• Conéctate
Lille
© Jorisvo / 123RF
  • Compara tus :
  • Vuelos
  • Hoteles
  • Vuelo + Hotel
  • Alquiler Directo
  • Coches
  • Viajes
  • Destinos

Lille

Por Gonzalo González Beneytez Gonzalo González Beneytez Jefe de sección Google Twitter

Información turística

Lille, orgullosa capital de Flandes, te enamorará por su encanto del Norte. Ciudad sorprendente de múltiples facetas, mezcla con delicadeza los vestigios del pasado con la modernidad.
La omnipresente arquitectura flamenca del siglo XVII da vida a la ciudad con sus colores tornasolados y le aporta todo su encanto a las callejuelas del viejo Lille, barrio que ha atravesado los siglos conservando su autenticidad. La modernidad también está presente en Euralille, complejo cultural y barrio de negocios, con sus torres de cristal ultramodernas.
Lille es también una ciudad festiva con famosos mercados y festivales que ofrecen una ocasión perfecta para degustar la gastronomía local, verdadera antología de sabores típicos del Norte.

Qué ver

El museo de Historia Natural de Lille: el museo de historia natural de Lille, que inicialmente se constituyó con muestras paleontológicas, mineralógicas y zoológicas, presenta una rica colección compuesta por 110.000 especímenes zoológicos y unas diez mil muestras paleontológicas y minerales, algunas de ellas únicas en el mundo.
Durante la visita se podrán descubrir 1.500 mamíferos, 15.000 aves regionales y exóticas, unos 1.000 reptiles, batracios y peces y 5.000 conchas de moluscos.
Algunos de los 100.000 insectos y arácnidos que se presentan todavía existen, al contrario de lo que sucede con el gran pingüino, el lobo marsupial, el carpintero real o la paloma de América del Norte, especies todas ellas desparecidas.
A través de la colección geológica se descubrirán paisajes desaparecidos de la región de Norte-Paso-de-Calais como bosques hulleros o mar de coral de -400 millones de años de antigüedad.
El museo de Historia Natural de Lille: 19, rue de Bruxelles 59000 Lille. Teléfono: + 33 (3) 28 55 30 80.

El museo Matisse: Matisse nació en 1869 en la verde campiña francesa de Cateau donde vivió antes de instalarse en París y de acabar sus días en Niza.
Fue el mismo Henri Matisse, muy unido a su ciudad natal, quien creó este museo hace más de cincuenta años en el Palacio Fénelon, el palacio de los obispos de Hainaut Cambrésis.
En la actualidad, el museo repasa la vida y la obra del artista, consagradas a la creación pictórica. El visitante encontrará más de 170 obras de Matisse en el centro de este espacio renovado y reorganizado en 2002 para resaltar el valor de los cuadros.
Las obras provienen esencialmente de una donación del propio Henri Matisse a su ciudad natal compuesta de cuadros, dibujos, croquis y esculturas, una colección que se completó con obras procedentes de la familia, del fondo del patrimonio y de una donación de Herbin (maestro de la abstracción geométrica). Así mismo, se ha creado un circuito turístico con el nombre de «siguiendo los pasos de Matisse» a través del cual se descubren los distintos lugares de la región, en el norte y en Aisne (Cateau-Cambrésis, Bohain, Saint Quentin, etc.) donde Henri Matisse pasó su infancia y adolescencia.
Musée Matisse : Palacio Fénelon 59360 Le Cateau-Cambrésis +33 (3)-27-84-64-50.

El Palacio de Bellas Artes de Lille: entre 1991 y 1997 se renovó el edificio de finales del siglo XIX para poder ofrecer un lugar digno donde presentar las colecciones a los visitantes.
Las obras se reparten por los 22.000 m2 y se dividen en escuelas: flamenca, holandesa, española, italiana y francesa.
Las dos colecciones más destacadas de este panorama pictórico que cubren el período del siglo XVI al XX son la colección flamenca, con Rubens entre otros, y la francesa del siglo XIX representada por David, Delacroix, Géricault, Corot y Courbet.
Se trata de una colección de 2.000 cuadros mundialmente reconocida y muy frecuentada por especialistas e historiadores de arte que vienen a consultarla o a estudiar las 4.000 hojas del Gabinete de dibujo. Entre estas 4.000 hojas se encuentran diseños de Rafael y de 200 a 300 dibujos italianos del siglo XVI.
Otra particularidad de este museo es que contiene alguna de las obras que han marcado la historia de la pintura como El Belisario de David, el primer cuadro neoclásico que se presentó en el Salón de 1781; Sobremesa en Ornans de Courbet, un cuadro realista a contracorriente del movimiento romántico del momento presentado en el salón de 1849; o el Sueño de Puvis de Chavannes que anunciaba el futuro período azul de Picasso y que se presentó en el Salón de 1867.
Además de las colecciones permanentes, el museo es muy activo y propone multitud de exposiciones temporales (Goya, Berthe Morisot o Rubens) que han contribuido a darle su fama internacional.
Palacio de Bellas Artes: place de la République 59000 Lille +33 (0) 3 20 06 78 00.

El museo del Hospicio Comtesse de Lille: este edificio, fundado en 1237 por Juana de Constantinopla, constituye uno de los últimos testigos de la época de los condes de Flandes.
El museo del Hospicio Comtesse se encuentra en medio de un magnífico entorno donde se suceden edificios monumentales que dan fe de la arquitectura de Lille del siglo XV al XVIII. En sus orígenes se trataba de un hospital que se convirtió en hospicio durante la Revolución y más adelante en orfanato.
El museo alberga grandes espacios donde se agrupan piezas de colecciones con el objetivo de reproducir la vida de los Agustinos que ocuparon el hospital durante los siglos XVII y XVIII.
Así mismo, se pueden ver objetos cotidianos que cuentan la historia de la sociedad de Lille del Antiguo Régimen y de la Revolución Francesa.
Abre cada día excepto los martes. El lunes de 14.00 a 18.00 h, de miércoles a viernes de 10.00 a 12.30 h y de 14.00 a 18.00 h y los sábados y domingos de 10.00 a 18.00 h.
Museo del Hospicio Comtesse: 32 rue de la Monnaie 59800 Lille +33 (0) 3 28 36 84 00.

La Antigua Bolsa: en el siglo XVII, los magistrados de Lille y el soberano, bajo el impulso de comerciantes y corredores de la ciudad que buscaban reunirse con la máxima discreción, decidieron erigir una bolsa, idéntica a la de Amberes.
En marzo de 1652 comenzaron las obras dirigidas por el arquitecto municipal Julien Destré que finalizaron en octubre de 1653. En 1921 se renovó por haberse declarado monumento histórico. En 1989, la asociación Mecenazgo de la Antigua Bolsa se encargó de la reparación de las fachadas interiores y exteriores, del patio y de las galerías.
Esta política de realzar y conservar este monumento ha llegado hasta nuestros días y su última restauración es reciente. La Antigua Bolsa, una joya de la arquitectura flamenca del siglo XVII, se compone de 24 casas, todas idénticas, con fachadas ricamente ornamentadas y dispuestas alrededor de un claustro.
Este edificio forma parte integrante del paisaje cotidiano de los habitantes, un lugar en el que se reúnen jugadores de ajedrez, floristas y libreros y en el que a veces se organizan otras actividades, como el festival anual de la Primavera de la Antigua Bolsa que se instauró en 1995.

La ciudadela de Lille: La ciudadela de Lille es la primera obra del arquitecto militar Vauban quien la bautizó como la «Reina de las ciudadelas».
La primera piedra de su edificación se colocó el 17 de junio de 1668 y el 15 de octubre de 1670 fue capaz de sostener un asedio. Esta ciudadela, la primera de una larga serie pero que Vauban consideraba la mejor realizada es una maravilla del arte militar defensivo.
El conjunto representa una estrella de cinco brazos y se encuentra en el lugar más pantanoso y más bajo de Lille.
En cada brazo de esta estrella se construyó un bastión asociado a las largas y profundas fosas que convierten a esta ciudadela en una isla.
La conjunción de estas estructuras defensivas (fosas, bastiones y murallas) convierte a este edificio en un monstruo de la defensa situado en el centro de un sistema complejo de inundaciones.
Incluso Luis XIV se presentó en persona acompañado de toda su corte para admirar esta obra. El nombre de las puertas y los bastiones conservan las huellas de esta visita; por ejemplo, la puerta por la que se entra a la ciudadela recibe el nombre de Puerta Real y también está la Puerta del Delfín, la de Turenne, la de Anjou, la de la Reina y, por supuesto, la del Rey. Son muchos los visitantes que, siguiendo los mismos pasos de este séquito real, vienen a disfrutar del encanto de esta ciudadela situada en un remanso de verdor cerca del bosque de Boulogne, del jardín Vauban y del parque zoológico.

