• Conéctate
Qué ver en Madeira, la isla de las flores
Publicado el 04/03/2019

CulturaPortugal

Twitter Facebook

Esta isla portuguesa perdida más cerca de las costas de Marruecos, disfruta de un clima envidiable durante todo el año. Naturaleza salvaje, calles de ensueño, cuevas volcánicas y preciosas playas se mezclan en este archipiélago, conocido también como la isla de las flores

  • Twitter
  • Facebook
  • Funchal
    Funchal

    En la capital del archipiélago viven unas 120.000 personas de las 260.000 que llenan Madeira. En esta ciudad se concentran muchos de los atractivos de la isla. Callecitas laberínticas llenas de adoquines, puertas decoradas, pequeñas casas a lo largo de la ladera, un casco histórico maravilloso y una vida nocturna envidiable.
    Funchal se refugia al pie del mar y las verdes montañas y las ventanas de sus casas miran al agua. Lo que no debes perderte de la capital:

    - Recorrer la zona velha (vieja) y disfruta del arte urbano de la Calle Santa María

    - Visita el mercado de los lavradores, donde disfrutar de una explosión de colores y sabores

    - Pasea hasta el teleférico y la antigua fortaleza

    - Visitar la Catedral de Funchal

    - Pasear por el Monte Palace Tropical Garden

  • Porto Moniz
    Porto Moniz

    Una de las ciudades más pintorescas de Madeira y una de las más famosas, porque en ella se ubican las piscinas naturales de Porto Moniz.

    Estas piscinas de lava se llenan cada día con agua limpia del mar, formando una de las imágenes más bellas que se puedan observar en la isla. Aquí también se puede visitar playas muy bonitas, un fuerte de San Juan Bautista del siglo XVIII y algunos de los miradores más impresionantes como el Miradouro da Santa.

  • Santana
    Santana

    La segunda ciudad más grande de Madeira fue declarada Reserva de la Biosfera de la Unesco en 2011.

    Hay que visitar esta ciudad, ya que en ella se encuentran las famosas Casas de Santana, las casas tradicionales con tejado de paja en forma de V invertida y coloridas ventanas y puertas. Otra de las atracciones de esta ciudad es recorrer el sendero de Caldeirão Verde.

  • Porto Santo
    Porto Santo

    Esta es una de las joyas ocultas de Madeira, una isla vecina de once kilómetros de largo, que reúne alguno de los lugares más bonitos que ver en el archipiélago.

    Puedes empezar por las casas encaladas de Vila Baleira, continuar por sus espectaculares miradouros, hacer una ruta de senderismo como la que va al Pico do Castelo y acabar en la playa de Porto Santo o, mejor aún, en la desconocida playa Calheta.

  • Câmara de Lobos
    Câmara de Lobos

    A este pueblo pesquero llegó el primer asentamiento en el año 1430, por lo que es interesante visitar edificios históricos de aquella época como Nossa Senhora do Capilla Calhau, también conocida como la capilla de los pescadores, o el convento São Bernardino.

    Además de pasear por las calles de su barrio pesquero y admirar el colorido de las xavelhas (las embarcaciones típicas), el principal motivo para llegar hasta Câmara de Lobos es visitar el Cabo Girão, el segundo acantilado más alto del mundo y el primero de Europa. Allí se ubica un mirador desde el que se obtienen las vistas más espectaculares que ver en Madeira.

1