© Magdalena Paluchowska / 123RF
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Coches
  • Viajes
Vuelos a Manaus

La selva es un destino realmente singular para el que no todos están preparados. El tamaño de los insectos compite con la potente belleza del paisaje y todo nos recuerda que lo inexplorado está a la vuelta de la esquina. Una esquina que cada vez es más esquiva y que amenaza con desaparecer debido a la avaricia humana. Lo que hace más necesario no pensar mucho en los peros y lanzarse a comprar el primer vuelo que nos lleve a Manaus, puerta de entrada del Amazonas.

Una vez nuestro vuelo llegue a su fin, tendremos por delante días de exploración por el río, visitas a archipiélagos cercanos o baños y paseos en barca por sus emblemáticas aguas. La ciudad nos contará muchas de sus historias. Las de un pasado en donde los negocios del caucha convirtieron a Manaus en el París de esa parte del mundo. Un esplendor que fue perdiendo fuelle, pero que dejó en su camino edificios de una gran belleza.

Vuelo para Manaos.

Cuando comencemos a disfrutar de nuestro vuelo barato veremos que las opciones son muchas y que podemos dejarnos llevar por la improvisación o tenerlo todo bien pensado. Esta ciudad colonial tiene algunos lugares de arquitectura de gran belleza. Sin embargo, es inevitable que nos sintamos atraídos por descubrir todo lo que la selva puede ofrecernos. Empezando por explorar esa fusión entre el Amazonas y el rio Negro que nos incita a explorarla en barco, pasando por otras propuestas menos tópicas como visitar la playa fluvial de Tupe, con arenas blancas, o descubrir las Cataratas del Presidente Figereido. Todo un lujo que nos salvará de las horas de más calor y que siempre será bienvenido. El archipiélago de Anavilhanas es otro lugar de gran belleza en el marco de una naturaleza omnipresente.

Y para cuando el cansancio no quiera oír hablar de excursiones la ciudad nos ofrecerá muchos lugares para fotografiar y conocer. El teatro, la catedral o un puerto de singular belleza son solo algunos de los posibles lugares, objeto de nuestro interés. También los antiguos palacetes hoy reconvertidos en museos, nos abren la mente hacia un pasado lleno de contradicciones. En definitiva, un vuelo barato a Manaus es una oportunidad de oro para bucear en la fiebre del caucho y la sangre del Amazonas.