• Conéctate
El Palacio Real de Riofrío
Publicado el 01/07/2020

CulturaEspaña

Twitter Facebook 3 compartidos

El Palacio Real de Riofrío se encuentra a unos 20 kilómetros del Palacio Real de la Granja de San Ildefonso. De estilo italiano, fue construido a instancias de Isabel de Farnesio en un coto de caza en el que gamos y ciervos son ahora los reyes de la zona.

Un proyecto sin terminar

Un proyecto sin terminar
© Pedro Salaverria/123RF

El Palacio Real de Riofrío se empezó a construir en 1752 con el doble propósito de servir de residencia a Isabel de Farnesio, la segunda esposa de Felipe V, y de alejarla de paso de la Corte de su hijastro el rey Fernando VI. Sin embargo, tras la muerte sin descendencia del monarca -último hijo del primer matrimonio de Felipe V- en 1759, Carlos III llegó al trono y su madre, Isabel de Farnesio, no tuvo necesidad de trasladarse a Riofrío.

Y así fue como el gran proyecto, que incluía fuentes, jardines e incluso un teatro con los que Isabel de Farnesio pretendía hacer sombra al Palacio Real de la Granja, quedó sin terminar y el Palacio de Riofrío se convirtió en un lugar de caza y, a lo sumo, de retiro para la corona. Aunque el diseño exterior es más bien austero, la opulencia brilla en el interior, empezando por la escalera principal.

Compuesta por dos hileras de escalones que parten del vestíbulo y ascienden en paralelo decoradas con esculturas, esta escalera es uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura barroca en España. Forma parte del ambicioso proyecto inicial concebido por el arquitecto Vigilio Rabaglio.

Los tesoros del palacio

Los tesoros del palacio
© Pedro Salaverria/123RF

El Palacio de Riofrío alberga obras de artistas de la talla de Velázquez, Rubens, Giusseppe Bonito y Toribio Alvarez y tapicerías del siglo XVIII de la Real Fábrica de Santa Bárbara, así como multitud de esculturas, muebles y armas antiguas de incalculable valor histórico.

La decoración de la mayoría las estancias se realizó durante el reinado de Isabel II, cuando su marido Francisco de Asís de Borbón se retiró a vivir en el palacio por un tiempo. Posteriormente, su hijo Alfonso XII también elegiría este lugar para pasar el duelo por la prematura muerte de su primera esposa, María de las Mercedes, durante el verano de 1878.

En el año 2015, Patrimonio Nacional cerró algunas de sus estancias durante un breve periodo para una reordenación que dotase de mayor sentido histórico al palacio, tras la que se ha convertido en un retrato más fiel de sus años de esplendor. También se modernizó el Museo de la Caza, una actividad a la que tanto Isabel de Farnesio como su hijo el infante Don Luis era muy aficionados.

El bosque del Palacio de Riofrío

El bosque del Palacio de Riofrío
© irantzuarbaizagoitia/123RF

A pesar de las maravillas que esconde en su interior, posiblemente la parte más impactante de la visita es el paisaje que rodea al Palacio de Riofrío. Ubicado en el término municipal del real Sitio de San Ildefonso, en la provincia de Segovia, este espacio ofrece unas vistas impresionantes de la Sierra de Guadarrama y del conjunto montañoso popularmente conocido entre los segovianos como la Mujer Muerta.

Este entorno tan especial es el hogar de numerosas especies. Además de los afamados ciervos y corzos, también forman parte de la fauna del lugar los zorros y los bitres negros y leonados. No será difícil avistarlos desde la carretera que conduce al palacio, paseando por las sendas del bosque o desde las zonas de recreo, acondicionadas con mesas y bancos en los que comer y/o descansar.

La tranquilidad del lugar, su interés histórico y la diversidad de fauna que se puede contemplar hacen que la visita al Palacio de Riofrío sea una escapada ideal para familias, de la que los niños volverán encantados después de haber perdido la cuenta de la cantidad de ciervos que han visto.