Nevshehir-Kaymakli

  • Una ingeniosa red de pasillos y escaleras permitía pasar de una habitación a otra.
    © Zabotin Vadym / 123RF
  • La ciudad de Kaymakli se extiende a lo largo de ocho plantas, pero solo hay cuatro accesibles al público.
    © Zabotin Vadym / 123RF
  • Las galerías de las ciudades subterráneas se diseñaron para proteger a los habitantes de los invasores. Por ese motivo los pasillos son tan estrechos y hace falta agacharse.
    © Zabotin Vadym / 123RF
  • Actualmente se conoce la existencia de 36 ciudades subterráneas en Turquía, pero la mayoría de ellas no son practicables ya que han quedado sepultadas.
    © Zabotin Vadym / 123RF
  • Las ciudades trogloditas son un importante testimonio de lo que pudo haber sido la vida de los hombres de esta región del Creciente Fértil.
    © Zabotin Vadym / 123RF
  • La ciudad subterránea de Kaymakli se extiende a lo largo de varios kilómetros. Cocinas, bodegas y establos permitían que la población viviese de forma autónoma durante varios meses.
    © Zabotin Vadym / 123RF
  • Kaymakli forma parte de las 36 ciudades subterráneas repartidas por Turquía. Pero no puedes visitar todas porque la mayoría han quedado sepultadas y, por tanto, inaccesibles. Estas ciudades fueron construidas para permitir que los cristianos se escondiesen de los invasores. 
Kaymakli se encuentra a 20 km de Nevsehir. De las ocho plantas que tiene la ciudad, que descienden hasta aproximadamente 20 metros, ...
    © Zabotin Vadym / 123RF
Gonzalo González Beneytez
Gonzalo González Beneytez Experto destino Turquía

Kaymakli forma parte de las 36 ciudades subterráneas repartidas por Turquía. Pero no puedes visitar todas porque la mayoría han quedado sepultadas y, por tanto, inaccesibles. Estas ciudades fueron construidas para permitir que los cristianos se escondiesen de los invasores.
Kaymakli se encuentra a 20 km de Nevsehir. De las ocho plantas que tiene la ciudad, que descienden hasta aproximadamente 20 metros, solo hay cuatro plantas abiertas al público. El aire circula bajo la tierra gracias a unas grandes chimeneas de ventilación, de entre 70 y 80 metros de profundidad. Las puertas están materializadas por unos inmensos discos de piedra que únicamente se abren desde el interior. A continuación se sucede un número incalculable de estancias. Hay tanto cocinas como bodegas e incluso establos. Los distintos espacios están comunicados por unos túneles en los que hay que circular agachado.

otros rincones del mundo
Turquía : Ofertas de viajes
  • Viajes
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches