No sólo hay playas en la Costa Brava

A menudo, la Costa Brava se presenta exclusivamente a través del prisma de sus hermosas playas y centros turísticos costeros, como Tossa de Mar, Lloret de Mar, Roses o Cadaqués. Aunque la "costa salvaje" catalana es famosa por su arena fina y su ambiente marinero, ¿sabías que la Costa Brava también tiene un espléndido interior?

Más allá de las trilladas calas, la Costa Brava esconde algunos impresionantes tesoros naturales en el interior. Volcanes, lagos turquesas, pueblos medievales, castillos al borde del agua... La comarca catalana del Ampurdán, en la que se asienta la Costa Brava, está dotada de pepitas que nada tienen que envidiar a las playas que le dan fama a esta región.

Para convencerte de ello, vamos a descubrirte seis lugares que visitar para una experiencia totalmente nueva en la Costa Brava, lejos de los tópicos turísticos.

Vista del Castillo de Tossa desde la playa.

- © Sergii Figurnyi / Shutterstock

Los volcanes de la Garrotxa: el lugar de senderismo más sorprendente

Con sus 38 volcanes, el Parque Natural de los Volcanes de la Garrotxa es una visita obligada en la Costa Brava. Hay unos 30 senderos para perderse en este parque volcánico. Pero que no cunda el pánico, ¡la última erupción fue hace al menos 11.000 años!

Vista aérea del volcan Santa Margarida, en el Parque Natural la Garrotxa.

- © IURII BURIAK / Shutterstock

Para llegar al volcán más turístico, Santa Margarida, tienes que tomar la carretera de Olot a Santa Pau. Llegarás a una zona de aparcamiento de la que parten varios senderos. Desde aquí es posible dirigirse hacia el volcán Croscat, el mayor de la zona.

Uno de los volcanes más sorprendentes es el Montsacopa, situado en pleno centro de Olot.

Por último, no te puedes perder una visita a la Fageda d'en Jordà, un hayedo que crece sobre las coladas de lava del volcán Croscat. Si tus piernas ya no dan más, puedes hacer la excursión en coche de caballos.

Para obtener información y mapas del parque natural, dirígete a la Casa del Parque Natural de los Volcanes de la Garrotxa, en la carretera de Olot a Santa Pau, km 7, todos los días, de 10:00 a 16:00 horas.

El Jardinet de Sant Esteve Olot
Booking.com

El Jardinet de Sant Esteve

Un acojedor apartamento con piscina techada.
9.3 Fantástico
Desde
173 € /noche
Dale click y reserva

Pals y Peratallada: de vuelta a la Edad Media

Cerca de Girona, merece la pena visitar dos pueblos típicos catalanes: Pals y Peratallada. A pocos kilómetros de las playas, estos pueblos medievales te transportan a la historia catalana de la Edad Media.

La antigua ciudad de Peratallada.

- © Andrey_dp / Shutterstock

Algunos edificios, como el castillo de Peratallada, parecen intactos. Construido en 1065, combina los estilos barroco, gótico y románico en su arquitectura.

En Pals, la ciudad amurallada es igualmente impresionante. Se estima que su construcción data del siglo IX, pero algunos investigadores creen que la ciudad estuvo habitada antes. Por las estrechas calles del centro histórico podrás admirar arcos, muros de piedra, pequeños puentes y torres románicas como la Torre de las Horas.

A tres kilómetros, por inverosímil que parezca, encontrarás la playa de Pals, una de las mayores de la Costa Brava.

La playa de Pals.

- © Nacho Such / Shutterstock
Arkhé Hotel Boutique Pals Pals
Booking.com

Arkhé Hotel Boutique Pals

Un acojedor y romántico hotel boutique.
9.5 Excepcional
Desde
136 € /noche
Reserva aquí

El lago de Banyoles: paisaje bucólico y aguas cristalinas

Claro que sí, ¡también hay lagos por la Costa Brava! En la provincia de Girona, el lago de Banyoles es idílico. Su entorno bucólico y sus aguas cristalinas te permiten combinar senderismo y baño para unas vacaciones cerca de la naturaleza.

El idílico lago de Banyoles.

