• Conéctate
Viajar a Bosnia-Herzegovina: descubriendo Sarajevo. Parte 2
Publicado el 21/08/2017

CulturaBosnia Herzegovina

Twitter Facebook 5 compartidos

Sarajevo es mucho más que museos y edificios históricos, pues la capital de Bosnia-Herzegovina también hace gala de una sabrosa gastronomía y vistosa artesanía. Al caer la noche, lejos de apagarse la ciudad continúa rebosando vida, presentando un festivo ambiente nocturno animado por la música y la juventud que invade las calles.

  • Twitter
  • Facebook
  • Una de las calles más destacadas del barrio turco
    Una de las calles más destacadas del barrio turco

    El barrio de Bascarsija es famoso por sus puestos, en los cuales uno puede encontrar un poco de todo. Sin duda, esta es la parte de la ciudad más animada tanto de día como de noche, llena de bares y locales donde el viajero podrá reposarse fumando una tradicional narguile (shisa).

  • Algunos suvenires típicos
    Algunos suvenires típicos

    La artesanía local es realmente original gracias al uso del estiló otomano para la confección de diferentes productos y a la maestría de sus creadores.

  • El café, la bebida nacional de Bosnia-Herzegovina
    El café, la bebida nacional de Bosnia-Herzegovina

    Como sucede en otros países musulmanes, el café tiene un papel protagonista en el día a día de la población del país balcánico. Esta bebida, introducida por los otomanos, fue adoptada por la población local alcanzando una enorme popularidad. Y es que su importancia y calidad alcanza tales cotas, con son muchas las personas que afirman que el café de Sarajevo está todavía más bueno que el que consumen en Turquía.

  • Los Baklava
    Los Baklava

    Este popular dulce de influencias otomanas hará las delicias de los más golosos. Pequeños pero sumamente contundentes, estos pastelitos están elaborados a base de miel, frutos secos y pasta o masa filo.

  • El valle de Sarajevo: un escenario natural de cuento de hadas
    El valle de Sarajevo: un escenario natural de cuento de hadas

    La ciudad de Sarajevo se encuentra rodeada por frondosas colinas y cinco grandes picos montañosos entre los que se impone Treskavica, con sus 2.088 metros de altitud; seguida de cerca por Bjelasnica, con 2.067 metros de altura; Jahorina, con 1.913 metros; Trebevic, con 1.627 metros e Igman, con 1.502 metros de altitud. Estos cuatro últimos picos son conocidos popularmente como los montes Olímpicos de Sarajevo.

1

LOS MERCADOS: UNA VISITA MÁS QUE OBLIGATORIA

Si prefieres hacerte con un suvenir mucho más auténtico y original que los que se exponen en las calles Strosmajerova, Marsala Tita y Ferhadija, sin duda merece la pena dejarse caer por el mercado de las pulgas de Bascarsija, histórico barrio de clara influencia turca ubicado en la zona Este de Sarajevo. Con un poco de paciencia, rebuscando en los diferentes puestos del mercadillo podréis encontrar objetos realmente interesantes que sirvan como recuerdo de vuestro viaje a la capital bosnia.

Las calles laterales que rodean el barrio turco también ofrecen todo tipo de productos de un gran interés, siendo especialmente destacable la gran cantidad de objetos como tazas, platos y recientes elaborados de forma artesanal, así como las pintorescas linternas tradicionales elaboradas a base de cobre o latón, rigurosamente elaboradas a mano.

Estos objetos de un claro y típico estilo oriental, atestigua la fuerte influencia turca que todavía conserva Bosnia-Herzegovina de los tiempos de la dominación otomana, son una de las principales fuentes de ingresos de la ciudad.

COMER Y BEBER EN SARAJEVO

En cualquier lugar en el mundo, la gastronomía ocupa un lugar muy importante en el corazón de la gente. Y claro está, cada país, región e incluso ciudad, cuenta con sus propias tradiciones culinarias.

Sarajevo no es ninguna excepción. Fruto del fuerte mestizaje cultural heredado de los diferentes pueblos y etnias que han configurado la identidad del país, la cocina tradicional de esta ciudad propone un mix explosivo de platos tradicionalmente ligados a la gastronomía balcánica, árabe y europea.

