuyeron a formar la riqueza inmaterial de Nueva Orleans. El origen de los habitantes de raza negra era muy diverso, siendo la mayoría de la zona occidental de África o del Caribe. Es precisamente en este variado contexto donde nacieron géneros musicales tan diferentes como el jazz, la música cajún, el zydeco y el blues. Cuenta la historia de la ciudad que en muchas áreas del Sur de Estados Unidos el resonar de tambores estaba prohibido por ley y que incluso en algunas zonas como Georgia se vetó el uso de cualquier instrumento musical por parte de los esclavos. A pesar de ello, al inicio del siglo XIX los festivales con música y de danzas africanas consiguieron celebrarse con cierta asiduidad tanto en Nueva Orleans, en la Plaza del Congo, como en Memphis, Kansas, Dallas o San Luis. Se celebraban especialmente con instrumentos de percusión y de cuerda similares a los utilizados en la música africana indígena. Los esclavos solían tener el domingo libre y organizaban fiestas en la Plaza del Congo que se prolongaron aproximadamente hasta 1885, coincidiendo con el surgimiento de las primeras bandas de jazz.

  • Catedral de St. Louis
    Catedral de St. Louis

    Es la catedral más antigua de los Estados Unidos, dedicada a San Luis, también conocido como el rey Luis IX de Francia. La primera iglesia en el sitio fue construida de madera en 1718, durante la ocupación francesa. La segunda se realizó en madera y ladrillo entre los años 1725 y 1727. Finalmente, en tiempos de la Luisiana española (1762-1803) y después del gran incendio de 1788 que asoló la ciudad, se construyó la tercera en 1789, que ostenta el rango de catedral desde 1793. En 1850, la iglesia se reformó y se amplió, conservando la planta y las líneas principales del diseño inicial español, que aún hoy persisten. En esta renovación se instalaron tres agudos chapiteles neogóticos que sustituyeron a las cúpulas que remataban las torres.

  • El skyline
    El skyline

    Como en la mayoría de ciudades estadounidenses, Nueva Orleans ofrece un extraordinario skyline que es imperdible a la hora del atardecer. Contemplar como el cielo muda de color y se tiñe de tan diferentes tonalidades hasta que la noche se cierra y se ilumina destellante con las miles de luces que encienden la ciudad, es un espectáculo imprescindible para la vista que difícilmente podrás borrar de tu retina.

  • Crescent City Connection
    Crescent City Connection

    Como ocurre con la ciudad de Nueva York y sus puentes de Brooklyn y de Manhattan, el Crescent City Connection es la mejor ubicación para contemplar la típica estampa del sol caer entre los rascacielos del distrito financiero de Nueva Orleans. Es el puente más alejado aguas abajo en el río Misisipi, y así mismo es el más amplio y transitado que atraviesa esta corriente fluvial. A su vez, el CCC está en el puesto número cinco entre los puentes en ménsula más grandes del mundo.

  • Un paseo en tranvía
    Un paseo en tranvía

    No gastes más dinero del necesario en autobuses turísticos, y toma el tranvía de Nueva Orleans. Además de ser mucho más económico, es infinitamente más auténtico, ya que allí te cruzarás con los lugareños que lo utilizan a diario para moverse por la ciudad. Sin duda, es un medio de transporte que tiene mucho más encanto que el autobús, y además podrás contemplar los mismos lugares que te ofrece la opción para turistas, eso sí, no viene con una lección explicativa. En Nueva Orleans, este medio de transporte, después de haber sido sustituido en los años sesenta por líneas de autobús, fue recuperado progresivamente recuperado en los años noventa, devolviendo ese encanto del pasado a la ciudad.

1