Lugares turísticos San Petersburgo y el noroeste

San Petersburgo, capital eterna de los zares, fue fundada por el zar Pedro el Grande y es una auténtica maravilla. La antigua Leningrado construida sobre los canales del Neva es conocida como la "Venecia del norte". Los amantes del arte no se querrán perder el Ermitage, uno de los museos más prestigiosos del mundo, además de las casas museo de Pushkin y Dostoievski o el Museo Estatal Ruso. Los viajeros que no teman las aglomeraciones pueden visitar la ciudad durante las noches blancas para escuchar óperas y ballets bajo el sol de medianoche. La maravillosa avenida Nevski, centro neurálgico de la ciudad, se extiende por 4,5 km desde el Palacio de Invierno, residencia de las familias imperiales hasta 1917, al monasterio de Alexandre Nevski. Los apasionados del teatro podrán asistir a una representación en el Bolshoi o en el Kirov, igual que los amantes del circo y de los espectáculos de marionetas. En los alrededores de San Petersburgo se pueden visitar los palacios imperiales de Tsarskoye, Lomonosov y Petrodvorets con un magnífico parque, el monasterio Mirozhki inscrito en el Patrimonio Mundial de la Unesco y la ciudadela Novgorod. Se organizan cruceros por el Volga con salida en San Petersburgo hasta Moscú. Para descubrir la naturaleza rusa se pueden hacer excursiones por los bosques, los montes y lagos de Carelia, del lago Ladoga al círculo polar ártico. Los más deportistas podrán esquiar hasta junio en los montes Khibiny en la región de Murmansk.

  • San Petersburgo y el noroeste
    San Petersburgo y el noroeste
    © René Mattes
Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino Rusia

Los museos

Sería una pena visitar San Petersburgo y no visitar el museo del Ermitage que figura entre los mejores del mundo con 400 salas, 10 kilómetros de galerías y un 5% del patrimonio artístico mundial. Para acoger obras de arte de esta categoría, era necesario disponer de edificios que estuvieran a la altura como es el caso y es que el establecimiento se compone de cinco magníficos monumentos: el Pequeño Ermitage, el Gran Ermitage, el Nuevo Ermitage, el teatro del Ermitage y el Palacio de Invierno. Rembrandt, Leonardo da Vinci, Poussin, Renoir o Botticelli habitan en el museo. El Museo Ruso, aunque no es tan apasionante como el Ermitage, ofrece una buena perspectiva del país desde la Edad Media a nuestros días. Los amantes de la literatura rusa no se perderán la visita de la casa particular de Pushkin en la que se ha reconstruido con fidelidad el apartamento del escritor, o el Museo Dostoievski, un emblema de la ciudad.

Excursionismo

San Petersburgo ofrece una gran riqueza cultural y arquitectónica y lo mismo sucede con los suburbios. A menos de 50 kilómetros se encuentran ciudades con maravillosos monumentos como Tsarskoe Selo y su residencia imperial, muy fastuosa, el palacio de Alexandre o el liceo donde Pushkin cursó sus estudios. A 29 kilómetros encontramos Peterhof o Petrodvorets, muy luminosa con sus numerosos palacios y jardines cuidadosamente decorados. El conjunto se concibió después de la visita de Pedro I de Rusia a Versalles. La ciudad de Oranienbaum es muy bonita también con su Palacio Chino meticulosamente decorado por artistas especialmente traídos de Venecia. Los más aventureros podrán alejarse hasta Novgorod, a 200 kilómetros de San Petersburgo, antiguo baluarte de los vikingos.

Los monumentos y los paseos

San Petersburgo es un verdadero museo con plazas en las que se alzan edificios suntuosos de palacios exuberantes. Comenzando por ejemplo con la fortaleza Pedro y Pablo con una arquitectura parecida a la de Vauban. En su seno se alza la catedral San Pedro y San Pablo con flechas doradas de 120 metros de altura y cada mediodía se lanza un tradicional golpe de cañón desde los baluartes de la fortaleza. Después el visitante se puede dirigir al puente Troiski para descubrir un espléndido panorama de la ciudad o al puente Dvortsovyy, con también fantásticas vistas, que une la plaza Dvortsovaya y la isla Spassky. Aquí se pueden visitar los famosos edificios barrocos del Ermitage y del Palacio de Invierno con inspiración de pintores italianos. La ciudad cuenta con muchas influencias extranjeras como se puede ver en el barrio de Nueva Holanda o en la explanada del Campo de Marte en la que se extienden jardines a la francesa. Nevski es una avenida parecida a los Campos Elíseos parisinos con 4,5km de longitud que une el Almirantazgo con el Monasterio de San Alexander Nevski en la que se acumulan museos, galerías de arte, tiendas de moda, palacios e iglesias.

otros rincones del mundo
Rusia : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches