• Conéctate
Semana Santa de Valladolid: la más solemne de España
Publicado el 11/04/2019

CulturaEspaña

Twitter Facebook

Devoción, recogimiento y silencio son las señas de identidad de la Semana Santa de Valladolid, junto con la delicadeza de su imaginería, la más importante de España. Es una de las festividades más vistosas y emotivas, pues devoción, arte, colorido y música confluyen para conmemorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Si a esto le sumas la exquisita gastronomía de la ciudad, y los tradicionales postres que se elaboran en estas fechas, encontramos en la ciudad castellano y leonesa el pack perfecto para pasar una Semana Santa perfecta. Las palmas y las carracas ya están listas, los tambores ya empiezan a resonar y las calles huelen a incienso... ¡Valladolid te espera!

  • Twitter
  • Facebook
  • Fiesta de Interés Turístico Internacional
    Fiesta de Interés Turístico Internacional

    EnValladolid se toman la Semana Santa muy en serio, no obstante, es el principal acontecimiento cultural, religiosos y de atracción turística de la ciudad, Está declarada desde 1981 como Fiesta de Interés Turístico Internacional ?una de las primeras de toda España en lograrlo-, y desde 2015 aspira a ser reconocida como patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO. Pero, por supuesto, sus orígenes son mucho más añejos. Se remontan a los siglos XV y XVI, en los que se registran las fechas fundacionales de las cofradías más vetustas de la ciudad, y alcanzó su periodo de mayor esplendor durante el siglo XVIII. Sin embargo, la Semana Santa tal y como la conocemos hoy, es un legado fruto de una iniciativa del Arzobispo Gandásegui, que en 1923 promovió la recuperación de los desfiles procesionales con la participación de las cofradías penitenciales históricas, y asimismo impulsó la creación de nuevas cofradías a partir de las asociaciones religiosas seglares. Hoy en día son más de 25.000 los cofrades repartidos entre las 21 cofradías, pero por motivos de seguridad y organización, no todos desfilan cada año. También llamados penitentes, nazarenos o capuchones, son la escolta de las imágenes, y van ataviados con una indumentaria muy particular, el denominado capuchón o capirote, que es el característico e inconfundible gorro cónico, que va cubierto de un velo que les llega hasta el pecho, para preservar la identidad del penitente.

  • Domingo de Ramos
    Domingo de Ramos

    Es el pistoletazo de salida oficial de la Semana Santa -y decimos oficial porque desde un mes antes, siempre se realizan algunas procesiones para ir haciendo boca-. Uno de los días grandes, más alegres, y favoritos de los niños: la procesión de La Borriquilla. A excepción del resto de pasos, que suelen estar tallados en madera policromada, éste está hecho de cartón-piedra, manteniendo la tradición de antaño. De buena mañana las calles de Valladolid se llenan de familias, padres y madres que cogen a sus hijos-carraca en mano- a hombros para que no pierdan ni un ápice de la entrada y bienvenida de Jesús en Jerusalén, entre palmas y aplausos.

  • Martes Santo
    Martes Santo

    Es otro día clave que no te puedes perder, pues en él se celebra uno de los momentos más emocionantes: El Encuentro. La talla de la Virgen de las Angustias, a hombros de los penitentes, alcanza al Cristo camino del Calvario, ante la presencia de cientos de locales y turistas que se aglutinan en la hermosa Plaza de Santa Cruz.

  • La mejor imaginería de España
    La mejor imaginería de España

    Seas o no creyente, la Semana Santa de Valladolid no te va a dejar indiferente. Y no decimos esto con el ánimo de hacer un pareado, es la verdad. Más allá de una tradición cristiana, se ha convertido en una manifestación cultural que traspasa los límites de lo estrictamente religioso, y que incluso consigue conmover a quienes sólo aprecian el valor estético. Ya lo decía Miguel Delibes, En la Semana Santa castellana, no tienen sitio la algarabía y la estridencia; y el espectáculo, el arte y el adorno ocupan en ella un lugar secundario. Lo importante de la Semana Santa vallisoletana es el silencio; un silencio espeso, sombrío y doliente que encubre y arropa una honda emoción popular. El ambiente es lo más digno de admirarse de nuestra Semana Santa. Todo se desliza en una penumbra que amansa los nervios, mientras que por encima de las cabezas sopla una racha de trágica paz. Es silencio, recogimiento, conciencia íntima y dolorosa del Gran Sacrificio. Pero ya no es sólo la sobriedad y la solemnidad de sus procesiones, es la exquisita calidad de su imaginería la que marca definitivamente la diferencia. Gregorio Fernández, Pompeyo Leoni o Juan de Juni, son algunos de los grandes escultores. A lo largo de todo al año, las imágenes están repartidas entre las iglesias de toda la ciudad y el Museo Nacional de Escultura (antes Museo Nacional Colegio de San Gregorio), que posee la colección escultórica española más importante de la península, y una de las más destacadas de Europa.

  • Jueves Santo
    Jueves Santo

    Es una de las jornadas más concurridas, pues se llegan a celebrar hasta diez procesiones, algunas de las cuales concurren en el centro al mismo tiempo. A excepción de una que sale por la mañana, todas se suceden a última hora de la tarde, y se prolongan hasta bien entrada la noche con una austeridad imperiosa.

1