• Timor Oriental
    © iStockphoto.com / Urf
1      
  • Compara tus :
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Alquiler Directo
  • Coches
  • Viajes
  • Destinos

Timor Oriental

Por Gonzalo González Beneytez Gonzalo González Beneytez Jefe de sección Google Twitter
Antigua colonia portuguesa posteriormente anexionada por Indonesia, la República Democrática de Timor Oriental se revela como un pequeño país insular dotado de magníficas playas, animados mercados en los que los locales venden sus propios productos, y hermosos paisajes volcánicos típicos de esta zona de Asía que se han convertido en el decorado de este país en vías de desarrollo marcado por los contrastes y diversidad cultural de sus habitantes.

Organizar un viaje

Estado independiente desde el año 2002, Timor Oriental, conocido oficialmente con el nombre de la República Democrática de Timor Oriental, es una antigua colonia de ultramar portuguesa ubicada en el sudeste asiático, posteriormente anexionada por Indonesia en 1975. Su territorio ocupa la mitad oriental de la isla de Timor (la cara este se encuentra bajo soberanía indonesia), así como las islas de Atauro y Jaco, situadas en la costa noroccidental de la isla, así como el enclave de Oecusse-Ambeno, ubicado en la parte oeste de la isla, separada del resto de territorios de Timor Oriental.

Este territorio marcado por un verdor y una densa vegetación similar a la de Indonesia apenas es visitado por viajeros y turistas, ya que las infraestructuras turísticas y las vías de acceso a Timor Oriental son todavía muy limitadas. Además, al igual que los países de su entorno, el país se encuentra bajo un fuerte riesgo de actividad sísmica que podría generar terremotos y tsunamis. Las tierras de Timor Oriental son muy fértiles, por lo que buena parte de la cultura gira entorno a los cultivos, habiendo numerosos asentamientos campesinos fuera de las ciudades. Los pueblos y aldeas rurales continúan cultivando las tradiciones ancestrales, perpetuando algunos ritos tradicionales que nada tienen que ver con el cristianismo y la fe católica, que es religión más practicada por los habitantes del país.

Timor Oriental atesora en sus aguas de un azul cristalino un montón de lugares de gran visibilidad perfectos para la práctica del submarinismo y el esnórquel. Así pues, la riqueza de sus fondos marinos es excepcional. Peces payasos y cebra, entre otras especies de fauna, vendrán a tu encuentro mientras disfrutas de un panorama sin igual. La isla de Atauro es un enclave natural de una gran belleza marcada por su relieve volcánico perfectamente conservado, que invita a perderse entre la naturaleza para apreciar la cautivadora flora que la envuelve.

La ciudad de Dili, en la costa Norte de Timor Oriental, se presenta como una capital en constante evolución. Cerca de los antiguos edificios heredados del periodo en el que la isla fue una colonia portuguesa, se alzan grandes construcciones y barrios reservados a las elites locales. De igual manera, los restaurantes y centros comerciales de reciente construcción contrastan con el estilo de vida de un país mayoritariamente pobre, en el que la renta anual per cápita apenas supera los 5.500 dólares y la tasa de analfabetismo llega casi al 50% de su población. La ciudad es un lugar muy agradable para pasar unos días y reposar, especialmente después de una larga estancia por la zona. La estatua del Cristo Rey, que representa a Jesús sobre un globo terrestre, es un regalo del Gobierno indonesio al Pueblo de Timor Leste (nombre con el que se conoce a la colonia portuguesa en el idioma luso). Esta figura religiosa está ubicada en las cercanías de la capital timorense, siendo visitada cada día por locales y turistas como una de las principales atracciones del país.

Baucau, situada en la cara norte de la isla, es la segunda ciudad más importante de Timor Oriental. La frondosa vegetación cubre los muros de las magníficas construcciones coloniales levantadas por los portugueses. En su animado mercado, uno de los más importantes y animados del país, el viajero encontrará todo tipo de productos que van desde la alimentación a joyas y vestidos tradicionales. La simpática ciudad de Maubisse, construida sobre las montañas en la zona central del país, goza de unas temperaturas mucho más agradables de las del litoral, contándose a penas por un millar los habitantes que pueblan las salvajes tierras que la rodean.

La pequeña ciudad de Hatubuilico se impone como una etapa obligatoria en el camino de los viajeros que deseen acceder al Monte Ramelau, cuya cima está coronada por una estatua de la Virgen María. Alcanzar su punto álgido y descender nuevamente no toma más de un día. Con una altitud de cerca de 2963 metros, este es el pico más alto de Timor Oriental, siendo también la cima más alta de todo el territorio portugués durante el periodo en el que fue colonia.

