• Conéctate
¡Únete al Slow Travel!
Publicado el 24/09/2019

CulturaItalia

Twitter Facebook 1 compartir

Cuando viajamos, igual que en nuestro día a día, muchas veces llevamos un ritmo frenético y el fácil acceso a todo tipo de información hace que no nos paremos a disfrutar de todo lo que vemos y que no apreciemos la cultura de nuestro destino. Por ello, actualmente se está promoviendo la forma de viajar slow travel para viajar despacio y disfrutar al máximo del lugar al que viajamos y de nosotros mismos. ¡Di adiós al estrés y a las prisas y únete al slow travel!

¿Qué es el slow travel?

¿Qué es el <em>slow travel</em>?
©123rf

Cuando visitamos sitios nuevos siempre queremos exprimir al máximo nuestro tiempo y recorrer prácticamente todos los monumentos y lugares emblemáticos del destino en el menor tiempo posible. Esto hace que, entre otras muchas sensaciones, volvamos al alojamiento muertos de cansancio, que durante el día nos duelan los pies, que nos estresemos por perder un autobús o tren o que apenas tengamos tiempo para comer. Todas estas sensaciones nos hacen plantearnos: ¿es esto realmente viajar?

Deberíamos viajar de una manera en la que podamos descubrir a fondo la cultura de la ciudad y del país, hablar con gente local y descubrir sus estilos de vida, perdernos por las calles y descubrir rincones únicos y menos visitados en lugar de las infinitas listas que lugares de visitar. Al fin y al cabo, al viajar deberíamos encontrar el equilibrio entre desconectar, descansar y descubrir, y esto es lo que propone el slow travel.

¿Quieres unirte al slow travel?

  • Elige tu destino en función de los días que tengas disponibles: si dispones de muchos días de vacaciones visita una ciudad grande, pero si solo puedes viajar durante un fin de semana es mejor que visites un sitio más pequeño para evitar ir corriendo a todas partes.
  • Busca alojamientos en los que el trato sea cercano. Conviene olvidarse de grandes cadenas hoteleras y hospedarse en casas rurales o apartamentos de alquiler para tratar con gente local e integrarnos mejor en las ciudades que visitamos.
  • Evita las cadenas de comida rápida: prueba todos los productos locales y saborea sus platos más típicos.
  • Camina siempre que puedas en lugar de usar otro tipo de transporte ya que te permitirá recorrer lugares diferentes.
  • Olvídate de los viajes organizados y de los itinerarios marcados y crea tu propia ruta.
  • Pasea por las calles sin mapa y si te pierdes pregunta y habla con gente local, ¡seguro que ellos te darán mucha información y los mejores consejos!
  • Disfruta y exprime cada momento.