Publicado el 21/10/2021

#Cultura #Francia

Recorrido por los espléndidos Jardines de Étretat en Normandía

Diseñados por el paisajista Alexandre Grivko, los Jardines de Étretat se extienden sobre los acantilados de la Costa de Alabastro, florecientes de verdor junto a una de las más grandes maravillas naturales de la región francesa de Normandía, declarada Patrimonio Natural de la Unesco. Este complejo proyecto arquitectónica se compone de varios jardines dedicados a diferentes temáticas que abarcan desde la música a la expresión de las emociones, realizando incluso algún que otro guiño histórico como en el caso de Jardin des Huitres de la reina María Antonieta, mediante una emotiva combinación de elementos naturales y piezas de arte moderno. Te invitamos a perderte entre sus floridos laberintos de arbustos, plantas y árboles dotados de las más variadas y singulares formas con este imponente paisaje costero como telón de fondo.

© Shutterstock

En la costa normanda, existe un lugar donde el arte y la naturaleza se encuentran y se funden en una extraordinaria combinación de encanto y efectos especiales.


Los Jardines de Étretat son un paisaje único en el mundo, una maravilla que combina el milagro de la madre naturaleza con el ingenio y la creatividad de la mente humana. Localizados en los alrededores del pueblo de Ètretat, en la costa de Alabastro del Sena-Marítimo, florecen estos encantadores jardines sobre el mar.

Se encuentran en un lugar extraordinario, situados en la cima de las famosas Falaises d'Amont y d'Aval, los acantilados zoomórficos que se han convertido en uno de los símbolos más icónicos de Normandía , cuya innegable belleza fue plasmada por el pintor impresionista Claude Monet en su exitosa serie de cuadros titulada "Les Falaises à Étretat".


El harén de Madame Thébault

El harén de Madame Thébault

© Shutterstock

El primer árbol de los Jardines de Étretat fue plantado por Madame Thébault, una famosa actriz francesa que compró la propiedad en 1903. Thébault fue una gran amiga de Claude Monet y estuvo varias veces con él en los acantilados de Étretat admirando las espectaculares vistas que el artista reflejaría en sus lienzos


Madame Thébault se enamoró de este paisaje y quiso establecer allí su hogar, la imponente Villa Roxelana, que lleva el nombre de la persona que la llevó a la cima de su carrera, la esposa de Solimán el Magnífico, antiguo sultán del Imperio otomano.


Thébault quiso inmediatamente convertir su jardín en una obra de arte, y comenzó a darle forma comenzando con una plantación de orquídeas, que en su imaginación representaban el Harén del sultán.


Pero el verdadero milagro llegaría cien años después, gracias a la hazaña sin parangón de un visionario arquitecto paisajista ruso llamado Alexandre Grivko, que transformó la antigua Villa Roxelane en un lugar dedicado al arte contemporáneo, creando una especie de exposición artística permanente "al aire libre", abierta a los visitantes de todo el mundo.


El proyecto de Grivko

El proyecto de Grivko

© EASYVOYAGE

Los Jardines de Étretat que conocemos en la actualidad son el resultado de un increíble trabajo realizado en tan sólo dos años por un equipo conformado por más de 200 personas.


El proyecto de Grivko ha rediseñado por completo los jardines de la Villa Roxelana, transformándolos en la más auténtica y veraz representación del País de las Maravillas. Ya no es posible distinguir el límite entre un árbol y su forma: las plantas presentan formas absurdas, casi humanas, las hay de todo tipo y tamaño: altas, esbeltas, redondas, regordetas... De hecho, en ocasiones hace falta un pequeño esfuerzo de imaginación para entender que son plantas. Sin embargo, la textura arbórea formada por los Acer platanoides son--aparentemente--todo lo que queda del suelo original de la villa.


De este modo, Grivko ha creado unos jardines mágicos, sorprendentes y siempre verdes--su color permanece inalterable durante todo el año--en los que cada espacio tiene su propia alma y, sin embargo, en su conjunto, compone un diseño armonioso de esculturas, arquitectura y en ocasiones, visiones oníricas.


La diversidad de los jardines

La diversidad de los jardines

© Shutterstock

Cada jardín representa un entorno en sí mismo, con plantas imaginativas, personajes esculturales y paisajes marinos. Caminando por los senderos de los Jardins d'Èntretat, uno tiene la impresión de moverse entre la vigilia y el sueño; la brecha entre la realidad y la fantasía es mínima y la sensación de estar en un mundo encantado es constante.


El centro neurálgico de toda la estructura es el Jardín de Aval, inspirado en el cuento de Lewis Caroll "Alicia en el País de las Maravillas", donde se combinan inmensas extensiones de orquídeas con arcos, plantas de formas extrañas y personajes formados por ramas de árboles caídos.


Sin embargo, la zona más conmovedora de todo el recorrido es el Jardín de las Emociones, Le Jardin des Émotions, donde emergen unos enormes rostros grises entre los setos recortados. Estas esculturas gigantes, creadas por el artista español Samuel Sacedo, forman parte de una obra global titulada "Les Gouttes de Pluie".


Las estatuas son todas diferentes y pretenden representar los distintos estados de ánimo que expresa el rostro humano; puedes divertirte descubriendo la que más se parece a ti, o la que mejor refleja tus emociones en ese momento.


© Shutterstock

También hay un espacio dedicado a la reina más célebre de la historia de Francia: María Antonieta, que inspiró un jardín muy especial conocido como Le Jardin d'Huîtres, llamado de este modo por su semejanza con un fondo marino. Se dice que la reina era muy aficionada a las ostras de Normandía y que cada día se exportaban enormes cantidades de marisco desde los criaderos de ostras de la zona para adornar las mesas de Versalles. La Reina poseía un auténtico jardín que hacía honor a este capricho culinario en los acantilados de Normandía, y esta atracción artística única es una reproducción del pequeño reino glotón de María Antonieta, que evoca el paisaje submarino y el hábitat natural de las ostras.

Un homenaje a los impresionistas

Un homenaje a los impresionistas

© Shutterstock

Por último, la visita termina en uno de los lugares más impresionantes del Parque, Le Jardin des Impressions, donde las plantas se convierten en acantilados con vistas al Canal de la Mancha, dando a los espectadores la sensación de sumergirse en sus aguas.

Este es el punto panorámico más alto del Jardin d'Ètretat y ofrece una vista inolvidable de los blancos acantilados, acompañados de plantas y arbustos esculpidos de las más características formas para reproducir visualmente los remolinos del mar y el movimiento de las olas.

La terraza está dominada por la estatua de Claude Monet, realizada con ramas de árbol por la artista Agnieszka Gradzik. Fue en este preciso lugar donde el famoso pintor realizó algunas de sus obras más significativas; de pie junto a la escultura parece que podemos seguir su mirada mientras intenta capturar el paisaje circundante en colores pastel.


Normandía fue la gran musa de los pintores impresionistas, y aquí se pintaron los cuadros más importantes del impresionismo francés. Ètretat y sus acantilados fueron un impulso esencial para la creatividad de los artistas de la época.


Contemplando la vista desde lo alto de los acantilados, uno no puede evitar pensar que este jardín encantado también rinde homenaje al irrefrenable impulso creativo del arte.