• Conéctate
Un fin de semana en Estrasburgo
Publicado el 30/04/2017

CulturaFrancia

Twitter Facebook 10 compartidos

Esta ciudad es una joya de Europa, que en 1988 fue declarada como Patrimonio de la Unesco y que se puede recorrer fácilmente y a pie en un solo fin de semana.

  • Twitter
  • Facebook
  • El silencioso y medieval barrio La Pequeña Francia
    El silencioso y medieval barrio La Pequeña Francia

    Para los amantes de la arquitectura, el Barrio Imperial es un imperdible, pues combina los estilos neo renacentista, neoclásico y neobarroco, representados principalmente en El jardín circular, el Palacio del Rin y el Palacio Universitario.

  • Decoraciones del Mercado de Navidad
    Decoraciones del Mercado de Navidad

    Durante el mercado de Navidad de Estrasburgo, el más antiguo de Europa, pues sus orígenes se pueden rastrear al año 1570, se instala un árbol de 30 metros de alto en la plaza principal de la ciudad.

  • Los puentes unen la parte moderna con la antigua
    Los puentes unen la parte moderna con la antigua

    Para descansar del recorrido se pueden hacer pausas al borde del río, pues por su variada vegetación se pueden encontrar algunos árboles que regalan una cálida sombra.

  • Para reflexionar y admirar
    Para reflexionar y admirar

    Esta gótica catedral es una de las más altas del mundo y cuenta con una terrasa desde la que se puede ver panorámicamente la ciudad

  • La arquitectura evidencia la incluencia alemana
    La arquitectura evidencia la incluencia alemana

    Quienes visitan esta ciudad porque es un referente de la política europea, no pueden dejar de conocer la parte más contemporánea de la ciudad, donde se encuentra el Parlamento Europeo y el Palacio de los Derechos humanos, con modernos edificios.

1

Esta ciudad se ubica en la región de Alsacia, a 488 kilómetros de París y limita con Alemania por lo que se puede acceder a ella desde Francia o Alemania fácilmente. Si es posible que aterrices en la tarde, te darás cuenta de que es el momento ideal para comenzar la visita a la ciudad, a partir de la gigantesca Catedral Notre-Dame, pues cuando el sol empieza a caer, se pueden apreciar mejor las figuras que la decoran y los tonos de la piedra rosada con la que fue construida.

El recorrido de la ciudad se puede hacer a pie por los lugares más destacados de la ciudad; entre ellos: la Plaza del Mercado Gayot, donde se pueden encontrar terrazas para tomar bebidas frescas si se trata de la temporada de verano.

El barrio la Pequeña Francia es el lugar más encatador de la ciudad, en el que se puede descansar por su ambiente silencioso: lleno de casas medievales y puentes y canales adornados con flores y enredaderas.

Al estar allí se debe subir al punto más alto de los Puentes cubiertos, desde los que se puede ver que cómo el río Ill se divide en cinco partes, que conforman superficies particulares y bellas caídas de agua.

Otra de las atracciones más destacadas de Estrasburgo es el Mercado de Navidad, que se despliega a lo largo y ancho de toda la ciudad. Se lleva a cabo desde el último sábado de noviembre y se extiende hasta el 31 de diciembre. Allí se pueden saborear algunos de los productos típicos de la región, bien sea salados o dulces. Sin embargo, se destacan los bizcochos azucarados, resultan un gran aliado en épocas de frío, más aún si se acompañan con un vino caliente. Se dice que en esta época, Estrasburgo llega a convertirse en la ciudad más iluminada de Europa,