• Conéctate
Regreso al Medievo: los 10 pueblos detenidos en el tiempo más bellos de Europa
Publicado el 04/06/2019 10 compartidos

CulturaFrancia

Twitter Facebook 10 compartidos

La primavera es una época ideal para hacer escapadas con las que ir abriendo boca de cara a las vacaciones de verano. Pero con este tiempo revuelto que nos está brindando la estación de las flores, por el momento lo mejor será reservar la playa para agosto. Hasta entonces, te proponemos diez escapadas perfectas en las que creerás haber retrocedido en el tiempo. ¡Regresamos al medievo a través de media Europa!

  • Twitter
  • Facebook
  • Rotemburgo (Alemania)
    Rotemburgo (Alemania)

    De impronunciable nombre en alemán, Rothenburg ob der Tauber es una ciudad del estado de Baviera (Alemania). El perfecto estado de conservación del casco histórico, con sus calles adoquinadas y sus coloridos caserones de piedra y entramados de madera al estilo tradicional bávaro, la convierten en el perfecto prototipo de ciudad medieval alemana, y sin duda el más bello. Destaca la iglesia gótica de Sankt Jakob (1311-1485), pues a diferencia de la mayoría de templos católicos alemanes, su coro fue construido sobre una de las calles de la ciudad formando un puente, ¡no te lo puedes perder!

  • San Gimignano (Italia)
    San Gimignano (Italia)

    En un rincón de la Toscana. En esta región italiana se encuentra San Gimignano, y perfectamente podría haber sido el escenario original de esta popular película, dado lo idílico del lugar. Tanto es así, que su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1990, gracias su perfecta arquitectura medieval y a sus famosas torres, visibles desde varios kilómetros de distancia. Esta pequeña villa amurallada se encuentra media hora en coche tanto de Siena como de Florencia, dos imprescindibles de Italia, por lo que tiene se encuentra en el enclave perfecto para ser visitada. ¡Peccato veniale si no vas!

  • Hallstatt (Austria)
    Hallstatt (Austria)

    Para algunos, es el pueblo lacustre más bonito del mundo. Y viendo lo imagen, quienes lo afirmen para nada se quedan cortos. Tienen razones de más. Hallstatt es un pueblo austríaco medieval de cuento, no sólo por sus coquetas calles cuajadas de edificios perfectamente conservados de finales de la época medieval, sin duda también por su enclave natural, entre el lago que da nombre a la villa y las montañas del distrito de Salzkammergut. Su belleza, como no podría ser de otro modo, tampoco es ajena a la Unesco, que la declaró en 1997 Patrimonio de la Humanidad.

  • Sighisoara (Rumanía)
    Sighisoara (Rumanía)

    La leyenda del Conde Drácula salpica cada una de las callejuelas de esta villa de Rumanía, como si de la sangre de sus víctimas se tratara, y es que se trata nada menos que de la ciudad natal de Vlad Tepes, el héroe que inspiró a Bram Stoker para su famoso personaje. Se ubica a orillas del río Tarnava, en la región histórica de Transilvania, en los montes Cárpatos, y a pesar de lo sórdido y siniestro de esta historia, sus calles son de lo más vivaces. Un entramado sinfín de casonas medievales de colores que se agolpan en el casco histórico declarado desde 1999 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

  • Dinant (Bélgica)
    Dinant (Bélgica)

    No hay más que contemplar la imagen, Dinant es un pueblo con mucho encanto y su río lo reflecta multiplicando su belleza. Está constituido en un enclave privilegiado a la orilla derecha del Mosa, a 90 kilómetros al sur de Bruselas y a 16 al norte de Givet (Francia). El valle del Mosa, sus numerosos monumentos, la abadía de Notre-Dame de Leffe aún habitada por premonstratenses, la torre y las vecinas cuevas de Mont-Fat, convierten a esta ciudad en uno de los principales focos turísticos de la región. Esta pintoresca villa es una de las más bellas de Bélgica, y sin duda alguna merece mucho la pena que la incluyas en tu viaje al país de los gofres y el chocolate.

1