• Conéctate
Provincia de Burgos: un viaje "slow life" a través de sus carreteras
Publicado el 10/07/2019 3 compartidos

CulturaEspaña

Twitter Facebook 3 compartidos

Cuando se planea un viaje y se piensa en las distintas visitas y paradas que se van a hacer para disfrutar del destino, a veces se descuida una parte tan esencial como es el propio viaje, refiriéndonos al trayecto, al desplazamiento. Y precisamente hablar de la provincia de Burgos es referirnos también a sus carreteras, lugares de paso que han pasado también a constituir destinos en sí mismos, perfectos para bajarse del coche y tomar las mejores fotografías. Un patrimonio natural lleno de enclaves que harán del trayecto una experiencia inolvidable (y retratable) de principio a fin.

La Carretera de los Sueños, la N-623

La Carretera de los Sueños, la N-623
© Turismo de Burgos

Hay trayectos que han pasado a ser puntos imprescindibles dentro de un territorio, precisamente por las acepciones que sus vecinos les han atribuido a lo largo de la historia. Caminos y rutas especiales, como la N-623, conocida como la Carretera de los Sueños. Un recorrido lleno de sorprendentes ubicaciones, que comienza en la ciudad de Burgos y atraviesa el Páramo de Masa y que invita al viajero a disfrutar sin prisa, imbuyéndolo de un aura de paz y tranquilidad.

La joya de esta carretera es el Parque Natural de Hoces del Alto Ebro y Rudrón, que con sus cañones y desfiladeros regados por el río Ebro constituye uno de los parajes más bellos e impactantes de toda la Península Ibérica. A pesar de tener un cauce mucho menor, el rio Rudrón vierte sus finas y tranquilas aguas sobre el llamado Pozo Azul´, un estanque natural que por su poca profundidad y su exposición al sol, luce en sus aguas un impresionante tono turquesa.

El complemento etnológico a esta ruta lo aporta Arija, el municipio ideal para disfrutar de algunos de los pueblos burgaleses característicos de la zona así como de la legendaria gastronomía burgalesa. Un escenario perfecto además para la práctica de deportes acuáticos como el piragüismo o el ´kite surf´.

Para finalizar el recorrido, el Valle de Valdebezana, al norte del territorio, es una buena opción. Pegando a la vecina Cantabria, tiene en las ruinas románicas del Castillo de los Porras y la Iglesia de San Vicente de Villamezán dos de sus joyas patrimoniales.

Asimismo, Monte Hijedo, al sur del Embalse del Ebro, es un buen complemento para fotografiar zona boscosa. Es uno de los robledales más característicos de la Península Ibérica, un bosque profundo por el que perderse a lo largo de sus 2.000 hectáreas.

De la Sierra de la Demanda a la Ribera del Duero , la BU - 910

La carretera BU910 acoge la mezcla perfecta entre enclaves naturales y encantadores pueblos, aptos para el disparo del fotógrafo profesional y el aficionado. Dos desfiladeros protagonizan este camino: por un lado el del río Mataviejas, que llega hasta Castroceniza y Ura, cautivando a todo el que lo ve por su belleza.

El otro juego de alturas de la naturaleza es el desfiladero de la Yecla, uno de los paisajes que mejor representa los bosques de sabinas de nuestro país. Un recorrido que discurre en paralelo al río Arlanza, que riega quejigos, encinas y un característico bosque de riberas. El turista más afortunado quizá pueda disfrutar además de diversas especies autóctonas de la zona, como lobos, corzos, nutrias, águilas perdiceras o buitres leonados.

De camino el viajero se topará con una de las villas más conocidas de la provincia de Burgos, tanto por su historia, su patrimonio arquitectónico y su belleza. Santo Domingo de Silos, con su monasterio benedictino es una de las joyas del románico en la provincia. Una imponente presencia histórico-arquitectónica, responsable de la huella medieval en la zona.

Otra de las villas imprescindibles en el entorno de esta carretera es Caleruega, que presume de ser uno de los pueblos más bonitos de España. El Real Monasterio de Santo Domingo del siglo XIII, el Torreón de los Guzmanes del siglo X o la iglesia parroquial de San Sebastián del siglo XII son algunos de sus emblemas más característicos, que se prestan al encuadre perfecto para el fotógrafo.

El camino hacia Las Loras

El camino hacia Las Loras
© Alena Ozerova/ 123RF

Muchos de los enclaves naturales pertenecientes a estas carreteras forman parte del Geoparque de Las Loras, el primer geoparque de Castilla y León reconocido por la UNESCO, y con un valor incalculable. Una invitación para conocer las múltiples posibilidades turísticas de este lugar, que presume de contar con particularidades geológicas, naturales, patrimoniales así como diversas rutas senderistas y BTT.

Las carreteras BU 6222 y N627- Circular cruzan el entorno de este tesoro naturalístico, que reparte su territorio entre once municipios burgaleses, como Urbel del Castillo o Sargentes de Lora. En esta zona el caminante se topará también con el Museo del Petróleo. Para visitar este templo en torno al oro negro hay que llegar hasta Sargentes de Lora, en la zona de Páramos. Un templo culto a los 50 años de historia de actividad petrolífera en la zona, así como a su geología y todo lo que giró en torno a su actividad industrial con el yacimiento de Ayoluengo como centro neurálgico.

Tres recorridos, tres maneras de disfrutar la provincia de Burgos a través del asfalto como un trampolín perfecto para saltar a algunos de los puntos patrimoniales más característicos de la provincia, ¿te gustaría vivir esta experiencia?