• Conéctate
Snowholing: la nueva tendencia en los viajes de aventura
Publicado el 25/11/2017

NaturalezaReino Unido

Twitter Facebook

Utilizado originalmente como una técnica de supervivencia en temperaturas frías, el snowholing se ha ganado un lugar en el mundo del turismo de aventura. Los agujeros habitables en la nieve ayudan a preservar la temperatura, al igual que hacen los iglúes. Esta actividad aventurera ofrece una nueva forma de viajar y al mismo tiempo comprender la naturaleza.

Escocia es un buen lugar para hacer tu propia guarida de hielo

Escocia es un buen lugar para hacer tu propia guarida de hielo
©John Holmes/123RF

Para construir un agujero en la nieve, es necesario pasar unas tres horas usando sierras, palas y hachas. El guía te ayudará a hacer un agujero bien estructurado, con fuertes arcos, puertas e incluso hoyos para velas. La nieve aislará de este modo tu nuevo hogar, ¡manteniéndolo en unos acogedores cero grados!

Entonces, ¿por qué alguien haría esto por diversión? Despertar en la pacífica escena de una montaña glacial o ver la luz del amanecer brillando sobre la nieve crujiente, es una experiencia que no olvidarás. No hay nada como ser empequeñecido por una montaña colosal y, por otra parte, el trabajo en equipo, la resistencia y la fuerza de voluntad son algunos de los aspectos necesarios para embarcarse en esta aventura que dejará la sensación de haber conseguido un fantástico logro.

Aunque es posible hacer snowholing en los países nórdicos, el lugar más común para experimentarlo está en las Tierras Altas de Escocia. La mejor es la montaña de Cairngorms, Ben Macdui, la segunda más alta en Reino Unido.

Camina por espectaculares paisajes de montaña, por caminos forestales, cerca de ríos, lagos, lugares de vida silvestre y pueblos acogedores. No hay posibilidad de aburrirse para el aventurero, porque en estos lugares de montaña las condiciones son ideales además para practicar deportes como la escalada, el esquí, el ciclismo de montaña, el senderismo en pony, y las carreras de perros.

Es importante ir con un guía calificado, porque el snowholing puede ser una actividad peligrosa, además es necesario estar en buena forma, porque a veces la actividad puede ser agotadora. La aptitud física y la resistencia son esenciales para pasar tres o más días en lugares a bajas temperaturas.

Al final de tu aventura, habrás estado rodeado de un paraje excepcional, habrás disfrutado de paisajes espectaculares, experimentado la emoción de ser autosuficiente y, por supuesto, tendrás algunas historias para contar.