• Compara tus :
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Alquiler Directo
  • Coches
  • Viajes
  • Destinos
Viaje temático: Rutas de peregrinación: un viaje a los lugares sagrados

2 - La Romería del Rocío: devoción y mucho salero

Rutas de peregrinación: un viaje a los lugares sagrados © Copyright

Devoción, admiración, alegría, salero y colorido emanan cada año de la gran fiesta dedicada a Nuestra Señora del Rocío, la Blanca Paloma, a la que millones de fieles acuden a visitar cada año el fin de semana del Domingo de Pentecostés, que este año se celebrará el próximo 23 de mayo. Según la leyenda, esta romería se remonta al siglo XVI, cuando la imagen de la Virgen del Rocío se le apareció a un pastor de la zona en el hueco de un árbol. Desde Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) a Almonte (en Huelva y donde se halla la ermita de la Virgen), los rocieros realizan el camino a pie, en carro o incluso en barco (por las marismas del delta del Guadalquivir). Desde el inicio del recorrido, los peregrinos honran a la Virgen con sus canciones, y no dudan en aprovechar cada parada para bailar sevillanas al ritmo de guitarras, castañuelas y caños, así como disfrutar las buenas viandas, «rebujitos», finos y manzanillas que todo rociero lleva en su carreta. Estas últimas, elegantemente engalanadas con flores y precedidas por hermosos caballos, son otro de los rasgos identificadores de esta romería que atraviesa parte del Parque de Doñana, la mayor reserva ecológica de Europa en la que se combinan las marismas con masas forestares y un sinfín de especies acuáticas. La meta de la romería se encuentra en las puertas de la ermita de la Blanca Paloma, donde se realiza el llamado «Salto de la reja», que se produce (cada año a una hora distinta) cuando el Simpecado llega al altar. En ese momento se desata el fervor de los miles de devotos congregados en el interior del Santuario y arranca la procesión de la Virgen del Rocío, a la que todos los almonteños (incluidos los padres que portan a sus bebés en brazos) quieren tocar. Esta procesión recorre las distintas hermandades (son entorno al centenar), las cuales entonan al unísono la Salve.

Camino de Santiago 2010: ¡Celebra el Jacobeo! Un encuentro milagroso, en Lourdes