• Conéctate
Pintan una carretera de azul en Doha para combatir el calor
Publicado el 04/10/2019

CulturaQatar

Twitter Facebook 1 compartir

En la capital de Qatar la temperatura estival puede batir récords, llegando a sobrepasar los 50°C en algunos momentos. En esta ciudad todos los consejos para lograr refrescar el ambiente son bienvenidos. Por eso, Doha ha empezado a pintar las carreteras urbanas de color azul como parte de un proyecto piloto para combatir los efectos del calor extremo. Esta capa reflectante también permite reducir la polución y el consumo de carburante. ¡Te lo contamos todo sobre esta iniciativa!

Doha, la capital de Qatar, ha puesto en marcha una nueva iniciativa para intentar combatir las temperaturas que alcanzan los 50°C en verano pintando algunas de sus calles de azul. Según Ashghal, la autoridad qatarí a la cabeza de esta idea, el objetivo de este proyecto es que la temperatura del asfalto baje unos 15°C o 20°C. De hecho, a diferencia del betún negro, que absorbe más del 80% de los rayos solares, esta capa azul refleja el 50% de los rayos. Este proyecto desarrollado por una empresa japonesa (Japanese Oriental Company) tendrá por objetivo "ralentizar las reacciones químicas que causan la contaminación", según el periódico Qatar Tribune.

200 metros de carreteras repintadas

El azul domina el suelo a lo largo de toda la avenida Abudullah bin Jassim Street. Este asfalto, además de luchar contra el calor, permite reducir la fricción de los neumáticos y el consumo del carburante. Además, disminuye las emisiones contaminantes. Actualmente, se han repintado 200 metros de carreteras para comprobar la durabilidad de este proyecto.

Si estas carreteras azules tienen un efecto concluyente, podrían surgir otros caminos azules.

Una técnica conocida en otros lugares

Una técnica conocida en otros lugares
©123rf

Mientras que Qatar ha optado por el azul, otras ciudades como Los Ángeles eligieron una pintura blanca para algunas de sus carreteras en 2017. Este nuevo revestimiento permite reducir el calor. Este año, la ciudad estadounidense probó un "polvo de nieve" a base de dióxido de titanio, que se utiliza normalmente en medicamentos o pasta de dientes. Esta "nieve" reduce la temperatura de la superficie en 5,5°C. Sin embargo, esta iniciativa tiene un coste realmente elevado: 60 euros por metro cuadrado.