• Conéctate
Una escapada gastronómica a Nikko con seis paradas obligatorias
Publicado el 27/08/2019 , Modificado el 28/08/2019

CulturaJapón

Twitter Facebook 4 compartidos

La localidad japonesa de Nikko os invita a recorrer sus calles para probar los postres con los sabores más característicos de la zona para enriquecer vuestra visita a Japón. A tan solo un par de horas de Tokio, se encuentra Nikko, una ciudad ubicada en la montaña y uno de los referentes arquitectónicos y naturales del país. La oficina de turismo de este lugar considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1999, nos propone un viaje a través de lo mejor de su gastronomía.

Nikko y su cocina inmejorable

Nikko y su cocina inmejorable
© turismonikko

Nikko Coffee, en la calle Goyotei y próxima a los monumentos más importantes de la ciudad, es una cafetería construida en madera y que mantiene el estilo tradicional japonés. Allí se ofrecen los populares kaki koori, unos helados artesanales con agua de Nikko. Para los aficionados al kari koori, existe también el Café &Bar Tora, donde se hacen con una textura esponjosa y que impide resistirse a comerse al menos uno. Este bonito local se encuentra al lado de una casa de huéspedes tradicional.

Por otro lado, Kamaya café du Reverbere está ubicado estratégicamente entre las estaciones de Tobu Nikko y Nikkoun. Este bar levantado en ladrillo está reconocido como uno de los rincones con más importancia de los alrededores. Destaca por sus cuencos de carne asada con yuba enrollado al estilo tradicional japonés y huevo escalfado. Para los más dulces, es aconsejable degustar sus helados de fresa. Tres postres para chuparse los dedos en Nikko El mejor bizcocho con helado de sabores lo tiene Nikko Nasu no Rusk Yasan. Además, lo aderezan con chocolate y chocolatinas de la forma de los famosos monos del Santuario Nikko Toshogu. Por su parte, Nikko Pudding Tei tiene fama internacional por su pudin con crema de helado de leche. El arte de esta receta se debe en parte a la procediencia de la leche de las granjas de Oozasa Nikko Kirifurikogen y los huevos de Nasu Goyo. Por último y para los turistas que quieran probar los mejores dorayaki mientras dan un paseo por el casco histórico de la ciudad, Nihonkashi Kumo IZU abre sus puertas y ayuda a reponer las fuerzas para ponerse de nuevo en marcha.