• Conéctate
Descubre el rico patrimonio natural de Burgos este verano
Publicado el 21/06/2018

NaturalezaEspaña

Twitter Facebook 3 compartidos

Salpicada de valles, llanuras y montañas, la provincia de Burgos acoge dentro de sus fronteras una enorme variedad geográfica que la dota de una riqueza paisajística única. Desde bosques de ribera atravesados por ríos y arroyos, a imponentes cañones y barrancos modelados por la acción del agua sobre la roca caliza, saltos de agua, pastizales, y campos de cultivo que cambian de color en función del paso de las estaciones. Pero además, la región atesora nada menos que ocho espacios protegidos: cuatro parques naturales (Lagunas Glaciares de Neila, el Cañón de Río Lobos, las Hoces del Alto Ebro y Rudrón y los Montes Obarenes - San Zadornil), un geoparque (Las Loras), dos monumentos naturales (Ojo Guareña y Monte Santiago) y el Espacio Natural La Yecla y los Sabinares del Arlanza. Un increíble patrimonio natural perfectamente accesible durante los meses de verano, que os invitamos a descubrir de la mano de la Oficina Regional de Turismo de Burgos.

Geoparque de Las Loras

Geoparque de Las Loras
© Cedida por Burgos Turismo

Situado al noroeste de la provincia de Burgos, Las Loras es el primer Geoparque de Castilla y León reconocido por la UNESCO, un territorio ? habitado desde hace millones de años- en el que suceden páramos calizos y cañones fluviales. Además, la fuerza moldeadora del agua ha creado algunos relieves curiosos sobre la roca caliza. Este espacio natural y de gran interés geológico cuenta con multitud de posibilidades turísticas que permiten conocer por libre sus particularidades geológicas, naturales y patrimoniales, entre ellas, diversas rutas senderistas y en BTT.

Parque natural de las Lagunas Glaciares de Neila

Las lagunas de Neila son uno de los parajes más bellos de toda la provincia. Es este espacio natural, se suceden los bosques de pinos y hayas, las praderas y un conjunto de lagunas glaciares formadas hace millones de años que le dan nombre al parque. Antes de visitar el espacio natural, conviene acercarse a la villa de Neila. En esta localidad de gran tradición ganadera, se encuentra la Casa del Parque, un espacio expositivo que permite descubrir los principales valores del territorio y las rutas senderistas que lo recorren. A su interés didáctico se suma el valor patrimonial del edificio: la antigua iglesia románica de San Miguel.

Cañón del Río Lobos

El río Lobos a su paso por la provincia de Burgos ha horadado un cañón de grandes dimensiones. Sus paredes son aprovechadas por las aves rupícolas para instalar sus nidos; en las partes altas, predomina la paramera con especies como la sabina que soportan los envistes del viento; las zonas más bajas, están pobladas por vegetación de ribera y pinos de cuyos troncos, los antiguos resineros extraían la resina. Las rutas que recorren este paraje muestran los paisajes, los diferentes ecosistemas y las huellas de los antiguos oficios, como un chozo de resineros reconstruido que permite conocer los entresijos de esta actividad.

Hoces del Alto Ebro Y Rudrón

El agua de los ríos Ebro y Rudrón ha ido creando grandes cortados, además de enclaves como el manantial de la Fuente de Orbaneja o la surgencia de cárstica de Pozo Azul. La belleza de los paisajes viene acompañada de una gran diversidad vegetal donde conviven especies atlánticas y mediterráneas. Entre la fauna que habita el territorio destaca la presencia de rapaces como el águila real, el buitre leonado o el búho real y mamíferos como el tejón, la nutria o el desmán de los Pirineos.

Montes Obarenes ? San Zadornil

La antigua vaquería del monasterio de San Salvador de Oña acoge la Casa del Parque Montes Obarenes - San Zadornil. En su interior, se muestran los valores del territorio a través de varios recursos didácticos. Además, es posible informarse acerca de los senderos que discurren por Las Merindades mostrando los rincones más llamativos de la zona.

Ojo Guareña y Monte Santiago

Con 100 kilómetros bajo tierra, el complejo cárstico de Ojo Guareña es uno de los más grandes del mundo. En su interior, se han encontrado santuarios prehistóricos y especies de flora y fauna cavernícola. Un buen destino para los amantes de la espeleología. Entre los lugares imperdibles, destacan la ermita de San Bernabé, la cueva del Ayuntamiento, varios miradores y el descenso al Ojo del Guareña.

Espacio Natural La Yecla y los Sabinares de Arlanza

A lo largo de millones de años, el arroyo El Cauce ha formado una estrecha garganta de enormes paredes calizas que hoy están habitadas por buitres leonados. Los visitantes pueden descubrir la singularidad de este desfiladero gracias a unas pasarelas instaladas en el paraje natural. También en esta zona se localiza uno de los sabinares mejor conservados de Europa con ejemplares que superan los dos mil años. Además de naturaleza, en las cercanías se puede visitar localidades como Santo Domingo de Silos o Covarrubias y los restos del monasterio de Arlanza.