El Brol de Bruselas, visite el barrio de Marolles

Bruselas es ante todo un arte de vivir. A lo largo de los siglos, la ciudad se ha transformado en una serie de barrios muy distintos, desde los más populares hasta los más burgueses. El resultado es una mezcla ecléctica de arte, cultura, humor y arquitectura tan sorprendente como espectacular. Una mezcla ecléctica que hace de Bruselas lo que es: un gran lugar para vivir. Pero el barrio más emblemático de la ciudad, donde aún se habla el auténtico Brusseleer y el arte del zwanze sigue muy vivo, no es otro que Les Marolles. Este barrio histórico y popular está lleno de tesoros escondidos y sorpresas. Con sus calles empedradas, tiendas vintage, mercadillos y bares auténticos, este pintoresco barrio es un auténtico viaje en el tiempo. Venga a explorar los secretos de Les Marolles y descubra la esencia misma de Bruselas.

© Matyas Rehak / Shutterstock
Bruselas

✈️ Vuela a Bruselas

Descubre la pintoresca capital belga
Desde
34 €
Reserva

El histórico y popular barrio de Marolles, situado en el centro de Bruselas, es una de las joyas más preciadas de la capital belga. Con sus pintorescas calles adoquinadas, sus tiendas vintage, sus animados mercadillos y sus bares auténticos, el barrio de Marolles es una auténtica oda a la cultura y la historia de la ciudad. Pero el barrio es también y sobre todo famoso por su auténtico rastro, que toma la plaza del Jeu de Balle al amanecer. Visitantes y comerciantes acuden a regatear objetos de arte, muebles antiguos y baratijas, mientras disfrutan del animado ambiente del barrio.

Dónde alojarse en el barrio de Marolles

⭐ Casa de huéspedes La Maison Haute

Casa de huéspedes La Maison Haute Bruselas
Booking.com

Casa de huéspedes La Maison Haute

La Maison Haute está situada en el corazón de la Bruselas histórica, a 950 metros de la Grand Place, la estatua del Manneken-Pis y el distrito comercial de la ciudad.
9.3 Fabuloso
Desde
132 € / noche
Reserve

Historia de la zona

Aunque el distrito carece de existencia administrativa, es en Les Marolles donde escuchará el verdadero y auténtico Brusseleer, una lengua que se extendió entre las clases trabajadoras de la ciudad tras la creación de Bélgica. De hecho, cuando se fundó el país llano en 1830 como estado tapón entre Francia y los Países Bajos, sólo se estableció el francés como lengua oficial del país. Sin embargo, mucha gente no lo habla. El brabante, dialecto germánico del neerlandés, se habla en Holanda, en las** provincias de Amberes y Brabante Flamenco**. El francés, en cambio, lo hablan sobre todo las clases más nobles del reino. Incluso entre la burguesía flamenca. Pero el brabante se fue extendiendo poco a poco a las clases más trabajadoras de Bélgica.

El resultado fue la aparición progresiva del brusseleer, una mezcla de brabantés y francés. Este dialecto combina la sintaxis germánica con expresiones y vocabulario franceses. Sin embargo, poco a poco, a medida que el francés se hizo obligatorio en la escuela, el Brusseleer empezó a desaparecer. Sin embargo, muchos belgas siguen utilizando expresiones dialectales en su lenguaje cotidiano. En el transcurso de una conversación entre bruselenses, es inevitable oír hablar de la drache (lluvia) nacional, o de un pei que se fue en stoemelinks (un hombre que se fue a escondidas).

Les Marolles

- © Werner Lerooy / Shutterstock

Como habrá deducido, pasear por el antiguo barrio de Marolles es como sumergirse en la auténtica Bruselas. Sus orígenes se remontan a la época medieval. Siempre ha sido el hogar de los residentes más humildes de la ciudad. Pero, sobre todo, es un lugar con un profundo amor por la libertad. La etimología del término Marolles es vaga y discutida. Pero según una de las versiones más probables, procede del nombre de las monjas que acudían en ayuda de las prostitutas del barrio, a las que apodaban "les Maricolles ", cambiando a "Marolles " con el paso de los años.

Al principio, aquí se hacinaban los indeseables, los que no eran bienvenidos en los barrios de lujo. Hoy en día, sin embargo, el barrio se considera decididamente un lugar para artistas, artesanos, objetos de segunda mano y mercadillos. Por desgracia, algunas zonas del barrio se están aburguesando, atrayendo a una nueva clase social. Sin embargo, Les Marolles sigue siendo uno de los barrios más populares de Bruselas, donde se mezclan bares, comerciantes de artículos de segunda mano, emigrantes y artistas, creando el hermoso brol (bazar) de Bruselas.

Plaza del juego de pelota

- © Christian Mueller / Shutterstock

El ambiente de Les Marolles es incomparable. Se extiende desde la Gare du Midi hasta el Palacio de Justicia. Le espera un laberinto de calles adoquinadas. Cerca de la Gare de la Chapelle, encontrará muros llenos de grafitis, y numerosas asociaciones artísticas, galerías y proyectos urbanos se han instalado en el barrio. Pero el epicentro de Les Marolles es, sobre todo, la Place du Jeu de Balle. Auténtica cueva de Alibaba, venga a cazar auténticas maravillas en el mercadillo más famoso de la ciudad. Todos los días, de 6:00 a 14:00, los anticuarios se reúnen en la plaza para vender sus tesoros. Sin duda, aquí es donde la palabra rastro cobra todo su sentido. Y si le gustan los artículos de segunda mano, el barrio también es famoso por sus tiendas de segunda mano. Vintages seventies, Melting Pot kilo, les petits riens, son algunas de las tiendas donde los cazadores de gangas encontrarán lo que buscan.

Ascensor de Marolles al Palacio de Justicia

- © KURLIN_CAfE / Shutterstock

Una tarde en el barrio de Marolles significa pasear por calles empedradas cargadas de historia, admirar la arquitectura art nouveau y art déco mezclada con grafitis y galerías de arte. Es un lugar para buscar las cosas realmente bonitas en el famoso mercadillo Jeu de Balle, y pasear por las tiendas de segunda mano. Tómese su tiempo para hacer una parada en un estaminet o restaurante típico, como La Brocante, en el jeu de Balles, donde encontrará auténticos platos belgas y excelentes cervezas.

Por último, termine el día dirigiéndose al lugar más bello de la ciudad para admirar la puesta de sol. Suba al Palacio de Justicia en el ascensor de las Marolles y diríjase a la plaza Poelaert, que domina la parte baja de la ciudad (y las Marolles). Desde allí podrá admirar el Atomium, el Ayuntamiento, la Basílica de Koekelberg y la Torre Midi. Cuando el sol se pone sobre la ciudad, es un lugar muy frecuentado por los bruselenses para admirar el espectáculo. En verano, también es el escenario de muchos aperitivos urbanos.

Información práctica

🚌 Transporte: el distrito está comunicado por los autobuses 33, N06, N08, N09, N10 y los tranvías 92 y 93 hasta la parada Kleine Zavel.

por Naomi Tapiero
¿Necesitas ayuda? Consulta la Guía.
Bruselas
Bruselas
Últimas noticias
Brest
Top 10 Hoteles en Brest
Brest
Sumérjase en Océanopolis
Brest
Visite la mansión de Kéroual
Brest
Visite los talleres Capucins
Brest
Descubrir el Museo Nacional de la Marina
Brest
Navegar por el puerto de Brest
Brest
El jardín del Conservatorio Botánico Nacional de Brest
Todas las noticias
Mejores ciudades