Información turística

Los que estén interesados en este destino, poco accesible en estos momentos, pueden leer en portugués (no está traducida) Crónica de una travesía, la primera novela del timorense Luis Cardoso. Trata de un viaje en el tiempo de un niño que se enfrenta a una realidad política cambiante, desde la época colonial portuguesa hasta la invasión indonesia. El autor participó activamente en la resistencia estudiantil durante la guerra contra Indonesia. Actualmente vive en el exilio en Lisboa.

Aunque ningún episodio violento de gravedad ha tenido lugar en la capital, Dili, desde 2008, se recomienda actuar con prudencia, ya que los conflictos entre diferentes bandas armadas son relativamente frecuentes.

Sea cual sea el medio de transporte que el viajero escoja para llegar hasta Timor Oriental, el visado será tramitado a la entrada del país, teniendo un coste aproximado de 30 dólares americanos. Del mismo modo, al salir del país, se deberá afrontar otra tasa de 10 dólares. El único aeropuerto internacional del país es el de Comoro, ubicado en las cercanías de Dili. Es bastante difícil acceder al país por la frontera terrestre. La mayoría de viajeros suele decantarse por tomar un vuelo desde la ciudad de Darwin, en Australia.

Al igual que en muchos otros países del sudeste asiático, se desaconseja beber agua del grifo. Así pues, procura comprar siempre agua embotellada y evitar consumir bebidas con hielos.

El mejor momento del año para viajar a Timor Oriental se desarrolla entre los meses de mayo y septiembre, es decir, durante la estación seca, cuando las temperaturas son notablemente más suaves, habiendo una mayor cantidad de horas de plena luz solar. La estación de las lluvias es mucho más desagradable, ya que además de la humedad, las temperaturas son mucho más altas.

Los pros

  • +Las playas son impresionantes.
  • +La riqueza de las tradiciones.

Los contras

  • -La complicada situación política.
  • -Actualmente no se recomienda ir a Timor Oriental.

Tradiciones

Junto a Filipinas, Timor Oriental es el único país de Asia en el que el catolicismo es la religión más practicada. La mayoría de la población pertenece a esta confesión a raíz de la conquista portuguesa llevada a cabo en el siglo XVI. No obstante, las religiones y cultos tradicionales todavía están muy presentes en la sociedad actual. El país cuenta también con dos minorías importantes: los cristianos protestantes y los musulmanes. Los días festivos del calendario timorense se corresponden principalmente con las principales fiestas católicas: Pascua, la Asunción, el Día de Todos los Santos o la Inmaculada concepción, son algunos de los más importantes. El día de la Independencia y las fiestas ligadas a este hecho histórico gozan también de una gran importancia. Así pues, la fiesta de la Independencia tiene lugar el 20 de mayo, el día de la Constitución el 30 de agosto y por último, la fiesta de la Liberación el 20 de septiembre.

Cocina

La cocina indonesia es una mezcla de influencias indias, europeas y chinas. Es particularmente aromática y picante, en función de las regiones. El arroz es la base de la alimentación. El longtong, una de las especialidades más célebres del país, se prepara a base de arroz hervido al vapor cocido en una hoja de bananero colocada de forma cilíndrica. En Timor Oriental se come mucho pescado y mariscos. El pescado suele servirse seco o ahumado, utilizándose frecuentemente como acompañamiento al plato anterior. El ikan bakar es un pescado a la plancha. También se comen platos como el soto (sopa parecida a un guiso), el bakso (sopa de carne) y el mie-goreng (fideos fritos con verduras). El Babi guling es un cochinillo asado. El Rijsttafel o la "tabla de arroces" es un invento holandés. Es una preparación a base de verduras, carnes, pescados, huevos y aves de corral, que se sirve con una buena cantidad de arroz y se acompaña de krupuk (buñuelos) de plátanos, pimientos, cacahuetes o pepinos marinados. La cocina portuguesa de Timor Oriental está compuesta de carne de ternera, guisos y ensaladas aliñadas con aceite de oliva.

En cuanto a las frutas autóctonas, una de las más populares del país es el durián, fruto muy perfumado y con un gusto realmente bueno, así como, el mango, la papaya, el rambután y varios pequeños frutos rojos y de hojas tupidas.

Souvenirs y artesanías

El ikat es la especialidad local. Se trata de un tejido que se tiñe de varios colores antes de tejerlo. El tejido está decorado con muchos dibujos, motivos y bordados. Estas telas, impregnadas de un carácter sagrado y poderes mágicos, tienen su origen en una fuerte tradición animista. Suelen ser muy caras.
La cestería es otro tipo de artesanía muy popular en esta región de las Islas de la Sonda. Se pueden comprar cestos, esterillas, sombreros, abanicos, alfombras y cajitas.
Los habitantes de esta región aprecian en particular el trabajo artesanal que se realiza con perlas y conchas.
También se pueden comprar joyas antiguas de plata. Los comercios abren normalmente de lunes a sábado de 08:00 a 19:00.

Timor Oriental : Descubre las ciudades

Dili