Rotterdam

  • La primera ciudad portuaria europea no enamora a primera vista. Sin embargo, una vez acostumbrado, el visitante no tardará en encontrarle una fuerza de carácter sin igual a esta ciudad que tuvo que ser totalmente reconstruida tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. El conjunto se alza hacia el cielo como si de un bosque urbano se tratase, un ballet arquitectónico de formas imprevisibles. ...
    © Nisanga / 123RF
  • El puerto de Róterdam es el primer puerto europeo, y el tercero mundial. Sólo lo superan las ciudades chinas de Shangai y Singapur.
    © Nisanga / 123RF
Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino Países Bajos

La primera ciudad portuaria europea no enamora a primera vista. Sin embargo, una vez acostumbrado, el visitante no tardará en encontrarle una fuerza de carácter sin igual a esta ciudad que tuvo que ser totalmente reconstruida tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. El conjunto se alza hacia el cielo como si de un bosque urbano se tratase, un ballet arquitectónico de formas imprevisibles. Rotterdam, igual que Nueva York, contiene una pequeña parte donde se alinean las casas típicas a orillas del río Maas y donde se concentran la mayoría de restaurantes, bares y los coffee shops frecuentados mayoritariamente por turistas. Al caer la noche, el Manhattan europeo desvela todos sus encantos con proyecciones luminosas que tiñen los edificios de colores vivos y se reflejan en el agua. Se trata del momento ideal para subir a una barca y dar un paseo por el río o visitar el enorme puerto de contenedores, así como de olvidarse de los vehículos de motor y optar por la bicicleta, el medio de transporte preferido de los habitantes de la ciudad y la mejor manera de descubrirla.

Rotterdam : ¿qué hacer?

La pequeña calle Witte de Withsraat hace las funciones de arteria comercial conocida entre los habitantes de Rotterdam como «Hipster Street». La mejor manera de orientarse y de tener una idea general de la ciudad es dirigirse al lado del Museo Marítimo, en el barrio de Leuvehaven 1, y subir a bordo de una pequeña barca fluvial que navegará a gran velocidad o tranquilamente mientras los visitantes se divierten contemplando las extrañas formas de los edificios de Rotterdam. Aquellos que echen de menos la naturaleza podrán ir a Parkhaven donde se alza la torre Euromast. En el centro de la ciudad rebosan las galerías de arte y las tiendas vanguardistas.

Al igual que Ámsterdam, Rotterdam está lleno de establecimientos culturales para visitar como por ejemplo el Kunsthal Museum donde únicamente se exponen exposiciones temporales de distintas artes. El museo Boijmans es más convencional y alberga numerosas obras de pintores internacionalmente reconocidos como Magritte, Dalí o Rubens. Los amantes de lo insólito no querrán perderse la avenida Blaak donde se encuentran las casas cubo, viviendas atípicas cuya función principal es crear un bosque en el centro de la ciudad. En Wilheminakade se encuentra el hotel New York, uno de los pocos edificios antiguos de la ciudad, instalado a orillas del río Maas con una infraestructura y un diseño de antaño, así como una decoración muy bien escogida.

  • La diversidad de los establecimientos culturales
  • El lado vanguardista de la ciudad, también visibles en el comportamiento de los habitantes
  • Los juegos de luz sobre los edificios cuando cae la noche
  • El río Maas que ofrece una apertura a la ciudad
  • Su red de transporte público, práctica para no tener que coger el coche
  • En invierno, es imposible pasearse a causa del viento
  • El ambiente frío de la ciudad
  • Es una lástima que no tengan especialidades locales

Rotterdam : qué visitar ?

Recordatorio

¡Alquilar una bicicleta! Olvídate del coche, no vale la pena. La ciudad se puede recorrer a pie sin problemas. La red ferroviaria Thalys propone ofertas interesantes a precios reducidos presentando una entrada a una de las exposiciones permanentes de la compañía.

A evitar

Frecuentar los coffee shops y llevarse marihuana a España. Las aduanas son muy estrictas y las multas, muy elevadas. Además, a la mayoría de los habitantes de Rotterdam no les hace mucha gracia ver cómo los turistas vienen a colocarse en sus calles... En cuanto al clima, es mejor visitar la ciudad en las estaciones soleadas ya que de otro modo, llueve mucho y es muy gris.

Rotterdam : qué comer ?

Rotterdam no suele ser una de las ciudades más visitadas por los turistas. Las especialidades gastronómicas, aparte de las excelentes croquetas rellenas de champiñones y otros alimentos. Sin embargo, la ciudad ha sabido explotar su diversidad cultural y su atractivo por la novedad. Hay multitud de restaurantes internacionales, para todos los gustos, como por ejemplo el Bazar, con una marcada tendencia oriental desde la decoración a los suculentos platos. Los quesos holandeses, tipo Gouda, están buenísimos.

Rotterdam= : ¿ Qué comprar ?

Al tratarse de uno de los bastiones europeos de la cultura, no será difícil encontrar una obra de arte o un recuerdo de una exposición para llevarse consigo, como por ejemplo un libro acerca de los grandes pintores, escultores o visionarios. Otra opción es comprarse ropa en Hipster Street, aunque los precios suelen ser prohibitivos.

Hoteles Rotterdam Opiniones de hoteles
  • 7.85 /10
    Evaluado por Easyviajar
    Inntel Hotel Design
    Rotterdam - Países Bajos
    Hotel Hotel 2 Etoile(s)

    Pnesado principalmente para clientes en viaje de negocios, el ...

otros rincones del mundo
Países Bajos : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches