Por qué Ámsterdam es la ciudad más liberal del mundo
Publicado el 06/12/2018 3 compartidos

CulturaPaíses Bajos

Twitter Facebook 3 compartidos

Desde el primer instante en el que descubres Ámsterdam, te das cuenta de que esta ciudad tiene algo especial. Primero percibes sus intensos colores, la belleza de sus canales, la magia de sus calles y la mezcla intercultural. Y conforme la vas conociendo más y más, Ámsterdam se muestra más libre y muy distinta al resto de Europa.

  • Twitter
  • Facebook
  • ¿Conoces Ámsterdam?
    ¿Conoces Ámsterdam?

    Ámsterdam es una de las ciudades más modernas, cosmopolitas y liberales de Europa y del planeta. La ciudad mezcla culturas, paisajes, colores y modos de vida. Pero, a la vez, se mantiene pura. Ámsterdam es una ciudad con un sentido y una identidad propios, y su mentalidad está en constante desafío con el mundo. Esta provocación es la que le hace tan distinta al resto de ciudades.

    © Anastasy Yarmolovich
  • Breve historia
    Breve historia

    La capital de los Países Bajos era un pueblo de pescadores allá por el siglo XIII y se cree que fue fundada por una pareja de pescadores procedentes de la provincia norteña de Frisia y que llegaron junto a su perro, en un barquito y por casualidad, hasta las orillas del río Ámstel. En el siglo XVII, la conocida como Edad de Oro holandesa, Ámsterdam ya era una ciudad de gran influencia. Pero su poder no era militar, sino cultural. Con el tiempo, la que fue una pequeña villa pesquera en el centro de Europa se ha acabado convirtiendo en una metrópoli influyente, gracias a su tolerancia, ejemplaridad y espíritu liberal.

    © Marcello Celli
  • La homosexualidad en la capital holandesa
    La homosexualidad en la capital holandesa

    En la ciudad de las libertades todo vale desde el respeto y todo es bien visto desde la naturalidad. Ámsterdam es la capital de un país valiente que decidió ser el primero en el mundo en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Era el año 2001 cuando el propio alcalde de la ciudad oficiaba el primer matrimonio gay legal. Pero su apoyo y respeto hacia la población homosexual venía ya de mucho antes. Ámsterdam fue también una de las primeras ciudades en el mundo en reconocer a las víctimas homosexuales del Holocausto. En 1987, se inauguró el llamado Homomonument en su honor y para seguir apoyando a las lesbianas y los gais en su lucha contra la negociación, la opresión y la discriminación. También, fue la primera ciudad fuera de Norteamérica en organizar los Gays Games en 1998. Hoy, Ámsterdam sigue siendo uno de los destinos favoritos para las personas homosexuales y algunos de sus reconocimientos internacionales como el de Mejor Desfile del Orgullo Gay de Europa (2008) lo corroboran.

    © Ivo de Rooij
  • El Barrio Rojo
    El Barrio Rojo

    Además de la tolerancia hacia la homosexualidad, la prostitución es otro de los derechos que, pese a que en muchos países están prohibidos, en Ámsterdam tienen su hueco. En el año 1998, la prostitución se legalizó en Ámsterdam. Dos años más tarde, fueron reglamentados los espacios donde ejercerla. Las mujeres que trabajan en las vitrinas de la capital holandesa están dadas de alta como autónomas, pagan sus impuestos, pasan por diversos controles periódicos de salud y han declarado que ejercen la prostitución por voluntad propia. Hoy, son más de 8.000 prostitutas registradas y que ejercen legalmente en la ciudad de Ámsterdam. El Barrio Rojo es conocido con este nombre por la luz roja que emiten las cabinas donde se encuentran las prostitutas. Este lugar se ha convertido en uno de los atractivos más importantes para los turistas. Además de prostíbulos, hay numerosos espacios y comercios como sex-shops, salas de espectáculos y museos.

    © Artur Bogacki
  • Los <i>coffee shops</i>
    Los coffee shops

    Otro de las principales atracciones turísticas de la ciudad son los coffee shops. En Ámsterdam es legal consumir cannabis desde la revisión de la Ley del Opio de 1976. Desde entonces las calles de la capital se han llenado de cafés holandeses (coffee shops) que ofrecen a la carta el consumo ? limitado ? de marihuana. Se trata de un lugar muy frecuentado por turistas donde fumarse un porro o comerse un muffin de cannabis es tan normal como pedirse un café en un bar.

    © Inna Felker
1

Pero Ámsterdam no es solo un destino único por lo que muestra ser sino por lo que es. Y es una de las capitales más bonitas de Europa. También apodada como la ciudad de los canales, de las bicicletas y de los tulipanes, Ámsterdam además de libre es bella y todo viajero que ha tenido la suerte de visitarla acaba hechizado por ella. Si quieres conocer un poco más sobre esta increíble ciudad te proponemos que leas las 10 curiosidades de Ámsterdam que seguramente desconocías.