© Tony Steinhardt / age fotostock
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches
  • Viajes
Vuelos a Djerba

Esta isla tunecina al Norte de África, que en su día perteneció al reino de Aragón, es en la actualidad uno de los destinos turísticos más adecuados para disfrutar de unos días de descanso en el Mediterráneo. Un vuelo a Yerba es la opción perfecta para relajarse en playas de arena blanca y aguas cristalinas, salpicadas de palmeras, comprar en sus numerosos zocos o visitar algunos de los restos arqueológicos, vestigios de las diferentes civilizaciones que pasaron por esta bella isla. Los vuelos a Yerba acercarán al turista a un exótico destino, donde disfrutar de una exquisita gastronomía con la que deleitarse con platos como el cuscús, el tajín o su típica sopa de garbanzos, la chorba lebablí. La capital de esta isla se encuentra en la ciudad de Humt Suq, con una población de unos 20.000 habitantes, pero repleta de turistas de todas las nacionalidades. El centro de la ciudad está compuesto de calles estrechas que conducen hasta innumerables zocos, donde comprar productos baratos, y pintorescas mezquitas.

Vuelo para Yerba

La capital de Yerba cuenta con una estación central de autobuses en la Avenida Habib Burguiba. Ya sea en autobús o en coche de alquiler, puedes aprovechar tu vuelo barato a la isla para conocer otras ciudades como Guellala o Adjim, con sus típicas construcciones de casas blancas, verdes y azules. La isla de Yerba es el lugar ideal para disfrutar de la vegetación, repleta de árboles frutales y olivos, así como de su mar turquesa. Ofrece, además, al viajero una excelente oferta hotelera a precios baratos respecto a otros destinos. El lujo y la opulencia oriental se mezclan con el gusto por los spas y los balnearios, así, hoteles como el Hasdrubal Thalassa and Spa es un pequeño oasis frente al mar, rodeado de palmeras y con todo tipo de lujos, al igual que el Riu Palace Royal Garden o el Radysson Ulisse. Si buscas un lugar donde el clima, el paisaje y la gastronomía se aúnan para cuidar el cuerpo y el espíritu del viajero, ése es la isla tunecina de Yerba.