- © funkyfrogstock / Shutterstock

Este es el lago natural más grande de Cataluña. Se organizan muchas actividades, pero la mejor es un paseo en barco para descubrir los alrededores del pueblo epónimo.

También se puede practicar ciclismo, pesca e incluso montar a caballo por los parajes naturales de Banyoles. Construido en el año 812, el pueblo de Banyoles también merece una visita, pues si algo no le falta es historia.

Excursiones en barco, alquiler de kayaks, paseos a caballo, etc... Encuentra todas las actividades y contactos en la Oficina de turismo de Banyoles.

Castillo de Tossa: el más encaramado pero junto al agua

Cuando visites la región, no puedes dejar de visitar el Castillo de Tossa. Imposible pasarlo por alto, enclavado en una colina, este castillo del siglo XII domina la playa. Un lugar ideal para refrescarse después de pasear por las estrechas calles de la ciudad amurallada y sus murallas.

El Castillo de Tossa, visto desde el mar.

- © Sultan Amir / Shutterstock

Una vez en la colina, la primera recompensa es la vista de la playa, y luego tienes el lujo de aprender más sobre los restos del pasado durante una visita guiada.

En el pasado, el castillo de siete torres protegía a la ciudad de los ataques piratas, pero no haremos más spoilers, ya te tocará a ti descubrir los muchos secretos de este lugar.

¿Necesitas un guía en Tossa de Mar? La agencia Tossa Tour Experience está a tu disposición para que aprendas todo sobre el casco antiguo y la historia de la Costa Brava.

Hotel Delfín Tossa de Mar
Booking.com

Hotel Delfín

Un fantástico hotel con piscina, terraza y restaurante.
9 Fantástico
Desde
67 € /noche
Haz tu reservación

En Besalú: descubre uno de los cuatro baños judíos de Europa

Cerca del Parque Natural de la Garrotxa, el pueblo medieval de Besalú destaca por su fuerte patrimonio histórico. Para admirar uno de los tesoros culturales más bellos de este pueblo, debes acercarte al barrio judío.

La extrarodinaria ciudad medieval de Besalú.

- © Armando Oliveira / Shutterstock

Entre los siglos IX y XV, 200 personas de la comunidad judía se establecieron en Besalú. Y hace sólo 60 años, se descubrieron unos baños judíos subterráneos llamados "mikvé" bajo las ruinas de la sinagoga de la ciudad. La comunidad los utilizaba para rituales y purificación.

De estilo románico, esta sala abovedada y toda de piedra se abastecía de agua del río. Aunque en 2014 se descubrió un baño similar en Girona, el de Besalú es uno de los cuatro únicos de Europa.

Del 1 de julio al 15 de septiembre, la Oficina de Turismo de Besalú ofrece visitas guiadas al Barrio Judío los martes a las 11:00 de la mañana por sólo 2.5€

En Malniu, paseamos y nos bañamos en el lago

Nada más placentero que un baño después de una buena excursión. Situado a 2.138 m sobre el nivel del mar, el lago Malniu es el lugar perfecto, ¡pero por supuesto hay que ganárselo! Situado en el corazón del Pirineo de Girona, tienes que tomar el sendero de Malniu para llegar al lago.

El lago Malniu.

- © CRISTIAN IONUT ZAHARIA / Shutterstock

A continuación, durante 3,4 kilómetros caminarás junto a un rico que atraviesa un bosque. Este entorno idílico está en el corazón de la región natural de la Cerdanya.

El refugio de Malniu está a unos 50 minutos a pie. Hay muchos paseos a cascadas y fuentes termales en esta región dividida entre Francia y España.

Es aconsejable reservar tu noche con antelación en la página web del refugio de Malniu para asegurarte de que hay sitio.

por Naomi Tapiero
¿Necesitas ayuda? Consulta la Guía.
Costa Brava
Costa Brava
Últimas noticias
Palermo
Catedral de Palermo, patrimonio histórico y artístico de la ciudad
Berlín
Kreuzberg, el barrio más de moda de Berlín
Brujas
Un romántico crucero por los canales de Brujas
Budapest
Balnearios, rejuvenecer con ingredientes locales
Todas las noticias
Mejores regiones y zonas turísticas