Turquía: un castillo de 3000 años de antigüedad ha sido descubierto en el fondo del lago Van
Publicado el 05/12/2017

CulturaTurquía

Twitter Facebook

Una fortaleza erigida hace miles de años ha sido descubierta por los investigadores en el fondo del lago de Van, en Turquía. Este tesoro arquitectónico y cultural estaba engullido por las aguas crecientes

Una fortaleza hundida en el lago de Van

Una fortaleza hundida en el lago de Van
© canyalcin/123RF

Estamos lejos de haber encontrado todos los secretos que esconde nuestro planeta. La Tierra está lleno de lugares inexplorados y aguarda sorpresas. Tal es el caso del viejo castillo de 3000 años, descubierto por los arqueólogos en el fondo del lago de Van. Se trata del lago más grande de Turquía, portador de miles de años de historia. Se encuentra en el extremo este del país. Es un lago salino de origen volcánico, sin salida para sus aguas, que recibe su caudal de numerosos ríos y arroyos que descienden de las montañas.

La fortaleza está a más de diez metros de profundidad y se extiende casi un kilómetro cuadrado. Sus muros, de alrededor de cuatro metros de altura, se mantienen en buen estado gracias a las aguas alcalinas del lago. Según los investigadores, el lugar sería un vestigio de la civilización Uratu, que data del IX siglo a. C. y habría desaparecido en condiciones desconocidas, dejando el lugar para los armenios.

Tahsin Ceylan, el jefe de buceo de la misión, indicó que numerosas civilizaciones se instalaron alrededor del lago de Van en el curso de la historia, así como que los habitantes de la región siempre han creído que el lago esconde historias misteriosas, por lo que el equipo está trabajando para revelar los secretos. Testigo de innumerables historias, el lago de Van aún esconde misterios. Las nuevas excavaciones deberían decirnos más sobre este tesoro enterrado.

Este lago tiene leyendas, por ejemplo la del monstruo del Lago Van. Los cronistas armenios Moisés de Corene y Anania Shirakatsi escribieron sobre dragones llamados vishaps que vivían en el lago de Van. Según cuenta la leyenda, el dios Vahagn, el vishapakagh, se sumergía en el Lago de Van para arrastrar cualquier vishap que hubiese crecido lo suficientemente grande como para devorar el mundo.