Notre Dame de la Treille: la catedral de Notre Dame de la Treille, fruto de la imaginación y de años de trabajo sobre la arquitectura medieval de Viollet le Duc, tenía que ser la catedral gótica ideal.
Viollet le Duc, teórico de la arquitectura gótica, concibió su proyecto como una reflexión sobre múltiples temas: la historia del hombre y de su cultura, de la materia y de lo espiritual, de los recursos y de la tecnología a finales de la edad media y en su actualidad.
Sin embargo, esta visión global sufrió muchas modificaciones a lo largo del tiempo y ha quedado como un proyecto en gran parte inacabado. La fachada oeste, por ejemplo, concebida con un rosetón y dos grandes torres, nunca se llegó a construir.
La construcción de la catedral comenzó en 1860 pero no fue hasta 1990 que se tomó la decisión de terminarla y realizar la fachada oeste. La tarea de concebir una fachada en concordancia con el proyecto de catedral ideal de Viollet y de las obras que se realizaron en épocas sucesivas fue encomendada al artista Ladislas Kijno.
En la actualidad se puede admirar una composición arquitectónica que asocia un material fundamental, la piedra, con las nuevas tecnologías con un magnífico resultado.
La fachada de piedra, gris y sobria, está separada en el centro por un portal que parece una vela que se eleva hacia el cielo. Está concebido con una estructura metálica cuyas líneas sostienen un moderno rosetón que se funde con el conjunto de manera admirable.

Qué probar

Lille en segway: Los paseos en segway (un aparato de diseño futurista compuesto por una especie de pupitre motorizado con dos ruedas y un manillar en el que la persona se coloca de pie, algo así como un ponente sobre ruedas) son un medio divertido, ecológico y poco cansado de descubrir las calles de Lille.
Este aparato original y silencioso se presenta como un vehículo ligero y fácil de manejar con el que poder circular de manera lúdica para descubrir Lille y su fascinante arquitectura ecléctica.
Los paseos se realizan todos los sábados y tienen una duración de unas dos horas.
Tarifas: 20 euros por persona; descubrimiento en pareja: 30 euros.
Es obligatorio inscribirse previamente en la oficina de turismo, pagar una fianza y presentar un documento de identidad para poder alquilar un vehículo.
Información y reservas: +33 (0) 891 56 2004.

Les prés du Hem: El parque de los prados de Hem se concibió hace 30 años como una reserva de agua que en la actualidad se ha convertido en un auténtico remanso de verdor.
Se trata del lugar ideal para descubrir la naturaleza a través de cuatro ejes: el agua, las aves, los barcos y los pantanos.
En la casa del agua se puede descubrir el elemento vital del planeta a través del estudio de su ciclo (nubes de la casa y su descarga) de manera activa participando en experimentos sobre el terreno. Los Prados de Hem, originalmente una reserva de agua, acogen a más de 200 especies de aves que vienen a descansar, alimentarse y a poner sus huevos.
Conviértete en ornitólogo por un día, equipado con un cuaderno y unos binoculares, y sigue al guía para descubrir la avifauna y la magnífica flora.
En la granja de los grandes navegadores podrás seguir los pasos de famosos exploradores como Vasco de Gama, Cortés, Colón o Marco Polo. Así mismo, el visitante tendrá la oportunidad de descubrir los orígenes del pavo, las ratas, los faisanes y los gatos.
El pantano de los contrabandistas sumerge a los visitantes en el mundo de los defraudadores, comerciantes de tabaco y de chocolate, a la vez que los instruye acerca del pantano y de sus paisajes.
Aquellos que prefieran la práctica a la teoría podrán visitar la primera escuela de vela en estanque interior de Francia con sede en los Prados del Hem donde se pueden realizar cursos particulares y prácticas de windsurf, catamarán o velero así como un crucero a bordo del Armentières 2000.
5-7, avenue Marc Sanguier B.P.1 59280 Armentières 03-20-44-04-60.

Parque zoológico de Lille: el parque zoológico de Lille se encuentra en el bosque de la ciudadela, el pulmón verde de la ciudad.
300 animales de 100 especies diferentes se encuentran aquí reunidos y como principales atracciones, el rinoceronte blanco o la pantera de las nieves.
Pero hay muchas más especies en este parque que presenta a los animales a través de zonas temáticas.
Por ejemplo, en el pabellón tropical se encuentran los tamarinos, los titíes -pequeños primates de América del Sur-, las boas, las tortugas, las pitones y ñas iguanas. Los pajareros albergan múltiples aves multicolores y lemúridos.
Los más pequeños disfrutarán con las islas de los monos habitadas por gibones de manos blancas, siamangs y capuchinos.
En el pabellón de Suramérica se han producido muchos nacimientos entre los tapires terrestres, las alpacas o las barnaclas.
Avenue Mayhias Delorel 59000 Lille +33 (0) 3-28-52-07-00.

Los pros

  • +  Una ciudad muy acogedora.
  • +  La riqueza histórica y cultural.

Los contras

  • -  No siempre hace sol.

Qué pensar

La mejor manera de descubrir esta ciudad festiva y acogedora es adentrándose en los bares y restaurantes para mezclarse con la población local.

El Sébastopol: le Sébastopol: Jean-Luc Germond prepara sus platos con alegría. Rodaballo al ajillo con hierbas o raya asada al horno con jugo de carne, crema de pepino y hojaldre de frutos rojos son algunos de los platos que se pueden degustar.
1, place de Sébastopol 59000 Lille Tel.: + 33 (0) 3 20 57 05 05 Fax: + 33 (0) 3 20 40 11 31

El Network Café: bar discoteca donde se reúne la juventud más moderna de Lille. Caña a 4 euros, cóctel a 7 euros.
15, rue du Faisan 59800 Lille Tel.: + 33 (0) 3 20 40 04 91

El T'Rijsel: el restaurante T'Rijsel, con una decoración de cafetería rústica en la calle rue de Gand propone toda una seria de especialidades flamencas a precios muy abordables.
T'Rijsel, rue de Gand.

L'Huitrière: L'Huitrière, en 3, rue des Chats-Bossus es el templo de la gastronomía de Lille que sorprende por su cocina a base de pescado y marisco a precios bastante elevados.
L'Huitrière, 3, rue des Chats-Bossus.

L'Illustration: l'Illustration (18, rue Royale) es un pequeño bar acogedor donde se concentra una clientela principalmente estudiantil y artística en un marco de principios de siglo.
L'Illustration, 18, rue Royale.

L'Irlandais: en el Irlandais (160 rue de Solferino) reina un ambiente acogedor con un toque celta.
L'Irlandais, 160 rue de Solferino.

El Bastringue: qué decir de este bar aparte de que se trata de un lugar típico del norte donde se sirve la Jenlain, la cerveza típica de la región, o la Sebourg, otra famosa cerveza de Duyck, y donde tanto el jefe como las camareras son muy amables.
Le Bastringue: 168, rue Solferino Lille +33 (0) 3-20-57-60-22.

Le Bistrot: una discoteca para aquellos que estén hartos de las discotecas. Nada de música actual y machacadora, aquí el DJ sumerge a los clientes en una atmósfera antigua a través de los Stones, U2, Bob Marley o Dutronc. Y si de repente te coge hambre, ningún problema, se puede pedir una tabla de quesos o de embutidos. Seguro que te vuelven a gustar las discotecas.
Abierto los viernes, sábados y domingos de 22.30 a 6.00 h. Entrada gratuita; cerveza a 3 euros, cócteles a 6 euros. Le Bistrot: Autoroute Lille-Tournai. Sortie Templeuve.

Qué evitar

En algunos barrios de la ciudad como Lille Sud es mejor no coger el metro por las noches.

Qué degustar

Ven a probar las especialidades de la región:

El potjevlesch: este plato solo tiene un defecto y es que su nombre es impronunciable. De origen flamenco y típico de la región de Dunkerque, se suele servir el domingo anterior al mardi gras y el mismo día, antes de empezar la cuaresma.
El potjevlesch, que se puede traducir como «plato de carnes», se trata de una mezcla de carnes blancas ?pollo, conejo, ternera, tocino? que se marinan durante veinticuatro horas en cerveza mezclada con ajo, tomillo, apio, laurel y bayas de enebro.
Primero se cubren los bordes de la terrina con tocino (operación conocida como «barder» en francés) y luego se coloca una capa de carne marinada, se cubre de cebollas y de tiras de tocino y se repite la operación.
Después se echa un vaso de enebro, corteza de cerdo, gelatina de charcutería y el marinado filtrado.
Esto se deja cocer durante tres o cuatro horas, se deja reposar, enfriar y se sirve frío.