Original y especialmente sabrosa, las especialidades locales van de las tradicionales pitas a la sopa de judías con salchichas, pasando por los dulces elaborados con pasta filo y frutos secos (como los famosos baklava) e incluso los crepes. No os sorprendáis si en el menú de los restaurants encontráis platos que probablemente ya hayáis probado si habéis viajado a Grecia o Turquía.

En lo que a bebidas se refiere, cabe destacar que el café es considerado prácticamente como la bebida nacional de Bosnia-Herzegovina. Y es que la popularidad de esta bebida alcanza tales cotas que en los alrededores de la ciudad hay varias fábricas que se ocupan del proceso de torrefacción de la materia prima para garantizar un aroma perfecto.

CURIOSIDADES & CONSEJOS PRÁCTICOS

- En el año 1984, la ciudad de Sarajevo albergó los Juegos Olímpicos de Invierno. La elección de la capital bosnia para un acontecimiento deportivo tan importante como este supuso el desembolso de importantes cantidades de dinero en la construcción de todas las infraestructuras necesarias para la acogida de los atletas, así como para el desarrollo de las competiciones.

Como sucede en muchas ocasiones, tras la conclusión de la cita deportiva, las instalaciones olímpicas quedaron prácticamente inutilizadas, haciendo en actualidad las veces de patio de recreo para los artistas callejeros (principalmente grafiteros) y amantes de los lugares oscuros y abandonados. Si os gusta el universo del arte urbano o bien sentís predilección por este tipo de parajes abandonados, os recomendamos encarecidamente su visita.

- A diferencia de lo que muchos piensan, Sarajevo es una de las ciudades más seguras de Europa Central, con una tasa de criminalidad que no alcanza ni un uno por ciento.

- Regatea siempre: en Sarajevo, como sucede en muchos otros países de los Balcanes y Europa Central, la población lleva el regateo en su ADN. Ya sea para comprar un suvenir o para tomar un taxi, procura no aceptar el primer precio prouesto y regatear hasta el último euro.

- Prepara bien el viaje: por precaución, procura realizar todas tus reservas para con el alojamiento con antelación, y procura antes de viajar controlar la ubicación del hotel y el recorrido para llegar hasta él desde el aeropuerto o estación, tratando de memorizar las calles y avenidas claves para vuestra llegada.

La vocación turística es un fenómeno relativamente nuevo en Sarajevo, por lo que es normal no encontrase con unas infraestructuras y mentalidad similares a la de otros países de la zona más habituados a la llegada de visitantes extranjeros. Así pues, muchos de sus habitantes no hablan inglés, y algunos ni siquiera conocen el nombre de las calles (tened en cuenta que prácticamente toda la ciudad fue destruida durante la guerra y que tras su reconstrucción, muchos lugares y calles han cambiado de nombre), por lo que es mejor contratar un guía o seguir concienzudamente vuestro mapa.

- Si contáis con el tiempo necesario, no dudéis en abandonar la ciudad para realizar un paseo por las montañas y bosques que rodean Sarajevo. Aquí, la naturaleza ofrece lo mejor de sí misma, ofreciendo un panorama grandioso cubierto de árboles y salpicado de hermosas cascadas.

Artículos relaccionados


¿Buscas un vuelo barato a Sarajevo? ¡Encuentra tu billete de avión al mejor precio gracias a nuestro completo comparador de vuelos!

El Puente de Mostar, la atracción de Bosnia-Herzegovina

Qatar Airways celebra sus 'Skytrax' con tarifas promocionales

Hvar, un diamante en la Costa Dálmata

Orebic la joya oculta de región de Dubrovnik

Viajar a Bosnia-Herzegovina: descubriendo Sarajevo. Parte 1

¿Un viaje por el Adriático? Súbete a bordo de Uberboat

Qué ver en Liubliana, la esplendorosa capital de Eslovenia

Stiniva, una recóndita playa idílica en Croacia

HUM: la ciudad más pequeña del mundo

VUELOS: Así es el operativo de Iberia en Croacia para este verano

Irlanda del Norte, destino protagonista de Juego de Tronos®

La magia de la naturaleza en Eslovenia