Publicado el 04/11/2021

#Restaurante #Tailandia

Saborea Tailandia a través de estos 5 deliciosos platos tradicionales

Que la gastronomía tailandesa es una de las más reputadas del continente asiático no es ningún secreto. Y es que más allá de sus fabulosos templos, exuberantes paisajes y playas de ensueño, la comida se revela como uno de los grandes atractivos del país de la sonrisas, gracias a una tradición culinaria que se caracteriza por su enorme variedad de recetas, así como por el perfecto equilibrio de sabores ácidos, salados, dulces y picantes presentes en la gran mayoría de sus platos. He aquí algunas de sus especialidades más famosas del antiguo reino del Siam, que sin duda harán las delicias de todos los amantes de la buena mesa, deseosos por descubrir los sabores más auténticos de este precioso país.

Phad thai

Phad thai

© Shutterstock

Viajar a Tailandia y no probar un phad thai es como venir a España y olvidarse de degustar una buena paella o un bocadillo de jamón. Y es que es tal es la popularidad de este plato entre los tailandeses, que está considerado como el plato nacional y principal embajador culinario de la gastronomía thai en el extranjero. Pero como sucede con cualquier preparación tradicional, no es lo mismo probarlo en el restaurante de la esquina que en su lugar de origen. Sabroso, equilibrado, copioso sin resultar demasiado pesado y muy económico, el phad thai en tallarines de arroz salteados en un wok con pollo, gambas o tofu; brotes de soja, pimientos y/o guindillas no muy picantes, pasta de tamarindo, y salsas de pescado y soja, a los que se les agrega zumo de lima, cilantro y cacahuetes troceados por encima. Podrás encontrar este delicioso platillo por todas partes y a cualquier hora del día o de la noche, por lo que se antoja como una excelente y sencilla opción para calmar el apetito por unos 40 bahts aproximadamente (1,04 euros).

Som tam

Som tam

© Shutterstock

Típica de la región de Isan, en el nordeste de Tailandia, el som tam es uno de los platos más típicos del país asiático que a menudo es servido como acompañamiento de platos cárnicos, como el kai yang (brochetas de carne a la brasa o a la barbacoa). Este consiste en una ensalada picante elaborada a base de papaya verde, guindilla, ajo y tomate, aliñada con salsa de pescado pla raa y jugo de lima. En ocasiones esta también puede llevar brotes de soja, habas y zanahoria picada. Se trata de una alternativa muy saludable y barata que aportará un toque de frescor a tus cenas y almuerzos.   

Tom yum kung

Tom yum kung

© Shutterstock

El tom yum kung es probablemente la más famosa de todas las sopas de Tailandia. Se trata de un plato bastante reconfortante y de sabor intenso en el que se combinan varios sabores y abundan las hierbas aromáticas. El caldo es elaborado a base de guindillas molidas, caldo de pescado, tamarindo, zumo de lima, chalotas,  hierba limón, hojas kaffir y galangal, al que tradicionalmente se le agregan gambas y otros mariscos. No obstante, también existen otras variaciones de este plato en la que se emplea carne de pollo y pescado, e incluso una versión menos popular en la que se incorpora leche de coco a la sopa.  Si te gusta el picante y los productos frescos del mar, no quedarás decepcionado. 

Kai med ma muang

Kai med ma muang

© Shutterstock

El Kai Med Ma Muang es un popular plato tradicional elaborado con trozos de carne de pollo salteados en un wok con anacardos fritos, castañas de agua y otras verduras, que posteriormente son aderezadas con una mezcla de salsa de soja, salsa de ostras y azúcar con la que se caramelizan sus ingredientes. Se trata de un plato de origen chino que los tailandeses han sabido acertadamente reinterpretar a su manera, y que resulta ciertamente delicioso. 

Khao niao ma muang

Khao niao ma muang

© Shutterstock

Terminamos nuestra lista con el dulce estrella de las cartas de postres en Tailandia: el khao niao mamuang. Este podría definirse como la versión thai del clásico arroz con leche y consiste en una combinación de arroz glutinoso, azúcar de palma y pedazos de mango bañados en leche de coco. Este postre es tradicionalmente consumido durante los meses de verano, cuando los mangos se encuentran en su mejor punto. La mezcla de texturas y de sabores lo convierte en una excelente alternativa para poner el broche perfecto a cualquier comida.