La «flamiche» de queso Maroilles: se trata de una receta que puede asustar a causa del potente olor de este queso que para algunos apesta y para otros es un rasgo de carácter.
Lo mejor es no revelar el contenido de esta flemiche hasta el final, cuando los invitados se hayan chupado los dedos con este plato que desprende un maravilloso olor a queso cocinado. Seguro que todo el mundo quedará sorprendido por la revelación a causa de la ausencia del gusto tan particular de este queso.
Y es que el fuerte carácter del Maroilles se atenúa con la cocción y solo ofrece la finura y la textura.
Para la elaboración de esta receta primero hay que hacer una masa leudada y luego cubrirla de trozos de maroilles y de una capa de nata fresca. No hace falta salar ya que el queso tiene mucho sabor. Se cuece en el horno a alta temperatura durante una media hora y está lista para comer.

El Vieux Gris de Lille: en el siglo XIX, este queso se fabricaba en Thiérache y se vendía al por menor en la región de Lens. Se comía acompañado de café o de un vaso de ginebra. Para conservarlo en los largos trayectos, el queso se salaba y luego se desalaba una vez en Lille o Lens. Gracias a esta operación, el queso adquiere un nuevo aspecto cuando la corteza se vuelve grisácea y el interior, blanco.

El lucullus: a principios del siglo XX existía una tradición en la región de Valenciennes según la cual se servía lengua de vaca durante la comida en los funerales.
Un restaurador tuvo la idea de asociar la lengua de vaca ahumada, tradicional, con foie gras y le puso el nombre de Lucullus (nombre del general romano conocido por su atracción a la lujuria y a la buena carne).
El Lucullus se podía tomar como entrante con pan tostado, con mermelada de cebolla o acompañado de endivias confitadas. Su elaboración sigue realizándose de manera tradicional.

El chicorium: el chicorium es una planta conocida desde tiempos inmemoriales por sus cualidades regeneradoras y reguladoras del organismo.
A finales del siglo XVIII se comparaba con el café y se utilizaba de la misma manera: bebida caliente que se consume sola o con café. En esta época se hizo muy famosa en las casas francesas a causa del bloqueo de Napoleón en 1806 a los barcos ingleses.
Se siembra en abril en las tierras arenosas y aluviales de la Flandes marítima, sus raíces se recogen en octubre, se lavan, se cortan en láminas, se secan (reciben entonces el nombre de «cossettes»), se tuestan para darles un gusto de nuez y de caramelo, se enfrían y se trituran.
Si bien la región de Paso de Calais es líder mundial en el chicorum, solamente hay dos empresas que continúan con este procedimiento.
El chicorium es excelente para la salud gracias a su poca cantidad de calorías, su aporte de fibras, vitaminas, minerales y oligoelementos. Se suele consumir por la mañana, en el desayuno, con leche o a veces con café, y también se pude encontrar helado.
Los grandes cocineros lo utilizan para marinar o para cocer carnes, elaborar salsas, cremas, terrinas, chocolate o helados.
Algunos de los platos que llevan este producto son la crema bávara (bavaroise) con chicorium, crema catalana con chicorium, crepes de chicorium con manzana o pavé de avestruz con chicorium.

Qué traer

Es cierto que el queso maroilles es uno de los recuerdos típicos de esta región, aunque su fuerte olor será difícil de soportar en lugares cerrados como un coche o un tren. Por ello, aquí proponemos dos especialidades de Lille más fáciles de transportar:

