• Conéctate
Ven a observar las ballenas jorobadas a Samaná en República Dominicana
Publicado el 02/03/2019

NaturalezaRepública Dominicana

Twitter Facebook

Entre los meses de enero y marzo miles las ballenas jorobadas se reúnen en la bahía de Samaná ofreciendo un vistoso espectáculo entre las cálidas aguas del Caribe que ha terminado por convertirse en uno de los principales reclamos turísticos de la República Dominicana.

¡Un motivo de peso para viajar a la República Dominicana!

¡Un motivo de peso para viajar a la República Dominicana!
© Cedida por Turismo de República Dominicana

Cada año por estas fechas, miles de ballenas jorobadas o yubartas se dan cita en las aguas tropicales de la de la bahía de Samaná, al norte de la República Dominicana, para aparearse o tener a sus crías. Esta es la ocasión perfecta para poder avistar a estas impresionantes criaturas en su hábitat natural y disfrutar de este fenómeno convertido en uno de los reclamos turísticos más apetecibles de la región.

Antes de llegar a la bahía, las ballenas realizan un viaje de miles de kilómetros desde los mares de Islandia, Groenlandia y América del Norte. A pesar de sus enormes dimensiones y las cerca de 40 toneladas de peso de algunos ejemplares, las yubartas se mueven entre las aguas del Caribe con una agilidad increíble, realizando todo tipo de saltos contra las olas, sobre las que se desploman para llamar la atención de las hembras. Además, los machos emiten kilómetros a la redonda bajo el agua.

Entre 11 y 12 meses después de aparearse, las ballenas regresan a este mismo lugar para dar a luz a sus crías. Los ballenatos, que pesan una tonelada al nacer, brindan a los visitantes la imagen más tierna mientras nadan y juegan con sus progenitores. Las crías de ballena jorobada ingieren cada día unos 200 litros de leche materna y ganan alrededor de 45 kilos. Resulta esencial que se fortalezcan lo más rápido para tener la condición física necesaria para poder afrontar la larga travesía hacia las aguas más frías del hemisferio norte.

Reconocido desde el año 1986 como Santuario de los Mamíferos Marinos, Banco de la Plata y la Navidad es un espacio consagrado por el Gobierno dominicano a la protección de estos animales, considerado además entre los mejores lugares del mundo para la observación de la especie de las ballenas jorobadas.

Tanto para las familias que visitan República Dominicana como para los viajeros amantes de la naturaleza, las ballenas jorobadas de Samaná son un atractivo imperdible. Reservar una salida a alta mar para avistar a las ballenas es sencillo. Muchas empresas ofrecen excursiones en barco, incluso recogiendo a los clientes en los hoteles donde se alojan.

Toda la península de Samaná está rodeada por el Santuario de los Mamíferos Marinos y en su costa sur se ubica el Observatorio Terrestre de las Ballenas. Este mirador, localizado en Punta Balandra, fue inaugurado por el Ministerio de Medio Ambiente de República Dominicana en 2011 y permite a los visitantes atisbar desde tierra a las ballenas que migran hacia el área protegida del Santuario.

"La visita al Santuario de las Ballenas Jorobadas de Samaná es una experiencia muy especial, que nunca defrauda a los viajeros, conscientes de que asisten a un espectáculo único de la naturaleza", comenta Karyna Font-Bernard, directora de la Oficina de Turismo de República Dominicana en España y Portugal.