Meert Tradition: la construcción del edificio en el que se encuentra Meert Tradition data, según la arquitectura de sus dos plantas superiores, de la primera mitad del siglo XVIII, mientras que la planta baja fue transformada en el siglo XIX.
La decoración tanto interior como exterior de la planta baja corrieron a cargo del arquitecto Benvignat y del escultor Huidiez.
Delcourt, maestro confitero y chocolatero, se instaló en 1761 en el número 27 de la calle rue Esquermoise. En 1773 Rollez, su sucesor, tomó las riendas de la tienda y se labró una gran reputación gracias sobre todo a sus helados que se hicieron muy famosos.
Esta casa cada vez más frecuentada se convirtió en uno de los lugares privilegiados de los habitantes de Lille. Incluso el conde de Lille escribe al respecto en la «Hoja de Flandes»: el amante canta a su enamorada... Porque yo soy goloso y canto Rollez.
En 1839, Rollez realizó las obras que convertirían la pastelería en el lugar que conocemos en la actualidad.
En 1849, Meert se hizo cargo de la pastelería y en 1864 se convirtió en «el proveedor oficial de su Majestad el rey Leopoldo I».
Así mismo, el propio Meert creó la famosa receta de los gofres rellenos de vainilla. Su clientela rápidamente se compuso de jefes de estado como el mismo general de Gaulle, familias reales y personajes célebres.
Más adelante se inauguraron dos salones de té, el primero de ellos obra del arquitecto Cordonnier en un estilo Luis XVI.
La casa Meert Tradition, si bien se merece una visita por su decoración suntuosa, es sobre todo famosa por sus gofres.
Los gofres rellenos de vainilla se crearon en 1849 en los talleres de la calle Esquermoise y en la actualidad se continúan elaborando siguiendo el método artesanal.
Primero se colocan entre dos planchas de gofres, con el encuadre realizado a mano, la operación que de hecho les aporta su forma definitiva. Luego se rellena de una crema de vainilla de Madagascar.
Sin embargo, la receta de los gofres se guarda en secreto desde su creación.
Además, la confitería propone otras especialidades igual de buenas como chocolate, caramelos, nubes, dulces de fruta, turrón, dulces de naranja, músicos, tabletas de chocolate, alajú, trozos de naranja confitada, galletas de mazapán, pasta de almendra, galletas speculoos, peladillas, etc.
Meert Tradition: 27, rue Esquermoise 59800 Lille +33 (0) 3 20 57 07 44.

Le Pain de nos Ancêtres (el pan de nuestros antepasados): esta panadería despierta recuerdos de un tiempo pasado ya que el pan se cuece en horno de leña y desprende un olor auténtico.
Son muchos los panes que se pueden pedir como pan de tocino, de cereales, de nueces, etc. Y muchas tartas, un auténtico manjar, elaboradas también con el método ancestral.
Las tartas de azúcar, «flamiche» de puerros, de queso maroilles, de endivias o las quiches son algunas de las especialidades.
¡Altamente recomendado!
Le Pain de nos Ancêtres: 26, rue des Bouchers - 59800 Lille +33 (0) 3-20-54-02-14.

Clima Lille

Estos índices meteorológicos representan una serie de criterios que resumen las condiciones del tiempo en Lille . Gracias a ellos obtendrás información que te ayudará a preparar tu viaje a Lille . Por tanto, según el pronóstico del tiempo, podrás escoger distintos tipos de actividades a realizar durante tus vacaciones: ir a la playa, pasear, visitar monumentos, museos, realizar deportes acuáticos o de invierno... Descubre con precisión, una valoración meteorológica global en Lille para cada semana, elaborada teniendo en cuenta los índices de temperatura, precipitaciones, viento y horas de sol.

Tiempo del mes de junio
Nota final 60/100
  • Índices de temperatura 64% Suave

    La temperatura máxima se sitúa entre 20 y 22 grados, la sensación térmica es < 30°.

  • Índices de precipitaciones 56% Chaparrones

    Medianamente lluvioso - Media comprendida entre 2,5 y 3,5 mm por día.

  • Índices de bronceado 48% Claros

    Alternancia de nubes y claros (cobertura nublosa entre 40% y 60%).

  • Índices de viento 64% Viento ligero

    Viento de débil a medio (entre 9 y 20 km/h).

  • Índices de humedad 70% Soportable

    Sensación de malestar relacionado con una cantidad de humedad en el aire mayor a 65%.

Francia : Descubre las ciudades
  • París París, París-Isla de Francia, Francia, Paris
  • Niza Niza
  • Burdeos Burdeos
  • Estrasburgo Estrasburgo
  • Lyon Lyon
  • Marsella Marsella
Las regiones Francia
  • Provence-Alpes-Côte d'Azur
  • Bretaña
  • París-Isla de Francia
  • Midi-Pirineos
  • Normandia
  • Pais del Loira
  • Norte-Pas-de-Calais
  • Córcega
  • Languedoc-Rosellon
  • Auvernia
  • Alsacia
  • Centro-Valle del Loira
  • Picardía
  • Poitou-Charentes
  • Franche-Comté
  • Lorraine
  • Aquitania
  • Ródano-Alpes
  • Borgoña
  • Limousin
  • Champagne-Ardenne